Investigaciones

El lenguaje especial de los gatos.

El lenguaje especial de los gatos.

Fuente: care2.com
Traducción: Vida Lúcida.

La mayoría de nosotros reconocemos el sonido de un gato. Los animales, gatos en este caso, se comunican con nosotros cuando tienen hambre, cuando quieren salir a la calle, cuando quieren jugar, y cuando no quieren ser molestados. Un propietario de un gato astuto puede discernir entre un maullido y otro y así entender las necesidades de su felino y sus deseos.

Curiosamente, los gatos domésticos parecen reservar la mayor parte de sus vocalizaciones para nosotros. Los gatos suelen comunicarse entre sí principalmente a través del lenguaje del cuerpo y el aroma.

Se cree que los gatos domésticos han desarrollado un amplio repertorio de “palabras”, específicamente porque los seres humanos los han adoptado y su bienestar suele depender de ellos. Algunos gatos han registrado tener más de 30 vocalizaciones distintas reservados sólo para sus amos, como “Meeerrrrow”: Hola, estoy feliz de verte! o “Mrrew, Mrrew Mrrew”: Dame de comer ahora, tengo hambre! Una explicación alternativa para ¿Por qué nuestros gatos vocalizan con nosotros con tanta regularidad, es que en muchos aspectos los gatos domésticos dependen de los seres humanos por sus alimentos, agua, refugio y protección y se deben adaptar ya que continuamente deben vocalizar sus necesidades a su proveedor .

No dejes de leer:
Cómo hacer una casa para gatos reciclando una camiseta

En contraste con el gato domésticos, los gatos salvajes se basan en gran medida en la comunicación no verbal y utilizan maullar típicamente muy poco o nada en absoluto. Olor marcado, la postura, la posición de los pelos, posición de la cola, la posición de la oreja, y la expresión facial son mucho más importantes “gato a gato” que un repertorio de lujo de maullidos. Puesto que los gatos asilvestrados por lo general no dependen de los humanos, simplemente es poca necesidad de emplear una “segunda lengua”. Ellos, por supuesto, utilizan todas las yowls mayores y gruñe cuando se necesita, pero estos sonidos son no más que un último recurso para comunicarse con otros gatos cuando no pueden verse claramente.