Psicología Reflexiones

Las cuatro reglas espirituales para vivir de Lao Tzu

Lao Tzu, uno de los más grandes maestros chinos que vivieron hace muchos siglos, creó las Cuatro Virtudes Cardinales, o reglas espirituales de vida. Cuando se practican, pueden proporcionar una vida de verdadera paz y propósito. Lao Tzu creía que, centrar la vida alrededor de estas virtudes, permitiría que se accediera a la verdadera sabiduría del universo y se alineara con la energía de la Fuente.

reglas espirituales

Lao Tzu significa literalmente “Viejo Maestro”, y muchos creían que él. había alcanzado un estado más alto de conciencia disponible para el hombre, lo que lo convertiría en un ser realizado por Dios. Puedes encontrar las Cuatro Virtudes Cardinales en el Tao Te Ching, un texto religioso lleno de enseñanzas y principios taoístas. El Tao (también conocido como el Camino o el Dao) contiene la antigua “sabiduría universal” presentada en un formato muy críptico pero profundo, que invita a los buscadores de la sabiduría a entrar y encontrar la espiritualidad a través de sus propias interpretaciones del libro.

Pero más allá del aspecto metafísico y místico que esto pueda parecer, si te encuentras buscando respuestas a las preguntas de la vida y quieres impartir un viaje espiritual porque sientes que eso traerá paz a tu vida, tal vez quieras buscar en las antiguas enseñanzas de Lao Tzu, para ayudarte a sentir, a través del caos del mundo, un lugar de verdadera paz.

Las cuatro reglas espirituales para vivir de Lao Tzu

“Darse cuenta de la constancia y estabilidad en tu vida, es darse cuenta de la naturaleza profunda del universo. Esta realización no depende de ninguna condición transitoria interna o externa, sino que es una expresión de la propia naturaleza espiritual inmutable. La única manera de alcanzar el Camino Universal es mantener las virtudes integrales de la constancia, estabilidad y sencillez en la vida cotidiana. “- Lao Tzu

No dejes de leer:
Cómo prepararte mentalmente para recibir lo que mereces

1. Reverencia para toda la vida

La primera regla cardinal establece que debemos respetar todas las formas de vida en la creación, y no tratar de dominarlas o controlarlas. Primero debemos amarnos y honrarnos a nosotros mismos, y entonces este amor fluirá exteriormente hacia todos los seres. En este mundo, debemos depender de otras formas de vida para sobrevivir, y esto significa que debemos tratarlas con respeto, amabilidad y gratitud. Lao Tzu, creía que todos podemos vivir en paz y armonía si recordamos primero esta regla espiritual de vivir.

2. Sinceridad natural

Esta virtud se manifiesta como honestidad, sencillez y autenticidad. Básicamente, los estados de permanecer fiel a lo que realmente eres, y no permitir que las fuerzas exteriores influyan en ti. Posee tu verdadera naturaleza, y no dejes que nadie te diga quién eres. Una vez que podamos llegar a un lugar de autenticidad y sinceridad, podemos comenzar a entender lo que necesitamos para permanecer felices y pacíficos, y podemos extender esto para incluir a otros que puedan luchar a lo largo de su camino también. Una de las reglas espirituales más importantes es: vive en tu verdad, y todo lo demás caerá en su lugar. Además, en el camino inspirarás a los demás, a mostrar también su verdadero yo y vivir auténticamente. Permite que tus pensamientos y acciones se alineen, y llegarás a conocer el significado de la sinceridad.

3. Gentileza

En el mundo en que vivimos hoy en día, necesitamos mucho esta virtud para ser practicada con más frecuencia. La mansedumbre significa simplemente ser amable con toda la vida, y no venir de un lugar de deseos egoístas. Cuando practicamos la dulzura, renunciamos a la necesidad de tener razón, porque ser amable es más importante que ser correcto. Cuando somos sensibles a las necesidades de otras personas y rechazamos el deseo de controlarlas o dominarlas, podemos vivir en armonía unos con otros. Muchas personas confunden ser amables y bondadosos con ser débiles, pero esto es sólo porque vivimos en un mundo lleno de egos inflados. Practica la dulzura, y te despertarás a ti mismo y al mundo a lo que verdaderamente importa.

No dejes de leer:
Cómo convertirte en una persona más inteligente entrenando el cerebro

4. Apoyo

Esta virtud implica que, necesitamos apoyar todas las formas de vida, incluyendo a nosotros mismos. Cuando atendemos el hecho de por primera vez a apoyarnos a nosotros mismos, podemos ayudar más fácilmente a los demás a lo largo del viaje de nuestra vida. Esta última virtud cardinal dice que amemos y sirvamos a todos, independientemente de lo que podamos obtener de ellos. Podemos pasar de un lugar de recepción a un lugar de dar sin preguntarnos qué podemos obtener a cambio. Esta virtud viene naturalmente a nosotros, pero este mundo en el que hemos nacido, nos dice que nos centremos en nosotros mismos y nos volvamos más felices.

La mayor alegría viene de dar y servir, así que reemplaza tu hábito de centrarte exclusivamente en ti mismo y que es lo que está en él para ti. Cuando haces el cambio para apoyar a otros en tu vida, sin esperar nada a cambio, pensarás menos en lo que quieres y encontrarás consuelo y alegría en el acto de dar y servir.

Deja que estas cuatro reglas espirituales o virtudes, perfumen tu vida, y observa la gracia y alivio que vendrá en tu camino. Para cada una de estas virtudes lleva una manera de ser que sea ligera, graciosa y fluida, y te ayudará a derramar patrones destructivos, autoprotectores que sabotean tu paz interior y tu felicidad.

Comparte esto: