Medicina natural Salud

Los cuentos resultan medicinales.

Cuentos medicinales

La lectura de cuentos nos ayuda a autodescubrirnos y encontrar nuestro lugar en el mundo.

Desde tiempos inmemoriales, los relatos se han utilizado para el desarrollo emotivo de las personas, pues contienen claves poderosas que nos ayudan a ver la vida desde ángulos insospechados. Podemos ser el rey o la reina, la heroína o el héroe, el hada o el mago según el conflicto que nos toque resolver en cada lugar y momento.

“Princesas, brujas, ogros, gigantes, reyes y héroes son arquetipos ocultos de nosotros mismos. Bajo su apariencia infantil, los cuentos transmiten, a quienes tienen oídos para oír, ojos para ver y corazón para sentir, una experiencia iniciática a la que ha recurrido el ser humano en todos los tiempos para aprender a conocerse mejor, para encontrar el lugar que le corresponde en el mundo y para evolucionar en los planos superiores de conciencia”.

Así lo asegura el psicoterapeuta francés Jean Pascal Debailleul, especialista en el poder de autodescubrimiento y transformación de las fábulas tradicionales, y coautor de Vivir la magia de los cuentos (Edaf Editores). Debailleul, en conjunto con el investigador de mitos y leyendas Edouard Brasey, proponen El gato con botas, clásico de Charles Perrault, para “reanimar la fuerza del espíritu”. Este relato es apto para leer en el caso de que experimentemos cierta torpeza, dificultad para ver claros nuestros anhelos o un impedimento para realizar cosas en la vida; también cuando necesitemos reanimar nuestra inteligencia e imaginación, a fin de despertar el placer de vivir y la alegría de contar con los demás.

No dejes de leer:
Los beneficios de la lactancia materna

También recomiendan Los músicos de Bremen para “encontrar el sentido de la vida”, en el caso de que sintamos que nuestra existencia es absurda y nos preguntemos para qué estamos en este mundo. Piel de asno o El espíritu de la botella son indicados para la práctica de la imaginación activa, y El sastrecillo valiente, de los hermanos Grimm, para aprender a sacar partido de las adversidades, entre otros.