Ciencia

El Apocalipsis verdadero.

El Apocalipsis verdadero.

Hace cuatro décadas, una computadora del Instituto Tecnológico de Massachusettes (MIT, por sus siglas en inglés), modelo llamado World3, advirtió sobre un posible curso de la civilización humana en el siglo XXI mediante un cálculo estadístico.

En Limits to Growth, un libro controversial de 1972, se explicaban estos resultados, donde investigadores arguyeron que el sistema industrial del planeta tiene tanta inercia, que no podría ser corregido como respuesta de los síntomas del estrés planetario.

A menos que el crecimiento económico se detenga antes de llegar al borde del abismo, advirtieron que la sociedad se dirigía a un colapso que impactaría con la muerte de billones de personas.

Según el nuevo libro 2052: Un pronóstico global para los próximos 40 años, estamos a medio camino de esta advertencia.

Aquí, Jorgen Randers, de la Escuela de Negocios de Noruega, junto con uno de los creadores de la World3, alega que en la segunda mitad del siglo XXI llegará un Apocalipsis en la forma de un severo calentamiento global.

Dennis Meadows, profesor emérito de políticas de sistemas de la Universidad de New Hampshire, quien dirigió el equipo del World3 entre 1994 y 2004, tiene una perspectiva aún más lóbrega:

El programa de 1970 que hizo tal pronóstico aterrizó varios escenarios. Uno es en donde la humanidad se las arregla para tener el control de producción y populación para vivir al margen de los límites planetarios (Limits to Growth).

No dejes de leer:
El ADN como un disco duro para guardar datos.

Meadows sostiene que las vías sostenibles de ese modelo ya no son viables porque la humanidad no ha podido actuar en consecuencia.

Además, los últimos sondeos están rastreando uno de los escenarios más alarmantes, en donde estas variables se incrementarán constantemente hasta alcanzar un punto para después caer en colapso.

“Veo que ya está pasando el colapso” dice Meadows en el libro. “La comida per capita está bajando, la energía se está volviendo más escasa, las aguas subterráneas se están agotando”.

Para los escrito por Randers, los gases de efecto invernadero están siendo emitidos el doble de rápido de lo que los océanos y bosques los pueden absorber.

Y es que, aunque la sociedad de 1972 estaba usando el 85 por ciento de la capacidad regenerativa de la biosfera, para sostener las actividades económicas como la producción de comida, hoy se está usando un 150 por ciento, y sigue creciendo.

Proceso.

Para después de 2050, las economías seguirán creciendo, aunque más lentamente, ya que la inversión tendrá que ser desviada para hacer frente a las limitaciones de recursos y problemas ambientales, dejando menos capital para la creación de bienes para el consumo.

Así, la producción de alimentos mejorará: el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera hará que las plantas crezcan más rápido, y el calentamiento abrirá nuevas áreas de cultivo, como Siberia.

No dejes de leer:
¿Disfrutamos más de las cosas cuando están a punto de acabarse?

La población aumentará lentamente, hasta un máximo de ocho mil millones de personas para 2040.

Eventualmente las inundaciones y la desertificación reducirán las tierras de cultivo y por lo tanto, la disponibilidad de grano.

Esto, según Randers, conllevará a conflictos armados debido a la migración masiva de tierras insostenibles.

“Muy probablemente tendremos guerra mucho antes de que lleguemos ahí” concluyó Randers.