Psicología Salud emocional

El escondite de los problemas y como pueden estar drenando toda tu energía

¿Dónde se esconden nuestros problemas? Quizás parezca muy simple de responder esta pregunta, ya que los problemas salen a la vista, sin embargo, hay ciertos problemas que preferimos esconder y esos son los peores, los que se presentan de manera camuflada y muchas veces nos dirigen la vida. 

Problemas acaban con la salud

¿De dónde crees que surgen nuestros problemas? Realiza este experimento: cuando tengas buen humor, anda por la calle, al transporte público y visita el mercado de alimentos. Presta atención a las personas que te rodean, su estado de ánimo, su ubicación. Encontrarás una masa gris, abrumada y preocupada por muchos problemas, que busca alterar a todos los que están bien. Pero lo que es más terrible, tú mismo formas parte de esta masa cuando no tienes tal estado de ánimo exaltado.

Nuestro mundo atraviesa una época dolorosa, es desastroso cuando pensamos que los niños interfieren con la vida laboral. Los amigos son aquellos con quienes puedes competir en éxitos alcanzados, en lugar de apoyarse mutuamente en derrotas y problemas. Las familias jóvenes se rompen fácilmente debido a malentendidos, intereses diferentes, problemas materiales y diversas excusas fáciles de solucionar. Y lo peor es que siempre culpamos a alguien por todos nuestros problemas: compañero, estado, incluso a Dios. Pero nunca recordamos que el eslabón principal en la cadena de nuestros problemas somos nosotros mismos.

Por qué surgen nuestros problemas

Problemas que no te dejan dormir

Nuestros problemas surgen principalmente debido al hecho de que delegamos la responsabilidad de nuestra felicidad en lugar de hacernos responsables. No pude ingresar a la universidad, hay demasiada competencia y las preguntas son tan complicadas. La familia está al borde de la desintegración, pero el marido busca soluciones en el fondo de una botella de alcohol.

No dejes de leer:
Cuál es el tratamiento más efectivo para la tartamudez

Todo lo que no nos conviene en nuestras vidas, lo fuimos creando nosotros mismos. Estábamos mal preparados para la admisión. Carecíamos de la fuerza de la voluntad y la responsabilidad de obtener al máximo el conocimiento que se necesita. Ella se casó con un hombre que tiene una propensión al alcohol y la violencia, así lo decidió. Nuestra vida está en nuestras manos y cualquier paso que tomemos, sin pensar, necesariamente implicará consecuencias.

Para cambiarlo todo, necesitamos hacer algunos esfuerzos, porque nuestra actitud hacia la vida sigue siendo de nuestros padres. Su cosmovisión nos fue transmitida por herencia. Esto no significa que ahora pueden ser culpados por todo. Tenemos que agradecerles por mostrarnos cómo no hacer y si no fuera por ellos, no habríamos crecido más sabios y más fuertes.

Cómo afrontar los problemas

En primer lugar, presta atención a los detalles que te faltan. ¿Cómo respondes a las preguntas, cómo reaccionas a las quejas? Cualquier respuesta y reacción que elijas tú mismo tendrá consecuencias para contigo. Como dijo Roosevelt: “Nadie puede hacerte sentir humillado sin tu consentimiento”.

problemas ocultos y desgaste emocional

La elección de prioridades es el paso más importante en una vida exitosa. Hay un libro muy popular por Stephen Covey “Las Siete Habilidades de Personas Altamente Efectivas”, en el que el autor propone cultivar una de las habilidades: “la elección de prioridades”. Según él, nuestra inseguridad radica en ellos. Si la riqueza material es una prioridad para nosotros, entonces fácilmente llegaremos a ser vulnerables si nuestro amigo tiene una casa más grande o un coche más caro.

No dejes de leer:
Niño de 9 años crea un refugio para animales callejeros en su garaje

Si el matrimonio y las relaciones amorosas son una prioridad para nosotros, fácilmente perderemos la confianza si se debilitan. Si nuestra prioridad es alta en los estudios, entonces por supuesto nos sentimos inseguros, recibiendo una calificación baja. Pero los que nos rodean ven esto bien y lo disfrutan.

Es otra cuestión si nuestras prioridades son nuestros principios, en el mejor sentido de la palabra. La persona con principios nunca será humillada y ofendida, no se deprimirá por una mala evaluación. Su principio es: aprendí y sé que mi meta es el conocimiento. El divorcio y la discordia en las relaciones no afectarán a una persona de principios. Todo esto suena muy difícil, pero la solución de los problemas está en sus manos.

La gente a menudo omite puntos tan importantes como la honestidad, bondad hacia los demás, la misericordia y la atención. “No hay tiempo para esto”. “Nadie se compadece de mí, entonces tampoco me compadeceré de nadie”. “No hay dinero”. Son respuestas típicas para absolvernos a nosotros mismos de la responsabilidad.

Comparte esto:
Vida Lúcida en pinterest