Psicología Superación

Libérate de tu ego para ser un ser humano pleno

Lograr ser un ser humano más pleno puede resultar muy complicado, ya que hemos cargado nuestra vida con un ego incontrolable, que al formar parte de una sociedad competitiva nos exige más y nos consume más. Es importante entender cuales son las principales características del ego y cómo pueden perjudicarnos.

Cómo liberarse del ego 3

Características del ego

Estas suelen ser las principales características del ego, y las cuales necesitan de todo nuestro esfuerzo mental y físico para sostenerlas en pie, consiguiendo que, la mayoría de las veces, seamos presos del ego y no podamos vivir en libertad.

  1. Mantener la imagen y fama adquirida ante los demás
  2. Creer que nosotros somos nuestros logros
  3. La ambición desmedida, querer más y más sin habernos detenido a contemplar lo que ya tenemos
  4. Querer ser mejor que los demás, ni siquiera importarnos lo que eso nos cueste.
  5. Querer tener la razón constantemente, sin darnos la oportunidad de aprender de nuestros errores ni saber asumirlos.
  6. Querer ganar siempre, sentir la necesidad de ganar en todo y creer que eso es lo único que cuenta.
  7. Sentirnos ofendidos, atacados y tomar todo a modo personal, creyendo que somos más importantes que los demás.

En la contemporaneidad se nos empuja constantemente hacia un modelo de éxito: tener dinero, tener familia, tener calificaciones altas. Una pila de obligaciones se cierne sobre nosotros nada más nacer, y constantemente estamos bajo la mirada del otro para cumplir sus expectativas, donde el ego juega un papel preponderante.

No dejes de leer:
33 Regalos que tus hijos nunca olvidarán

Daños que produce el ego en nuestra persona

La necesidad de liberarnos del ego

Esto convierte el entorno en eminentemente hostil: en cualquier lado puede haber unos ojos juiciosos que desaprueben tu comportamiento. Toda esa hostilidad del mundo exterior lleva a que construyamos barreras entorno a nuestro ser, toda una apuntalada de frases hechas y comportamientos protocolares. De igual forma el egoísmo se vuelve la única actitud posible ante tantos juicios condenatorios por parte de los demás. La única salida para la plenitud es liberarse del ego.

No estamos hechos para los demás, libérate

Es innegable la importancia que tiene la sociedad en la que nos desarrollamos sobre nosotros mismos. Puede comprender un verdadero centro de regocijo y compartir o puede, por el contrario, hacer que procuremos más defensas ante unas circunstancias agresivas. Fuera de esto, y como dijo Sartre, “somos lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros”.

Esto sintetiza que si bien la sociedad es un ente definitorio no tiene por qué serlo todo el tiempo o en todos los ámbitos. Hay margen para la autodeterminación y a veces esta se presenta en abierta oposición con lo que conocemos.

El ego siempre supondrá complacer a los demás, aun cuando conlleve sentirnos miserables. Y es imposible librarse de la mirada de los demás, pero lo que sí podemos lograr es que nos deje de importar.

No dejes de leer:
12 símbolos de los sueños que no debes ignorar

Cómo hacerlo, sal de tu ego

Mujer libre del ego siendo más plena

Liberarnos del ego nace como una necesidad natural de retomar lo que somos naturalmente, sin la contaminación exterior, liberarse del ego no sólo supone una conexión más espiritual con nosotros mismos, sino que significa una conexión más pura con la naturaleza y los demás.

Las filosofías orientales, en especial la budista, consideran la liberación del ego como un paso fundamental para la trascendencia espiritual. Los ejes principales de esto comprenden no sentirse ofendido, liberarse de la necesidad de ganar, de la necesidad de tener razón, de ser superior y de tener más (todas inculcadas por el medio).

Es igual de perjudicial considerar los logros (económicos sobre todo) como indivisibles de nosotros. Asimismo pretender ser famosos es una actividad realizada solo para alimentar el ego.

“No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita.” – Buda.

Una vez esté todas estas falsas aspiraciones derruidas, comenzará la construcción de nuestro yo genuino. La liberación del ego es posible, dejar el egoísmo también. Quizás el camino te resulte muy complejo, pero no hemos nacido para seguir el patrón que marca una sociedad enferma y sin aspiraciones verdaderas, es necesario darnos la oportunidad de vivir más libres, al menos ir de a poco destruyendo el ego, eso puede sanarnos de una manera inimaginable.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imágenes: Shutterstock