Ejercicios Físicos Salud Salud mental

Hacer ejercicio para combatir la depresión

Por Amy Clover
Durante los primeros 20 y tantos años de mi vida, me dijeron que mi depresión era una sentencia de vida que tendría que sufrir. Así que escuché a mi médico y mi terapeuta y vi esa vida sucederme en lugar de tomar medidas para crear la vida que quería. Esto me llevó derecho al fondo.
Las personas que me conocen por primera vez a menudo me dicen lo feliz que luzco. Lo que no saben es lo difícil que he tenido que trabajar para combatir la depresión.

combatir la depresión con pesas

Porqué necesito hacer ejercicio para combatir la depresión

Después de ser hospitalizada con vigilancia por suicidio en 2005, me comprometí a cambiar mi curso, una acción a la vez. Resulta que correr en la caminadora era la acción que necesitaba. Ejercitar mi cuerpo me ayudó a integrar mis ejercicios de terapia y aumentó mi resistencia mental. Estas son algunas de las formas en que el ejercicio me ayuda a luchar con la depresión:

1. El ejercicio proporciona una liberación cuando me siento deprimido

Estudios han encontrado que las personas son menos propensas a recaer después de recuperarse de la depresión si hacen ejercicio tres veces a la semana o más. Cuando yo estaba luchando, tomé sustancias que me ayudaban a escapar del dolor. Ahora, cuando me siento especialmente baja o ansiosa, voy a dar un paseo o a correr para aliviar la oscuridad que siento. Vuelvo sentirme más ligera, incluso si el peso no ha desaparecido por completo. Sabiendo que soy capaz de actuar por mí misma, me ayuda a mantener a raya la desesperanza y me ayuda a combatir la depresión.

Las personas que van al gimnasio parecen ser más felices que la mayoría (probablemente debido a las abundantes endorfinas). Estar cerca de gente feliz me ayuda a sentirme más feliz, también. Conocí a mi mejor amigo y mi marido en el gimnasio, y ellos me inspiran todos los días para crecer un poco más fuerte, por dentro y por fuera.

No dejes de leer:
Síntomas de la migraña en la infancia.

2. Estar en una dura sesión de ejercicios impulsa mi autoestima

Puedo levantar algunas pesas fuertes y esforzarme en carreras agotadoras. Experimentar dolor físico, me hizo dar cuenta de que no soy fácil de romper. Siempre había tenido miedo de sentirme emocional debido a la forma tan oscura que mis emociones habían conseguido ser antes.

Ahora que estoy física y mentalmente más fuerte, sé que ninguna emoción me puede hacer añicos, y debido a eso, le doy a mi lucha la atención que necesita para sanar, en lugar de resistir o ignorarla, como lo hice en el pasado.

3. Estar en forma me ha hecho ser una versión más segura de mí misma

Cuando comencé a ser físicamente más fuerte, creció la confianza en mi cuerpo. Aprendí a hacer balances de brazo en el yoga, levanté pesas enormes y revolucionó mi composición corporal. Estoy orgullosa de cómo me veo, pero lo más importante, es lo que mi cuerpo puede hacer. Me lo he ganado.

4. El ejercicio me ayudó a aprender a quererme

Cuando empecé a concentrarme en el amor a mí misma, dedicando tiempo al movimiento, otros actos de amor propio siguieron. Empecé a comer mejor, meditar y practicar el enfoque, lo que ayuda a controlar mi depresión diaria.

El pensamiento positivo se convirtió en mi salvador dentro y fuera del gimnasio. Y resulta excelente para ayudar a combatir la depresión. Lo hago mientras trabajo para ayudar a empujarme a través de las cosas difíciles. Después de usarlos por un tiempo en mis entrenamientos, he empezado a usarlos en la vida cotidiana, potenciándome a través de decisiones difíciles que necesitaba hacer para llevarme a una vida más sana y más feliz.

No dejes de leer:
Qué son los radicales libres y como eliminarlos con la dieta

5. Cuando todo se siente fuera de control, el ejercicio proporciona una sensación de control

No puedo controlar muchos de los síntomas de la depresión, que pueden hacer que me sienta impotente. Sin embargo, sí tengo control sobre mi cuerpo en movimiento y me aseguro de hacer algún tipo de ejercicio durante mi día. Incluso si 10 minutos es todo lo que puedo hacer, son 10 minutos de pie contra mi trastorno en lugar de dejar que ella llame a la puerta.

6. Respiro mejor hoy

Hay mucho que decir acerca de respiraciones profundas. Calman la mente y alivian el estrés (la depresión es un factor de estrés importante en la mente y el cuerpo). Debido a que integré las respiraciones profundas en mis entrenamientos, se ha convertido en un hábito fuera del gimnasio también. Cada vez que tengo una situación difícil, me escucho a mí misma tomando respiraciones profundas desde el vientre. Es una manera fácil de centrarse de nuevo en el momento y concentrarse en el movimiento hacia adelante.

Es importante aclarar que no estoy curada. La depresión clínica es un desequilibrio químico que estará conmigo para toda la vida. La diferencia ahora es que sé exactamente qué hacer para limitar el efecto de la depresión sobre mí, y salir de ella rápidamente. Yo vivo una vida plena de alegría a pesar de mi enfermedad.

Redacción de Vida Lúcida
Imagen de shutterstock