Alimentación sana Cocina Recetas Salud

Harina de coco, saludable alternativa al trigo y al gluten

La harina de coco ocupa un segundo lugar entre los derivados del coco, dada su capacidad de mejorar la manera de cocinar y alimentarse. Si sustituyes la harina de trigo por la harina de coco ya no es necesario que renuncies a tus recetas favoritas. Nunca más te sentirás culpable degustando tus postres preferidos, puesto que la harina de coco los transforma en un alimento saludable (dado sus efectos nocivos, también debes sustituir el azúcar por el edulcorante natural stevia). También puedes hornear pan, utilizar para rebozar carne o pescado, espesar sopas o salsas…

La harina de coco no se asemeja a ninguna otra al contener un 14% de aceite de coco y un 58% de fibra. El 28% restante está formado por agua, proteínas y carbohidratos. El resto de las harinas sólo contienen carbohidratos.

Harina ed coco

¿Por qué cambiarse a la harina de coco?

Es ideal para repostería. Tiene menos carbohidratos digestibles que otras harinas.

100% libre de gluten y no produce alergias. No sólo los celiacos, sino gran parte de la población, padece de intolerancia o sensitibidad al gluten, aunque no haya sido clínicamente diagnosticada.

La harina de coco contiene el porcentaje más alto de fibra (un 58%) de todas las harinas. El salvado de trigo únicamente contiene un 27%.

La harina de coco te ayuda a alcanzar tu peso ideal. Recomendada para los que siguen una dieta baja en carbohidratos. Su alto contenido en fibra te ayudará a sentirte saciado si sigues un régimen de adelgazamiento.

0% colesterol

Alto aporte en proteínas. Ideal para vegetarianos, deportistas o personas que necesitan un aporte extra de proteínas. Contiene un 19% de proteína sin gluten. Excelente para elaborar batidos proteicos (puedes añadir clara de huevo para incrementar el aporte en proteínas -en caso de usar huevos crudos procurar que sean ecológicos)

Dale un toque exótico a tus platos con el sabor tropical del coco.

La cantidad de azúcar a utilizar al elaborar repostería se minimiza dado que el coco es ligeramente dulce. En todo caso, no recomiendo el azúcar en ningún caso por sus efectos nocivos para la salud. Puedes sustituir el azúcar por la hierba stevia, incluso si eres diabético. .

Ya no tienes por qué sacrificar tus comidas favoritas

La mayoría de las personas ignoran las muchas reacciones que puede provocar el trigo, aparte de la enfermedad celiaca, que pueden causar diversos problemas de salud. La mayoría de nosotros somos adictos al pan, pasta, pizza, bollería y repostería y preferiríamos morir antes que eliminarlos de nuestra dieta. De hecho, muchas personas mueren de los efectos secundarios provocados por décadas de comer trigo.

No dejes de leer:
Alitas de Coliflor crujientes estilo Búfalo sin gluten

La harina de coco es una alternativa deliciosa y saludable para la mayoría de la gente que es alérgica a los frutos secos, trigo, leche o a otros alimentos que pueden producir alergias. Dado que muy pocas personas son alérgicas al coco, se le considera hipoalergénico.

Sin duda la mejor alternativa para elaborar repostería es la harina de coco. Harina de coco, huevos y aceite de coco o mantequilla es todo lo que necesitas.

El arma secreta para controlar tu peso

Los alimentos contienen dos tipos de carbohidratos: digestibles y no digestibles. Los carbohidratos digestibles están formados de almidón y azúcar y aportan calorías. La FIBRA es un carbohidrato no digestible, y por tanto, NO aporta ninguna caloría. La carne del coco está compuesta principalmente por fibra no digestible junto con aceite y agua.
La fibra actúa como una escoba, barriendo las sustancias de deshecho del intestino a través del tracto digestivo facilitando su digestión y el funcionamiento óptimo del sistema digestivo. Dado que la fibra no se digiere, no aporta ninguna caloría a tu dieta.
Ver también:  Coco, una maravilla adelgazante.

