Consejos Salud

Irritación en las axilas, causas y remedios para aliviarla

La irritación en las axilas es una condición muy frecuente, ocasionada por muchos factores que causan el prurito. Sus principales síntomas indican una excesiva picazón, sarpullido, descamación o enrojecimiento de la piel, es una situación muy molesta y aliviarla puede ser muy difícil, especialmente si no se conocen los remedios indicados, ya que la piel afectada puede infectarse y empeorar con facilidad.

Mujer que padece irritación en las axilas después de depilarse

Causas de la irritación en las axilas

Frente a esta condición, es fundamental evitar rascarse y dejar que el alivio surja de forma natural, esto en caso de no presentarse otras condiciones más delicadas. Para ello, es importante conocer las causas y estas son las más comunes:

Afeitado inadecuado

El uso frecuente de máquinas de afeitar o ceras depiladores pueden llegar a dejar las axilas secas, irritadas y con comezón. Utilizar una crema de afeitar adecuada o hacer constante mantenimiento/cambio a la máquina de afeitar puede ayudar a evitar esto.

La higiene

La axila es un área susceptible a la proliferación de bacterias, por lo que una mala higiene puede causar irritación.

Uso del sostén en las mujeres

Algunas mujeres pueden presentar reacción alérgica a ciertos materiales, como el látex o el elástico del sostén, lo que puede generar está molesta condición.

Detergente y lavandería

Suele ser causa frecuente del prurito en las axilas y en otras partes del cuerpo.

Condiciones médicas que ocasionan irritación en las axilas

Mujer con las axilas irritadas

Múltiples condiciones médicas pueden causar una irritación en esta área, las más comunes son:

  • Dermatitis axilar: puede ser alérgica o dermatitis por contacto, generalmente pueden causar reacciones fuertes, súbitas y dolorosas por ciertos alérgenos que entran en contacto con le piel.
  • Sarpullido: es una de las erupciones más comunes en zonas donde hay pliegues de piel. Esta condición puede generar un prurito fuerte, incluso la piel puede llegar a agrietarse. Los sarpullidos suelen ser susceptibles a infecciones bacterianas por lo que es un tema delicado.
  • Psoriasis: es un trastorno autoinmune, caracterizado por la aparición de placas rojas en la piel. Pueden ser irritaciones escamosas o suaves y causan hinchazón en el área.
  • Foliculitis axilar: es una infección de un folículo piloso en la axila, esta condición genera picor y en caso de ser profundas pueden dejar cicatrices.
  • Hiperhidrosis axilar o sudoración excesiva: es un trastorno que sufre la glándula sudorípara. La humedad excesiva es causa frecuente de picor en axilas, irritación e infecciones.
  • Linfadenopatia axilar: es una enfermedad relativamente benigna, la cual afecta los ganglios linfáticos ubicados debajo de las axilas. Suele presentar picazón excesiva como síntoma frecuente, aunque en ocasiones puede aparecer asintomática.
  • Candidiasis: una de las causas más comunes de la irritación de las axilas, es la infección por hongos, denominada candidiasis. Este hongo crece favorablemente en ambientes tibios y húmedos, por lo que las axilas son un lugar óptimo. Ante esta condición es necesario consultar con un médico para tratamiento tópico.
No dejes de leer:
Técnicas de relajación para mejorar la salud

Cómo aliviar la irritación en las axilas

Luego de determinar la causa de la irritación, puede definirse un método para aliviar el malestar. Algunos consejos son:

  • Evitar rascarse la zona afectada, ya que aunque genere un alivio temporal, esto puede promover la infección de bacterias u hongos.
  • Optar por otro método de depilación de ser esta la causa. Afeitarse puede provocar la foliculitis y generar irritación.
  • Evitar en lo posible desodorantes y productos que sean irritantes. Cuando se presenta prurito en las axilas es necesario abstenerse del uso de jabones, polvos o desodorantes que irriten la piel. En este caso, se puede optar por una opción natural, como el bicarbonato de sodio y el limón.
  • Mantener una buena higiene para evitar una infección micótica.
  • En ciertos casos, aplicar una compresa caliente y húmeda en la zona puede disminuir las molestias.

Remedios para aliviar el prurito en las axilas

Agua de avena para calmar la irritación en las axilas

Se encuentran disponibles muchas lociones calmantes o aceites naturales, los cuales se aplican en la zona afectada para disminuir la incomodidad. Los remedios más populares son:

Aceites naturales y ricos en Vitamina E

Los aceites ricos en vitamina E podrían ayudar a reducir la molestia y calmar la irritación en las axilas, siempre y cuando la persona no presente ninguna reacción alérgica a la aplicación tópica de esta vitamina.  Otros aceites naturales que pueden tenerse en cuenta son los de emú, árbol de té y el de sábila.

No dejes de leer:
Té de cúrcuma ideal para personas con artritis

Crema de hidrocortisona

Este tipo de crema se aplica con suavidad en la zona afectada para disminuir la irritación, acelera el proceso de curación, disminuyendo la picazón y la hinchazón.

Baño de avena

Esta opción es una de las más prácticas, ya que puede probarse algún producto comercial o hacerse un baño de avena casero. Un remedio sencillo de realizar, consiste en envolver una taza de avena en un paño, ponerlo a hervir por un rato y luego esperar que repose. Se utiliza la cataplasma de avena como una esponja de baño.

Comparte esto:
Vida Lúcida en pinterest