Psicología

Entendiendo el Poder de la Gratitud

Dar las Gracias es la clave para ver la abundancia que siempre nos ha rodeado.

Siempre comienza lo que sea con gratitud. Este es el consejo que nos llega de las enseñanzas contemplativas de la sabiduría del mundo de los indígenas.

La práctica de la gratitud controla dos padecimientos fundamentales que impregnan la experiencia humana. La primera puede ser caracterizada como una sensación de “insuficiencia” – no tener lo suficiente o no ser suficiente. Este sentido fundamental de la insatisfacción abre el camino a la segunda clase de sufrimiento – de estar incesantemente ocupado tratando de conseguir más o ser más, a fin de llenar de alguna manera este sentimiento interno de descontento y de carencia.

Vivir con una actitud interna de conciencia de escasez y pobreza, también nos hace presos a ser manipulados por fuerzas externas que nos dicen que vamos a encontrar la felicidad y la satisfacción – finalmente- si tan sólo adquirimos o consumimos tal o cuál producto, o, una vez que hayamos ido a tal o cuál lugar, etc.

Nuestra preocupación por la búsqueda de la satisfacción interna por medio de fuentes externas, nos mantiene en un interminable carrusel de ronda de actividades y distracciones siempre esperando y esperando a que llegue la felicidad desde afuera.

No dejes de leer:
Cómo crear un espacio para ti mismo

Después de que el placer temporal o sensación de logro se disipa y desaparece – como casi siempre ciertamente sucede – nos encontramos una vez más persiguiendo lo siguiente que nos llenará.

El milagro de la práctica de la gratitud
es que, ésta revierte este patrón de mirar hacia el exterior para la satisfacción, y al instante nos pone en contacto con todos los dones y bendiciones que ya están presentes en nuestra vida. Cambiamos el giro del movimiento perpetuo en la rueda de buscar la felicidad desde el exterior, por la generación de la felicidad desde el interior y hacia afuera. Esta práctica es fácil de hacer y se puede hacer en cualquier lugar y en cualquier momento. Lo principal es comenzar a hacer esta práctica cada vez más a menudo, y cada vez con mayor regularidad, en tu vida.

Tanto las antiguas enseñanzas y la investigación médica moderna están de acuerdo en que una de las más rápidas y directas rutas a la restauración de la armonía y el equilibrio en nuestras vidas, es fomentando la gratitud y el reconocimiento. En el momento de pasar de un estado mental de negatividad o de juicio, a uno de apreciación, hay efectos inmediatos en muchos niveles de tu ser: la función del cerebro se vuelve más equilibrada, armonizada, y flexible; tu corazón empieza a bombear de forma mucho más coherente y con ritmo armonioso, los cambios bioquímicos desencadenan una serie de respuestas saludables a través de tu cuerpo. Especialmente en tiempos difíciles, recordar volver a la gratitud, es un acto de afirmación radical que construye tu capacidad de resistencia.

No dejes de leer:
Por qué es saludable poner límites a los hijos desde pequeños

Fuente:
http://wakeup-world.com/2011/07/08/understanding-the-power-of-gratitude/