Estudios realizados muestras que unos 14gr adicionales de fibra al día (una cantidad aproximada de un cuarto de taza de harina de coco) se asocia con una disminución del 10% de la ingestión de calorías, resultando en una pérdida de peso en el cuerpo. Estos son algunos de los beneficios de la fibra:

* Facilita el óptimo funcionamiento del corazón y del sistema inmunológico.
* Mejora el proceso digestivo.
* Facilita una mejor digestión.
* Ayuda a la absorción de vitaminas y minerales.
* Ayuda a desintoxicar el organismo.
* Mantiene el colesterol dentro de niveles saludables.
* Deliciosa alternativa al gluten y al trigo.
* Ideal para celiacos y personas con sensibilidad al gluten. No produce alergias.
* Certificación ecológica: cocos cultivados sin pesticidas o herbicidas.
* No engorda como el resto de las harinas.
* Menor contenido en carbohidratos que el resto de las harinas.
* Mayor contenido en fibra (58%) que el resto de las harinas. El salvado de trigo sólo contiene el 27% de
fibra.
*  Apto para diabéticos y personas con candida .

Cómo se hace la harina de coco.

Lo más sobresaliente que podemos decir de la harina de coco es que no contiene gluten, es sencilla de hacer y nos aporta una gran cantidad de fibra es digestiva y facilmente tolerada para las personas con problemas gástricos o intestinales, además al ser la carne desecada y picada de un fruto su sabor es ligeramente dulce, ¡una delicia!

Cómo se hace:

Paso 1: Precalienta el horno a temperatura max. 100ºC, es preferible hacerla a temperatura baja para que no se cocine y solo se deshidrate, el calor puede ser arriba y abajo (así puedes aprovechar el horno para hornear otros platos), pero vamos a colocar la bandeja lo más abajo posible (mejor no la apoyes en el suelo del horno se quemaría).

No dejes de leer:
Batido cremoso de Naranja y Plátano

Paso 2: Pon la pulpa de coco en la bandeja del horno de manera que quede lo más estirada posible y deja que se vaya haciendo. El tiempo depende de lo bien desgrasada que esté la pulpa que usas y también de la calidad del coco que uses, según sea más aceitoso o ya venga predesgrasado.

Paso 3: Pasados 20 minutos puedes probar a tocarla y asegurarte que esté seca, pero cuanto más tiempo la tengas desecando en el horno, más tiempo podrás almacenarla luego sin que esté húmeda. He llegado a tenerla 3h y no hay problema de que se queme o carbonice.

Paso 4: Una vez esté seca es momento de sacarla del hono y dejar que enfríe un poco antes de picarla.

    También es un buen momento para pasear la bandeja por casa, el aroma del coco horneado es delicioso.

Paso 5: Vamos a picar la pulpa seca para conseguir la harina, la textura final depende un poco de para qué vayas a usarla, en bizcochos y pasteles es mejor muy fina, para rebozados es preferible más gruesa, esto ya depende de tu gusto.

Ya tienes otra harina que no daña tu intestino, que está deliciosa y a un precio mucho más económico que la que puedes comprar procesada.

Ver las siguientes recetas hechas con harina de coco:
Pan para desayuno de zanahoria y coco. Sin harinas refinadas, sin lácteos.
Deliciosos Muffins con harina de coco, zanahoria, calabaza y especias
Galletas sin harina refinada, de chocolate y naranja.

Extras:

– Una vez picada se almacena cómo cualquier otra harina, tiene un delicado aroma dulce, eso evitará que añadas edulcorante a tus bizcochos, no olvides que esta harina ya trae azúcar de serie.
– A la hora de espesar salsas no es muy efectiva, pero funciona perfectamente en masas de hornear (bizcochos, pizza, magdalenas) y suma ventajas si la mezclas con otras harinas.
– Al no tener gluten vamos a necesitar clara de huevo para que se mantenga unida una vez horneada.
– Puedes hacerla con especias (curry, ajo, perejil) si vas a usarla en platos salados. Usa canela y vainilla para tus recetas dulces.
– A pesar de tener azúcar no estimula tu insulina debido a la gran cantidad de fibra que aporta que hará que sean digeridos muy lentamente.