Enfermedades Salud

Los problemas intestinales pueden ser causados por el estrés

Investigaciones ya han relacionado altos niveles de estrés con enfermedades autoinmunes, enfermedades cardíacas, úlceras, diabetes, desequilibrios hormonales e incontables otras enfermedades crónicas. Sin embargo, incluso sabiendo esta investigación, los médicos y los pacientes por igual, todavía tienden a centrarse más en las causas físicas de la enfermedad en lugar de los factores de estrés físico y mental, que a menudo afectan a la salud. Sigue leyendo este excelente artículo porque te enterarás cómo es que el estrés puede estarte causando grandes problemas intestinales.

problemas intestinales debido al estrés

El estrés, es cada vez más una causa primaria de enfermedades autoinmunes y otras que también son crónicas, y lamentablemente, no sólo en adultos. Cada vez más niños sufren de problemas de salud relacionados con el estrés también. Es por eso que, para prevenir y revertir enfermedades inflamatorias, curar infecciones y aliviar el estrés, es primordial.

Hay varios factores que causan estrés que afectan negativamente tu salud. El estrés puede desencadenar o empeorar una enfermedad autoinmune, por ejemplo, debido a su efecto sobre el sistema inmunológico. Pero, el estrés crónico también puede dañar tus intestinos, que, como debes estar enterado, es la puerta de entrada a la salud, abriendo la puerta a toda una serie de problemas.

En este artículo vamos a echar un vistazo a cómo el estrés afecta tu intestino, y compartiremos algunas prácticas de alivio para el estrés.

Problemas intestinales pueden derivar de mucho estrés

El intestino es la puerta de entrada a la salud, y un intestino dañado puede afectar otras áreas de tu salud, incluyendo tu cerebro. Pero, el cerebro y el sistema digestivo realmente comparten una conexión de dos vías, por lo que no sólo un intestino sano afecta tu estado mental, pero tu estado mental afecta cómo funciona tu intestino. Echemos un vistazo a cómo funciona esta conexión.

La respuesta de tu cuerpo al estrés

Cuando experimentas cualquier tipo de estrés, ya sea físico, emocional (pasando por una angustia) o mental (sobrecargado por el trabajo), tu cuerpo lo procesa a través de las glándulas suprarrenales. Las glándulas suprarrenales responden creando una inundación de hormonas del estrés, incluyendo el cortisol, que afectan tanto a tu sistema digestivo y tu sistema inmunológico (80% de los cuales se encuentra en el intestino).

Nuestra respuesta al estrés evolucionó principalmente como un medio de autopreservación de nuestros antepasados que enfrentaban situaciones inmediatas que amenazaban la vida. Desafortunadamente, esa respuesta no es ideal para el tipo de estrés crónico y continuo que enfrentamos hoy.

ilustración de mujer estresada derivando a problemas digestivos

El problema con el estrés crónico

Por un lado, el cortisol que las glándulas suprarrenales producen, aumenta el trabajo de tu sistema inmunológico y es altamente inflamatorio. Esto tiene sentido si tienes una herida abierta y necesita usar la inflamación para combatir la infección, es menos útil, e incluso perjudicial, si estás estresado crónicamente, porque está trabajando 80 horas a la semana. Mantener un alto nivel de inflamación, es peligroso, porque te pone en el espectro autoinmune y, si continúa con el tiempo, puedes desencadenar una enfermedad autoinmune.

Tu cuerpo reconoce esto, por lo que realmente suprime tu sistema inmunológico después de un pico de cortisol, dejándolo en cualquier lugar del 40% – 70% por debajo de la línea de base, para equilibrar el estallido inicial de la inflamación.

Cuando experimentas estrés agudo, como un ataque de algún animal o una gripe, la respuesta inflamatoria natural a corto plazo de tu cuerpo, es exactamente lo que desea aumentar temporalmente tu sistema inmunológico y darle energía para funcionar y las células inmunes para combatir la gripe. Sin embargo, en el mundo de hoy, todos estamos experimentando más estrés a largo plazo y crónico, como estar siempre disponibles en nuestros dispositivos inteligentes, trabajar largas horas y comprometernos más.

