Enfermedades Salud

Enfermedad del beso, cuáles son sus síntomas y como evitarla

La mononucleosis infecciosa a menudo se conoce como la enfermedad del beso. El virus que causa la mononucleosis se transmite por la saliva, por lo que puede ser contagiado a través del beso, pero también puede estar expuesto a través de la tos o estornudo, o al compartir un vaso o utensilios de comida con alguien que tiene mononucleosis. Sin embargo, la enfermedad del beso no es tan contagiosa como algunas otras infecciones, como el resfriado común por ejemplo.

enfermedad del beso

El ser humano no es del todo perfecto. Sin bien es cierto que el funcionamiento del organismo humano es uno de los sistemas más complejos a nivel biológico que se conocen en la actualidad, en algunas ocasiones puede sufrir fallas y no está libre de afrontar con especial dificultad ciertos ataques de virus o bacterias que deriven en enfermedades que poco a poco destruyan o provoquen un fallo en el funcionamiento de alguna parte del organismo humano. Algunas e estas enfermedades son sencillas de solventar y comunes de escuchar, pero otras, como la enfermedad del beso, no tanto.

Si, suena sorprendente aunque quizá en algún momento ya la escucharas. La enfermedad del beso existe y resulta curioso pensar que algo que en primera instancia parece tan placentero para los seres humanos como es el besar, pueda causar una enfermedad, sin embargo, ¿realmente es el beso el causante de esta enfermedad? ¿Cómo identifico si sufro o no de la enfermedad del beso? ¿Tiene cura o se puede evitar? Todas estas interrogantes se responderán una a una de forma clara para el entendimiento de todos, presta mucha atención.

No dejes de leer:
Señales de advertencia por deficiencia de zinc y cómo curarla

La enfermedad del beso, qué es realmente

Mujer joven con dolor de garganta por causa de la enfermedad del beso

Técnicamente hablando, no escucharas en el mundo de la medicina profesional el término “enfermedad del beso” sino el diagnóstico médico: mononucleosis infecciosa, causada por diversos virus que ya han sido plenamente identificados por la ciencia. Esta enfermedad o patología también es conocida como fiebre ganglionar y se caracteriza por presentar una fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos y en algunos casos faringitis.

El virus más común causante de la enfermedad es el Epstein Barr, el cual puede vivir por muchos meses en la saliva del portador, tenga o no lo síntomas de la enfermedad o que se curara previamente, lo que aumenta las probabilidades de contagio mediante el beso.

Quienes pueden verse afectados

Curiosamente, esta enfermedad es más frecuente en niños y en adultos jóvenes, no obstante, estadísticamente se sabe que casi cualquiera que sea adulto en algún momento sufrió de esta enfermedad del beso, aún sin saberlo y lo normal es que una vez que se sufre, el organismo se hace inmune a ella por lo que no suele repetirse de nuevo en la misma persona.

Se puede ser portador de este virus sin sufrir ningún síntoma correspondiente a la patología en cuestión y se sabe que en los niños puede tardar de dos a tres semanas en manifestarse, mientras que en adultos se extiende el periodo de cuatro a ocho semanas, tiempo en que está incubado el virus.

No dejes de leer:
Remedios naturales para la diabetes

Síntomas de la enfermedad del beso

mostrando una Inflamación de las amígdalas

Los signos y síntomas de la mononucleosis pueden incluir los siguientes:

  • Fatiga
  • Dolor de garganta
  • Decaimiento general
  • Fiebre
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello y las axilas
  • Inflamación de las amígdalas
  • Dolor de cabeza
  • Erupción cutánea

La mayoría de lo síntomas suelen desaparecer unos 15 días luego de haber presentado los primeros indicios de la enfermedad del beso. El tratamiento está dirigido especialmente a atacar los síntomas y no la enfermedad en si, es decir, el tratamiento consiste en procurar bajar la fiebre o tratar los ganglios inflamados, preescribir reposo y dar solución a otros síntomas que se presenten en el paciente al desarrollar la enfermedad del beso sin ningún tipo de complicación.