Cocina Medicina natural Plantas medicinales

Las maravillosas propiedades y beneficios del Jengibre

El jengibre es probablemente uno de los medicamentos e ingredientes de cocina preferidos del mundo. Una hierba perenne nativa de China y la India, la raíz de jengibre se ha utilizado durante siglos en la cocina asiática y por sus propiedades terapéuticas.

Jengibre

Sus muchas variedades se cultivan en toda Asia, Australia, América del Sur, Jamaica y EE.UU. Sus delicadas hojas verdes se parecen las espinacas bebé, se pueden comer en ensaladas, pero las raíces de la planta, llamados rizomas, son donde yacen los beneficios de la raíz de jengibre.

Beneficios y propiedades del jengibre

Los beneficios del jengibre son innumerables, se ha abordado el tema en nuestros artículos de muchísimas maneras, pero vamos a describir puntualmente algunos de estos beneficios a continuación.

Ayuda en la digestión

El Jengibre es quizás la mejor hierba para la digestión. Ayuda a descomponer las proteínas para librar al estómago y los intestinos de gas. También ayuda en la digestión de los alimentos grasos.

Alivia la tensión arterial alta

La calidad del Jengibre de mantener caliente el organismo, mejora y estimula la circulación y relaja los músculos que rodean los vasos sanguíneos, facilitando el flujo de sangre a través del cuerpo.

Usos para tratar las náuseas

El jengibre ha sido ampliamente demostrado que prevenir y trata los mareos, relaja el estómago y alivia la sensación de náuseas.

No dejes de leer:
Mejora la calidad del cabello con jengibre

Reduce el colesterol LDL

Los estudios demuestran que el jengibre puede reducir los niveles de colesterol mediante la reducción de la absorción de colesterol en la sangre y el hígado. Su extracto puede ayudar a reducir los niveles de LDL (colesterol malo) en el cuerpo, lo que reduce el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

El uso del jengibre

o-JENGIBRE-facebook

Siempre que sea posible, elegir jengibre fresco sobre la forma seca, ya que no sólo es superior en sabor, sino que contiene mayores niveles de gingerol, así como proteasa activa (su compuesto anti-inflamatorio). La raíz de jengibre fresco se vende en la sección de productos de los mercados. Cuando compres raíz de jengibre fresco, busca una raíz con una piel firme y suave, libre de moho y con algunos giros y brotes posibles. Si está arrugado, está seco y leñoso por dentro.

El jengibre está generalmente disponible en dos formas, ya sea joven o maduro. El Jengibre maduro, el tipo más ampliamente disponible, tiene una piel dura que requiere pelar mientras que el jengibre joven, por lo general sólo está disponible en los mercados asiáticos, no es necesario quitar la piel. Para quitar la piel del jengibre fresco maduro, remover la cáscara con un cuchillo de cocina.

No dejes de leer:
Compresa con Jengibre para dolores e hinchazones

El jengibre puede ser cortado, picado o en juliana. El sabor que imparte el jengibre a un plato depende de cuando se añade durante el proceso de cocción. Añadido al principio, prestará un efecto más sutil.

Mediante la combinación de los sabores complementarios del jengibre dulce con el sabor picante del ajo no sólo añade un sabor maravilloso, sus cualidades antivirales son un excelente remedio para los resfriados y la gripe.

Elaborado en forma de té, induce a la sudoración, lo que ayuda a que las fiebres sigan su curso. También tonifica y ayuda a estimular el sistema inmunológico. Para una taza de té de jengibre fresco, coloca unas cinco o seis rebanadas delgadas de raíz de jengibre en el agua caliente. Añadir el limón y endulzante si se desea (puede ser miel de abejas). El jengibre fresco puede ser almacenado en el refrigerador en un recipiente ventilado hasta tres semanas si se deja sin pelar. Almacenado sin pelar en el congelador, se mantendrá durante un máximo de seis meses.

Investigación y redacción: Vida Lúcida