Hierbas Tés

Ideas para preparar Tés herbales naturalmente.

Ideas para preparar Tés herbales naturalmente.

El Té de hierbas puede ser una bebida refrescante en un día de verano caliente o una taza relajante en la noche. Hay varias formas de elaborar infusiones de hierbas en diferentes estilos de té, dependiendo de la parte de la hierba que se usa y la razón de la elaboración de la infusión. No importa el tipo de té que se está preparando en una infusión, algunas normas siguen siendo las mismas: Utiliza hierbas frescas y un recipiente no reactivo que pueda ser cubierto para evitar que los aceites volátiles se escapen con el vapor. Se recomienda el uso de contenedor de vidrio para la elaboración de la infusión. Hay metales no reactivos que pueden ser sustituidos, pero el vidrio permite ver la mezcla , se limpia bien y no deja olor residual, y se puede reciclar cuando se astilla o quiebra.

Infusiones.

Una infusión es un té que se ha hecho de las partes aéreas de una hierba. Las hojas, pétalos o flores enteras y, a veces los tallos se colocan en un recipiente y se vierte agua hervida. Una cubierta se coloca sobre la mezcla y se deja durante un período de tiempo. Agunos prefieren dejar las hierbas en el agua hervida hasta que el agua se enfría a temperatura ambiente y diluir la infusión resultante si es necesario, mientras otros dejan reposar durante un período específico de tiempo. Esto depende de cada uno.

No dejes de leer:
8 beneficios para la salud del aceite de pino

Decocción.

Las decocciones liberan los aceites y el sabor más esenciales de la materia vegetal y se hace a partir de piezas de hierbas más duras como las raíces y semillas. Para hacer una decocción, es útil aplastar o golpear las raíces o semillas en un mortero antes de colocarlas en una cacerola a fuego lento durante un período de tiempo. A fuego lento es necesario para extraer las propiedades medicinales. Recetas varían, pero las raíces o semillas pueden tardar hasta 20 minutos o más a fuego para infundirse correctamente. Una vez más, esto está sujeto a la opinión y experiencia personal.

No es tan oficial, pero aún así son importantes tipos de tés para preparar:

Té helado.

Los Tés helados son una bebida común de los que saben. El Té helado puede añadir mucho sabor al agua, y aún así seguir siendo sin cafeína e incluso dulce naturalmente con la adición de las hierbas adecuadas. Prepara tu té helado elaborando tu perfecta taza de té y pónle hielo o trata una de estas maneras:

Té concentrado.

Para hacer un concentrado, utiliza grandes cantidades de hierba seca y vierte agua hervida. Cubre bien y dejar enfriar a temperatura ambiente. Colar y servir en tu vaso de vidrio lleno de hielo a la mitad. Continúa llenando con agua fría (o al gusto), y disfruta.

Té de Sol

No dejes de leer:
Acelera el metabolismo con té verde y cayena

El Té de Sol no es sólo un delicioso método de elaboración, sino que imparte un rico sabor – nunca amargo- al té terminado. Para hacer té de sol, sólo tienes que añadir hojas de hierbas frescas a una jarra con agua limpia, tapar y colocar en el sol durante 4-6 horas. Colar y disfrutar. Esta es una forma divertida de prepararse para una fiesta de verano, haciendo un frasco de un cuarto para cada huésped. Agregar una etiqueta divertida y agrega hielo cuando lleguen.

Cuando hagas té de sol, lo mejor es hacerlo en el período de tiempo recomendado para mantener las hierbas frescas y que no empiecen a decaer en la jarra. Coloca un poco de té de sol colado sin usar en la nevera para ser consumido al día siguiente o dos. No suele durar tanto tiempo. Si disfrutas el té fuerte, aumenta la cantidad de hierbas añadidas, más nunca el tiempo de preparación, para evitar cualquier problema.

Investigación y traducción al español: equipo de Vida Lúcida Toda la traducción al español con derechos reservados. Fuente en inglés: herbgardens.about.com