Investigaciones Salud

Lo que los doctores no te dicen sobre enfermedades autoinmunes

enfermedades autoinmunes

Está finalmente sucediendo. El médico ya ha puesto un nombre a la enfermedad. Los años de no sentirte del todo bien, la fatiga, dolores musculares y dificultades para pensar, finalmente tienen una explicación, y todo tiene sentido. Se trata de las enfermedades autoinmunes.

Tal vez es la esclerosis múltiple o la enfermedad celíaca, o el lupus o la artritis reumatoide, o algo más. Sea lo que sea, ya tiene un nombre. Has anhelado respuestas durante tanto tiempo que una parte de ti se siente como que todo va a estar bien ahora. Un diagnóstico significa un plan de tratamiento, ¿no?

Las enfermedades autoinmunes van en aumento

No estás sola o solo en tu diagnóstico, o tus pensamientos sobre él. Cerca de 24 millones de estadounidenses son diagnosticados con enfermedades autoinmunes. Otros 50 millones de personas no se han sentido bien durante años, con síntomas de dolor y la fatiga y autoanticuerpos, pero que aún no tienen suficiente daño en sus cuerpos para hacer un diagnóstico real.

Eso significa que un total de 75 millones de estadounidenses tienen células inmunitarias que están causando daño a sus cuerpos. Eso es mucho más que los que se ven afectados por el cáncer (aproximadamente 25 millones) o enfermedades cardíacas ( también alrededor de 25 millones). Los científicos no están seguros de por qué, pero las tasas de diagnósticos de enfermedades autoinmunes han subido drásticamente en las últimas dos décadas.

Actualmente, más de 140 enfermedades han sido oficialmente clasificadas como enfermedades autoinmunes, y el número está en constante aumento año tras año, a medida que aprendemos más sobre la autoinmunidad y sus devastadores efectos sobre el cuerpo.

Tu médico puede ser capaz de darte un nombre para tu enfermedad. Hemos categorizado muchas, pero no todas las condiciones autoinmunes. ( Algunas todavía las llamamos “enfermedades no especificas”). Tu médico también te puede decir que un problema autoinmune significa que tus células inmunes están dañando tus células y órganos sanos en un equivocado intento de librar al cuerpo de algo que ve como diferente de sí mismo.

No dejes de leer:
9 Tips para desarrollar una dieta saludable

Daños de las enfermedades autoinmunes

Los científicos no saben la razón precisa de por qué sucede esto, pero saben el resultado: un daño progresivo a los órganos vitales (como los riñones, el corazón, el cerebro, y más) y los tejidos del cuerpo (como las articulaciones y la piel).

Además, tu médico te dará un plan de tratamiento: medicamentos que bloquean las células inmunes, o un paso específico en las vías inmunológicas, con el fin de retardar el daño infligido por las células inmunes en el cuerpo. Estos primeros medicamentos usados para suprimir las células inmunes eran un veneno suave a las células inmunes que se dividen rápidamente, por lo que no eran tan vigorosos en su ataque de “sí mismo”.

Los fármacos y la enfermedad auto inmune

Estamos desarrollando fármacos más potentes y eficaces ahora, que bloquean pasos específicos de las vías de células inmunes. Estos nuevos fármacos autoinmunes son parte de una industria de billones de dólares, y que no son baratos. Con precios que van desde $ 1,000 a $ 45,000 al mes (o más), muchas personas tienen dificultades para pagar, o simplemente no pueden pagarlos. Estos medicamentos también vienen con efectos secundarios, que van desde la fatiga ligeramente molesta, llagas en la boca, palpitaciones del corazón, a las infecciones que amenazan la vida y mucho más.

¿Qué influyen en la enfermedad?

Pero hay mucho más que saber sobre la enfermedad autoinmune, mucho más. Y ahora nos metemos en lo que los médicos no te dirán acerca de las enfermedades autoinmune. Lo que los médicos no suelen informar a sus pacientes (a menos que sean los médicos de medicina funcional) es que cientos, quizás miles de estudios han demostrado que todas las enfermedades autoinmunes son una compleja interacción de los genes de una persona y el medio ambiente. Cada gen individual conocido por incrementar el riesgo de una enfermedad autoinmune, incrementa el riesgo por 1 y un 2%. El resto del riesgo proviene de la interacción entre esos genes y el medio ambiente.

No dejes de leer:
5 elementos que vuelven peligrosamente adictiva la comida rápida

Esto es significativo. Esto significa que la autoinmunidad tiene un componente genético, como hemos sospechado durante mucho tiempo, pero es muy pequeño. También significa que tiene un importante componente de estilo de vida.

Ahí está la buena noticia para ti, así que es una pena que más médicos no estén difundiéndolo. Un setenta y un 95 % del riesgo de contraer enfermedades autoinmunes se debe a lo que haces (así como la diabetes, enfermedades del corazón y el cáncer): Lo que comes, cuánto te mueves, cómo vives tu vida, la cantidad de apoyo que tienes, y a lo que estamos expuesto todos los días, a partir de productos químicos agrícolas y toxinas industriales en la contaminación.

Los potentes fármacos que los médicos prescriben con tanta facilidad, no enfrentan los factores ambientales. Tampoco van a compensar una dieta que no proporciona las vitaminas necesarias, minerales y grasas que las células necesitan para mantener tu cuerpo sano. Tampoco estas medicaciones hacen nada acerca de los disolventes, los pesticidas, el mercurio, el plomo, el arsénico, o cualquiera de las otras toxinas almacenadas en la grasas y aceites y que aumentan dramáticamente la reactividad de las células inmunes, haciendo cualquier enfermedad más difícil de controlar.

Tratamiento natural para las enfermedades autoinmunes

La salud y la vitalidad que anhelas, requiere mucho tiempo para un ambiente óptimo para las células. Eso significa que debes:

  1. Consumir una dieta rica en nutrientes que evita alimentos con los que reaccionas negativamente.
  2. Reduce tu exposición a las toxinas.
  3. Activa y usa tus músculos.
  4. Controla las hormonas del estrés.
  5. Mantén o establece conexiones con personas de apoyo.

He encontrado que tomar estas medidas de bajo costo y relativamente pequeñas son la manera más efectiva para reducir los síntomas de casi todas las enfermedades crónicas que afectan a la sociedad moderna.

Es tiempo de que dejemos de culpar a nuestros genes por nuestra mala salud, usándo medicamentos como muleta así que no tenemos que cambiar nuestro estilo de vida.

Investigación y redacción equipo de Vida Lúcida