Alimentación Salud

La amarga verdad sobre Splenda

Splenda VL

La sucralosa o también conocida como Splenda, es un producto químico sintético, cuya presencia en este planeta no es anterior a 1976, y cuya estructura está a sólo unos pocos átomos del pesticida DDT mortal, y según estudios, ha sido demostrado que tiene efectos adversos para la salud como estos:

¿Haces dieta con Splenda?

Estos son algunos de los riesgos de salud del consumo de sucralosa.

  • Glándulas del timo encogidas (hasta 40% )
  • Agrandamiento del hígado y los riñones.
  • Cambios anormales histopatológicos en el bazo y el timo
  • Reducción de la taza de crecimiento
  • Daños en el ADN
  • Cambios adversos en las bacterias gastrointestinales
  • Mineralización anormal de la pelvis
  • Disminución del número de glóbulos rojos
  • Hiperplasia de la pelvis
  • Abortos (toxicidad materna y fetal)
  • Disminuciones del peso corporal del feto y la placenta
  • Inflamación del intestino
  • Activación de migraña
  • Aumento de la glucosilación de la hemoglobina (HbA1c) en los diabéticos

 Qué es la sucralosa

Al igual que “Splenda”, el término “sucralosa” es una estratagema de marketing engañosa.

A pesar del intento de insinuación, la sucralosa no es una forma de sacarosa (azúcar de caña). La Sucralosa / Splenda es producida artificialmente a través de la sustitución de tres grupos de hidroxilo (hidrógeno + oxígeno) con tres átomos de cloro en la molécula de azúcar (sacarosa).

Cómo se elabora el Splenda

El azúcar natural es un hidrocarburo construido alrededor de 12 átomos de carbono. Cuando se transforma en Splenda se convierte en un clorocarbon, que está en la misma familia que los pesticidas, como el DDT, los insecticidas, biocidas, desinfectantes como el Clorox Bleach, y el gas venenoso diclorourea usado en la Primera Guerra Mundial.

No dejes de leer:
La manera correcta de comer brócoli

Los fabricantes de sucralosa / Splenda sostienen que este químico pasa sin cambios por la orina y las heces, cuando en realidad, de un 11% al 27% se absorbe en el cuerpo (FDA, 1999). De hecho, los diferentes grados con los cuales la sucralosa es absorbida, se utilizan como un marcador de permeabilidad del intestino para determinar ciertos estados de enfermedad. Una vez absorbido, una parte de este clorocarbon es acumulado en el cuerpo (entre el 1,6% a 12,2%). ¿Qué efectos tendrán estos productos químicos que se han acumulado? De acuerdo con James Bowen, M.D:

“Cualquier clorocarbono no directamente excretado por el cuerpo intacto puede causar un daño inmenso a los procesos del metabolismo humano y, finalmente, nuestros órganos internos. El hígado es un órgano de desintoxicación que se ocupa de los venenos ingeridos. Los clorocarbonos dañan los hepatocitos, las células del metabolismo del hígado, y las destruyen. En animales de laboratorio el Splenda produjo hígados inflamados, al igual que todos los venenos clorocarbonados, y también calcificaron los riñones de animales de laboratorio en estudios de toxicidad”.

¿Cómo puede ser esto cierto en un edulcorante aprobado por la FDA?

L aprobación de la FDA no garantiza la seguridad de ninguna manera. Lamentablemente, en muchos casos, se garantiza todo lo contrario. Toma por ejemplo el aspartame. Aspartame (Equal / NutraSweet) contiene 10% de metanol, que se descompone en el cuerpo en dos sustancias muy tóxicas: formaldehído y ácido fórmico. Hay más de 30 efectos conocidos adversos para la salud asociados con su consumo. Este edulcorante obtuvo la aprobación de la FDA en 1981, a pesar de la evidencia espantosa vinculada con el cáncer, en particular, el cáncer de cerebro.

No dejes de leer:
6 problemas de salud que los plátanos pueden tratar mejor que una píldora

Alternativas saludable al Splenda

Cuando uno se desacopla de la experiencia “azucarada” de contenido calórico, el cuerpo se confunde, ya que no recibe alimento y por lo tanto, no alcanzará la saciedad y a su vez, conduce a excesos. De hecho, nuevos estudios han demostrado exactamente esto: los que consumen edulcorantes sintéticos son más propensos a la obesidad.

Lo que esto significa es que, cuando ingerimos algo dulce, esto debe también tener un contenido calórico y nutricional. Cualquier cosa menos que esta ecuación es una receta para el fracaso y la mala salud. Afortunadamente, la naturaleza nos proporciona una verdadera cornucopia de edulcorantes saludables: la miel de abejas, la stevia, xilitol, eritritol, y el jugo de la caña deshidratado orgánico, todos los cuales están disponibles en tu tienda local de alimentos saludables.

La próxima vez que te llame lo dulce, recuerda que no debes sucumbir a la publicidad exagerada que convierten sustancias químicas tóxicas en “mágicos” edulcorantes sin calorías. Utiliza el sentido común y un sentido de moderación, y tu cuerpo te lo agradecerá.

Referencias:
Dr. Mercola
Dr Mercola (en español)
Livescience
ncbi.nlm.nih.gov
care.diabetesjournals.org
huffingtonpost.com

Investigación y redacción: equipo de Vida Lúcida
Imagen de Sonny Abesamis