Psicología Relaciones de pareja

El conocimiento de psicología puede salvar una relación o vínculo familiar

Es improbable que el padre de familia (o madre), viva según el principio: “No me ames, confórmate con sentir miedo y hacer lo que digo”. El conocimiento de las leyes de la psicología ayudará tener una vida hogareña más armoniosa. Imponer el propio punto de vista, y no permitir ningún debate es la esencia de algunas cabezas de familia. Pero no todas las familias son iguales, en muchas se practica el diálogo y el respeto a cada miembro.

conocimiento psicologia pareja

Hay aquellos en los que los miembros de la familia tienden a motivar las acciones de sus seres queridos no sólo con las palabras “por miedo” sino también “por conciencia”. De ahí el deseo de tales personas de encontrar algo convincente que aliente al interlocutor a actuar con una sonrisa en su rostro y alegría en su corazón. Tales personas, a veces a nivel de intuición, sienten cómo actuar y qué decir. Pero conocer las leyes de la psicología puede aumentar cien veces la eficacia de sus acciones.

Cómo usar la psicología para tener una vida familiar armoniosa

Es necesario hacer una reserva. Para el contexto de este artículo, las palabras “persuadir” e “imponer” no son sinónimos. El término “imponer” debe entenderse en el sentido de obligar a actuar contra el deseo, y “persuadir” es usar la coerción sin necesidad de usar la fuerza. Y el verbo “convencer” debe entenderse en el sentido de “cambiar la opinión de uno bajo la influencia de los argumentos del interlocutor, y aceptarlos como propios”.

En la vida de la familia puede haber circunstancias diferentes, cuando es necesario resolver cuestiones discutibles. Por ejemplo, existe cierto ahorro, con el que la esposa quiere comprar un abrigo de piel, y el marido planea comprar un coche. O bien esta situación: el niño no quiere usar una chompa caliente, y la madre dice que es necesario hacerlo.

No dejes de leer:
También existen los celos saludables y estas son sus características

En todos estos casos, la situación surge, cuando una parte debe convencer a la otra por derecho propio. ¿Tengo que convencer? ¿O tan sólo es necesario obligar a la otra parte a hacer algo sin explicar las razones?

Todo el mundo decide a su manera. Pero, ¿quién se sentirá mejor y por lo tanto cómo será el clima general en la familia? El marido y el niño pueden ofenderse al no entender por qué deben estar de acuerdo con el punto de vista de la esposa y la madre. O ellos podría recibirlo bien, con un sentimiento como: “Por supuesto, la esposa (madre) está en lo cierto!”. Aunque no lo creas, es posible tener este tipo de respuestas sin recurrir a la fuerza.

Por qué debemos dialogar en lugar de forzar

Pareja abrazada

La coerción no le gusta a nadie. La coerción constante puede causar una reacción negativa persistente en el interlocutor. Así, en el futuro puede simplemente bloquear la adopción de otra posición. Por lo tanto, podría crearse un círculo vicioso difícil de romper. La no aceptación de una posición provoca coerción, lo que genera una posterior no aceptación. Y así indefinidamente, elevando el grado de negatividad.

Obvio, que cuando deseamos que se realice una acción necesaria, se puede lograr con algunas estrategias. El resultado ideal en estos casos es que el interlocutor establezca una sintonía positiva con el hablante. Esto, por lo general, sucede cuando los argumentos del hablante obedecen las leyes de la lógica formal. Y, además, son consistentes con la lógica del intérprete.

No dejes de leer:
5 signos de que tienes una personalidad intimidante

Cómo lograr una recepción positiva

La gente percibe fácilmente los argumentos del interlocutor, a quien ellos sienten simpatía. Y viceversa, si sienten antipatía hacia una persona, entonces es aún más difícil aceptar su posición. Por lo tanto, se debe trabajar para que la familia logre la armonía basada en una buena comunicación. Solo así las disputas no terminarán en peleas o actitudes negativas, y todos los miembros de la familia actuarán conscientemente.

Necesitas conocer las reglas de la psicología de las relaciones, no olvidarlas y aprender a aplicarlas en la vida cotidiana. Estas reglas pueden aprenderse estudiando literatura especializada.

Por supuesto, alguien dirá: “¿Nuevamente tengo que aprender?” Pero cuando se tiene que elegir entre un ambiente de armonía en la familia y las peleas y escándalos, el resultado de esta elección es obvia. Una vez más, basado en las leyes de la psicología, una persona busca la comodidad y las emociones positivas.

Comparte esto:
Vida Lúcida en pinterest