Beneficios de alimentos Salud

Los beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna es prácticamente todo lo que necesita el bebé para desarrollarse, contiene las grasas, vitaminas y proteínas en cantidades equilibradas para que el bebé pueda generar sus defensas y crecer sano.

lactancia materna

Como madres, siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, en el mercado existen miles de fórmulas maternizadas que prometen ser tan buenas como la leche materna, sin embargo, se ha comprobado que ninguna ha llegado a corresponderse con las necesidades del bebé recién nacido. La leche materna es el único alimento que aporta todos los nutrientes necesarios para el buen desarrollo de tu hijo y no solo a nivel físico, sino también a nivel afectivo y socioemocional.

El alimento que se brinda mediante la lactancia materna es un alimento “vivo”, es el único alimento que irá cambiando de acuerdo a las necesidades nutricionales de tu bebé, además de aportar protección a un sin número de enfermedades infantiles y durante la vida adulta. La lactancia materna no solo es una fuente de energía o de aporte calórico, su delicada composición será útil para cada órgano del cuerpo del niño, transportará las hormonas necesarias para crecer y se convierte en protector único y específico, de las enfermedades que circulen en el ambiente inmediato donde viven.

Beneficios de la lactancia materna

En el campo socio afectivo por otra parte contribuye de forma positiva a disminuir la incidencia de problemas emocionales y trastornos psicológicos, tanto en él bebé como en la madre, dividiremos este articulo para desglosar los beneficios en físicos y psicológicos para el bebé, y beneficios para la madre también, en las dos áreas.

Beneficios para él bebé

Ayuda a prevenir y curar las infecciones. La leche materna, contiene elementos esenciales para el sistema inmune, se ha comprobado que durante los primeros 10 días después del nacimiento que es el periodo de mayor vulnerabilidad del recién nacido, esta contiene 10 veces más leucocitos que la sangre, los oligosacáridos, funcionan aliándose con las bacterias para ayudar al bebé, las grasas presentes en la leche deterioran la capa exterior de los virus al deteriorarlos se vuelven incapaces para repicarse y producir una infección viral. El ácido linoleico está asociado con la muerte de las células cancerígenas, pero también contribuye a combatir inflamaciones y favorecer el funcionamiento del sistema cardiovascular, también contiene un factor anti secretor que lo protege constantemente contra la diarrea.

No dejes de leer:
Cómo aprovechar el limón al máximo.

Favorece el crecimiento y desarrollo

Estudios científicos dividen los factores de crecimiento, que no son más que sustancias mediadoras entre las hormonas y los neurotransmisores que favorece el desarrollo y crecimiento celular, el factor epidérmico de crecimiento, el factor de crecimiento insulínico y el factor de crecimiento transformante, contribuyendo al desarrollo y la maduración del sistema gastrointestinal del niño. Por ejemplo la leche materna de madres de recién nacidos prematuros, tendrá más elementos del factor epidémico para fortalecer el sistema digestivo. El consumo de leche materna también está asociado a algo que se denomina “programación de los primeros años vida” que postula que el periodo de lactancia materna va a determinar la aparición o no de factores como la obesidad y la predisposición a sufrir cáncer.

Amamantar adecuadamente al bebé logrará que tu hijo esté en un riesgo bastante menor de contraer infecciones de oído, cáncer, diabetes, meningitis, enfermedades respiratorias, la artritis reumatoide (y otras enfermedades del sistema inmunitario), por dar solo una lista reducida de los beneficios a la salud que aporta la lactancia materna.

Beneficios Psicológicos

beneficios para el bebé de la lactancia materna

Amantar a un bebé no es solo aportarle alimentos, es también aportarle herramientas socio afectivas para crecer sano y feliz, la lactancia materna potencia el vínculo entre Madre-Hijo, favorece la expresión de la emociones y la interacción lúdica y comunicacional, este vínculo actuará más adelante como el pilar de las emociones, elementos como el contacto piel a piel, mirada, sostén, mimos, presencia, lo que sumado ayuda a fortalecer la relación de amor y enriquecimiento mutuo que se gesta entre los dos, es llamado entre los estudiosos de las emociones “el eslabón de las cadenas relacionares”, el bebé repetirá estos vínculos en cada una de sus relaciones cuando sea adulto.

Beneficios para la madre

Para la madre que amamanta también hay beneficios a la salud, la producción de leche provoca que el metabolismo de la madre se mantenga acelerado, permitiendo que ella pueda regresar al peso que tenía antes del embarazo. Amamantar gasta en calorías el equivalente a 500 o 600 calorías, una madre que no amamanta tendría que dar 30 vueltas a una piscina o caminar una hora cuesta arriba para gastar este equivalente de calorías.

No dejes de leer:
Hacer ejercicio para combatir la depresión

Para las madres diabéticas, durante la lactancia materna se produce una baja significativa en los niveles de azúcar en sangre, así como aumenta el llamado colesterol bueno y se reduce el colesterol malo, así mismo, lejos de lo que se pensaban algunos médicos y especialistas, la lactancia materna no produce osteoporosis, acelera el mecanismo de producción del calcio. Por eso, después de amamantar, los huesos de las madres estarán más fuertes.

Así mismo actúa como anticonceptivo natural en las mujeres, quienes durante este periodo no presentan hemorragias menstruales, esto tiene que ver directamente con la producción y uso del hierro.

Beneficios psicológicos

Él bebé amamantado será un bebé más seguro y tranquilo, por lo que la madre tendrá menos estrés al criar los niños, desarrollando generalmente un estilo de crianza mas natural, tiene efectos antidepresivos ya que la relación de la madre con el hijo aumenta y se siente una sensación de felicidad al hacerlo.

Como es un procedimiento sencillo y natural, generalmente resulta exitoso, se eleva la autoestima de la madre al incorporarse con facilidad en un régimen alimenticio natural, sin preparaciones complicadas ni biberones, estará más tranquila y con más tiempo para ellos y su nueva familia.

La lactancia materna es un hermosa experiencia, tanto para la madre como para el pequeño, aporta tanto a la relación y a la vida personal que nunca se debería optar por sustituirla por alimentos formulados, no dejes pasar el tiempo para vivir esta experiencia plena de la maternidad, más adelante podrías arrepentirte de no haberlo hecho, como siempre, intenta vivir lúcidamente.

“Si existiese una vacuna con los beneficios de la lactancia materna, los padres pagarían lo que fuera por comprarla”, de Carlos González, pediatra autor del libro “Un regalo para toda la vida”.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida