Psicología Reflexiones

Lo que parece el fin puede significar un comienzo nuevo

Lo que parece el fin podría significar un comienzo nuevo, sobre todo si logramos conectarnos de otra manera con la percepción del tiempo, y entender la vida como un ciclo donde todo vuelve a nacer.

El final puede ser un comienzo nuevo

La concepción lineal del tiempo, introducida por la iglesia católica con su calendario gregoriano, es una tendencia que se impuso en el mundo desde hace varios siglos. Sin embargo no siempre fue así: para los griegos, religiones paganas, credos orientales y culturas prehispánicas el tiempo se concebía como algo cíclico, sin inicio ni fin determinado, eterno como todo ciclo. Toda salida también es una entrada, todo final puede ser un comienzo nuevo.

Si bien esto,  llevado a nuestra realidad puede parecer un poco radical (cambiar, de un día para otro, nuestra percepción del tiempo) podemos instrumentarlo en algunos ámbitos como herramienta para mejorar nuestros resultados. La percepción del fracaso, por ejemplo, supone un excelente punto de partida.

El fracaso no significa el fin, puede ser un comienzo nuevo

En ocasiones, luego de emplear esfuerzos gigantescos, nos damos por vencidos frente a una circunstancia o condición que se nos hace invencible. Es una tendencia muy negativa el tratar de mitigar esa sensación de tristeza y conmoción que conlleva el fracaso, por el contrario se debe asumir y experimentar ese dolor como una etapa de aprendizaje, de entendimiento consigo mismo. Por supuesto que sin caer en el desasosiego, manteniendo al menos una tenue llama de la que pueda resurgir todo nuestro ímpetu otra vez.

No dejes de leer:
5 maneras de superar el miedo al fracaso

El tiempo, por su parte, al ser considerado como un ciclo también permite que cada etapa de nuestro desarrollo se conciba también como una sucesión de ciclos. En tal sentido el fracaso debe suponer el cierre de alguno de ellos, la salida, por lo que hay que tener presente que mientras un ciclo termina otro comienza inmediatamente.

No te dejes guiar por las expectativas de los demás

El final puede ser un comienzo nuevo 2

El fracaso por lo general será en función de las expectativas de alguien más. En la mayoría de los ámbitos, ya sea escolar, profesional o incluso de pareja, lo que se busca es cumplir lo que otros esperan que hagas.

Si no se es mínimamente permeable a estas exigencias, es factible que se conviertan en el centro de nuestra vida, para luego ser fuente de frustración por las dificultades que supone llenar expectaciones tácitas y ajenas. Es preciso liberarse del juicio de los demás para librarnos de la sensación de fracaso que este conlleva.

El fracaso puede ser visto como una salida de una situación compleja pero también es una entrada a una nueva oportunidad. Es la posibilidad que nos ofrece nuestra capacidad de aprender, para seguir viendo el camino como un comienzo nuevo.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imágenes: Shutterstock