Psicología Reflexiones

El despertar espiritual y sus posibles signos físicos

Un despertar espiritual significa algo diferente para todos, pero la mayoría de nosotros tenemos algunas señales en común cuando pasamos por cambios en este nivel. Despertar espiritualmente tiene mucho que ver con despojarse de las viejas creencias y llegar a una comprensión más completa de quién eres en un nivel más profundo. Sigue leyendo para conocer algunos signos físicos de que estás en ese gran proceso en el que todos podemos estar sujetos.

despertar espiritual

Qué es un despertar espiritual

Tener un despertar espiritual no significa que hayas cambiado, sino que has cambiado tu perspectiva y ya no ves el mundo y a ti mismo a través de una lente limitada. Ves el panorama completo y entiendes que eres una pequeña parte de un plan más grandioso y de todo el plan al mismo tiempo.

Con todos estos cambios espirituales y nuevos entendimientos vienen cambios tanto mentales como físicos también, ya que, la nueva forma de pensar y percibir el mundo trae consigo, también, cambios bioquímicos. Pensamientos con frecuencias más altas, traen una bioquímica diferente que, al igual que a nivel mental, traerá cambios físicos, también.

Trata de no soltar este proceso, ya que, si no lo sostienes, podría ser transitorio,- el cuerpo tiende a ser atrapado por las energías más densas con mucha facilidad, y si no abrazas este momento de gran importancia por el que estás pasando, podrías empezar a caer de nuevo en el estado habitual que nos tiene atrapados actualmente a la humanidad en general, y que es el sueño limitado de la mentira, el dolor, la queja, lo negativo en resumen, llevándote así con facilidad, de nuevo por ese camino.

Todos podemos pasar por este proceso, y sería lo ideal. No es que sólo algunos “elegidos” pueden hacerlo, todos estamos hechos con el mismo material y todos podemos ser capaces de sentirlo, pasarlo y disfrutar de sus regalos, que van más allá de físicos.

Un despertar espiritual puede ir más allá de nuestro entendimiento y quizás no podríamos hallarle una explicación, pero el hecho es que podemos sentirlo. Así que, abraza este momento y no lo olvides, al contrario, refuerza cada vez este camino que, en definitiva, es de lo mejor que nuestra humanidad puede transitar.

Si estás teniendo un despertar espiritual estos son sus signos físicos

Repasaremos algunos de los síntomas que puedes experimentar al pasar por un despertar espiritual.

1. Tus sentidos se magnifican

Sentirás, oirás, verás, olerás y saborearás todo de forma mucho más vívida. Puedes probar más sabores en los alimentos que comes, y realmente ser capaz de distinguir entre ellos. Los colores te parecerán más vibrantes, y el mundo puede parecer “más nítido”. Todos estos cambios ocurren porque tu vibración o frecuencia en tu pensamiento, está aumentando rápidamente, se refleja en tu cuerpo lo que viene con la capacidad de sentir todo más intensamente.

No dejes de leer:
Llorar es bueno

2. Un deseo de un estilo de vida más saludable

A medida que continúas transitando por tu sendero espiritual, es posible que sientas el deseo de sentirse “más ligero”. Querrás eliminar todo lo que pesa sobre tu vida, incluida una dieta deficiente y hábitos de vida. Los alimentos que comemos tienen un gran impacto en cómo nos sentimos mental y emocionalmente, y es probable que tengas una inclinación a comer una dieta mucho más limpia. Tu vibración está aumentando, así que, naturalmente, querrás darle a tu cuerpo los alimentos que necesita para mantener sus niveles de energía elevados. Incluso si no has sido muy aficionado al ejercicio, es posible que también te encuentres realizando más actividades físicas y entre otras cosas dejar la carne.

3. Patrones de sueño extraños

Con todos los cambios energéticos que te suceden, es posible que tengas rutinas de sueño extrañas. Algunas noches, te puede tomar horas irte a dormir, y otras noches, puedes acostarte y quedarte dormido de inmediato. Puede que te encuentres despertando en medio de la noche sin razón aparente y tengas dificultades para conciliar el sueño. Si nunca has sufrido insomnio, puede descubrir que ahora se está convirtiendo en un problema.

En pocas palabras, tendrás noches en las que no puedes esperar para acostarte e irte a dormir, y otras donde no te sientas cansado en absoluto. Si estás claramente en este proceso donde tú y el tema espiritual te atrae esto es algo normal, así que no te preocupes demasiado. Si tienes dificultades para conciliar el sueño, trata de tener una rutina relajante a la hora de acostarte y mantente alejado de la electrónica un par de horas antes de acostarse.

Otras cosas que puedes estar experimentando, son sueños lúcidos y experiencias fuera del cuerpo. Infórmame más sobre el tema para saber exactamente lo que significa para magnificar tus experiencias.

un despertar espiritual

4. Sensación de hormigueo en la cabeza

A medida que tu conciencia se expande literalmente, esto causará cambios inevitables en tu cerebro. Nueva información y conocimiento están pasando por tu cerebro todos los días, y esto puede generar sentimientos “divertidos” en el mismo. Mientras no tengas migrañas concurrentes con las sensaciones de hormigueo, no deberías tener nada de qué preocuparte. Recuerda que un cambio de consciencia es debido a un patrón de pensamiento diferente, en este caso, son pensamientos de alta frecuencia, lo que, a su vez, traen una bioquímica acorde, y eso es lo que hace que sientas sensaciones diferentes.

No dejes de leer:
10 conductas que demuestran que tu pareja ya no te ama

5. Tus emociones son más turbulentas

Podrías preguntar “¿Cómo es esto una sensación física?” Bueno, las emociones tienen una respuesta física muy real en nuestros cuerpos. Es posible que algún día te sientas exuberante, lo que te llevará a un aumento de la energía y a que se liberen más productos químicos para sentirse bien. Sin embargo, es posible que al día siguiente te sientas malhumorado y deprimido, finalmente eres humano y deberás saber que las emociones negativas se verán más acentuadas debido a que ahora tendrás un punto del otro lado de la balanza con lo qué compararlas más, lo que daría como resultado poca energía y más cortisol en tu cuerpo.

Además, comúnmente un cambio así, trae consigo a su vez, un cambio muy importante en tus relaciones. Estas podrían verse afectadas por tu nueva manera de ver el mundo y eso suele traer rupturas. Deberás afrontar eso como una prueba de que no sólo los cambios vienen a nivel físico y mental sino también con tus relaciones.

No trates de luchar contra tus emociones; simplemente sigue el flujo y permíteles pasar a través de ti sin juzgar. Luego, libéralas suavemente y asegúrate de tomarte un tiempo para cuidarte y curarte durante este tiempo.

6. Antojos por ciertos alimentos

A medida que estés más en contacto con tu mente, cuerpo y espíritu, comenzarás a saber exactamente qué necesita tu cuerpo para funcionar de manera óptima. Si te encuentras antojado de alimentos salados, esto significa que debes incluir más verduras en tu dieta. Si anhelas algo dulce, ve por una manzana o un plátano. Comenzarás a aprender los pormenores de tu cuerpo y comenzarás a escucharlo para obtener información sobre lo que requiere nutricionalmente. También es posible que sientas un repentino disgusto por los alimentos que solías amar, como los alimentos de origen animal, la pizza, el helado o cualquier otro alimento tóxico y escaso valor nutritivo. Quizás te verás orientado en incluir la dieta vegetariana.

Comparte esto: