Salud Vitaminas y Minerales

La vitamina D: Nutriente esencial del cuerpo

En teoría, nuestros cuerpos producen suficiente vitamina D, la vitamina del sol, cuando se expone al él. Pero hoy en día, las personas evitan el sol, debido a las preocupaciones de cáncer, o por hacer uso de mucha protección solar. Pasamos demasiado tiempo en los hogares, frente a la televisión o el ordenador, y muchos de nosotros trabajamos en el interior de nuesro hogar. Todo esto bloquea la producción de vitamina D. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que tres de cada cuatro estadounidenses son deficientes en vitamina D.

Algunas personas obtienen grandes cantidades de vitamina D en el verano, pero estos niveles comienzan a disminuir mediante los cambios de horario de verano o cuando el sol está bajo en el horizonte. La intensidad del sol es demasiado baja durante los meses de invierno para incluso estimular la producción de esta vitamina.

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que trabaja junto con la vitamina A y utiliza el calcio y el fósforo para fortalecer los huesos y los dientes. Aunque lo llamamos una vitamina, realmente es una hormona producida por el sol. La deficiencia se puede notar en la miopía, la psoriasis, problemas dentales, calambres musculares y tics, curación lenta, insomnio, hemorragias nasales, pulso acelerado, la artritis y la osteoporosis.

No dejes de leer:
Nauseas, causas y cómo tratarlo naturalmente

Los beneficios de la vitamina D incluyen:

– La vitamina D es necesaria para la función normal de la insulina y la regulación de azúcar en la sangre.
– La vitamina D también ayuda con los problemas en los ojos, incluyendo manchas oculares, conjuntivitis y glaucoma.
– En la obesidad, la vitamina D se almacena en el tejido graso e impide que sea utilizada por el resto del cuerpo. Por lo tanto los individuos se encuentran en alto riesgo de deficiencia de vitamina D.
– La vitamina D da a muchas mujeres una ventaja para sobrevivir al cáncer de mama y reducir el tamaño del tumor.
– Bajos niveles de vitamina D contribuyen a la esclerosis múltiple (EM).

Investigaciones revelan que el autismo y la vitamina D están relacionados, ya que regula miles de genes en el genoma humano.
La terapia con vitamina D se asocia con un menor riesgo de mortalidad entre las personas con enfermedad renal.
En la osteoporosis, el papel de la vitamina D en el mantenimiento del esqueleto es muy importante y ayuda a la absorción de calcio. También comer alimentos ricos en vitamina D, como el aguacate, salmón y verduras, resulta muy útil.
El Dr. Lars Reynmark, de Dinamarca, escribió que la deficiencia de vitamina D aumenta los riesgos de muchas enfermedades diferentes. La suplementación puede convertirse en una necesidad hasta que el cuerpo puede producirla por sí mismo.

No dejes de leer:
12 consejos alimenticios para tratar la infertilidad

Fuente: Naturalnews.com Traducción y arreglos Equipo de Vida Lúcida.