No estamos cerrando y desconectando, dando a nuestros cuerpos la oportunidad de descansar y recuperarse. Como resultado, tu cuerpo continuamente está en ciclos de alta inflamación, que puede dañar el revestimiento intestinal, y un sistema inmunológico suprimido, que deja tu intestino vulnerable a patógenos que podrías estar ingiriendo.

Además, cuando tu respuesta al estrés comienza, tu sistema digestivo se cierra. Si estás corriendo de un depredador, necesitas el flujo de sangre concentrado en tus extremidades para huir y tu cerebro para la resolución de problemas, no en tu intestino para digerir su almuerzo.

Porqué causa problemas intestinales el estrés crónico

problemas intestinales relación con el cerebro y el estrés

En este estado vulnerable cuando el sistema digestivo se suprime o se apaga, y tu sistema inmunológico se suprime, las bacterias dañinas son capaces de multiplicarse sin control. El sistema digestivo es temporalmente incapaz de luchar contra las bacterias malas produciendo suficientes bacterias buenas para combatirlas, lo que puede conducir a desequilibrios en su flora intestinal como el crecimiento excesivo de Cándida.

No dejes de leer:
Qué es la cándida y cómo prevenirla naturalmente

Lo que es más, la escasez de bacterias buenas y un exceso de levadura o bacterias malas, puede hacer que experimentes más estrés porque el 95% de tu serotonina (el neurotransmisor de “sentirse bien” que regula el estado de ánimo, el bienestar y el sueño) se produce en el intestino, y esta producción se ralentiza cuando se está luchando contra el crecimiento excesivo de la levadura, parásitos u otros problemas intestinales.

Cómo combatir el estrés y mantener un intestino sano

En la sociedad actual, llena de demandas interminables y la persistente sensación de que siempre podrías estar haciendo más, puede ser difícil evitar el estrés. La clave para mantener el estrés manejable y evitar que cause efectos negativos sobre la salud, como lo son los problemas intestinales, es aprender las herramientas para dejar atrás una situación estresante después de que haya terminado.

No hay una mejor manera de relajarse y aliviar el estrés. Todo el mundo maneja su estrés de manera diferente, por lo que no te estreses tratando de seguir la perfecta desestresante rutina. Lo importante es encontrar lo que funciona para ti personalmente, ya sea haciendo yoga, ir a correr, pasar tiempo con tu familia, pasar tiempo solo, trabajando en tu jardín, ir a la iglesia, o cualquier otra actividad.

Consejos para manejar el estrés

Tanque de aislamiento sensorial o piscina de flotación – Las piscinas de flotación proporcionan un ambiente ligero y libre de sonido, con una piscina poco profunda de agua que contiene sales de epsom disueltas. La alta concentración de sal de epsom te permite flotar sin esfuerzo, y la temperatura es la misma que la de tu piel, por lo que ni siquiera puedes sentir el agua a tu alrededor. El efecto es una flotación completamente oscura, silenciosa y sin peso que reduce tus niveles de cortisol, alivia los dolores musculares y te permite pasar de 60-90 minutos libres de cualquier estimulación en absoluto.

problemas intestinales por estrés tratados en piscina de flotación

Terapia de la sauna infrarroja – pasar tiempo en una sauna infrarroja tiene muchos beneficios para la salud, incluyendo alivio del estrés y desintoxicación.

Salir a caminar – pasar tiempo en la naturaleza con tu familia o amigos, puede ser relajante y reparador, está comprobado científicamente, así es que, procura programar una caminata de al menos 15 minutos diarios en un lugar donde te cause una buena sensación y no haya contaminación. Los problemas intestinales o digestivos, sanan en gran manera practicando esta actividad de una manera continua.

Tomar un baño relajante con sales de baño caseras – Los baños calientes por la noche son relajantes. Para un poco más de mimo y relajación para tu cuerpo, haz tus propias sales de baño con lavanda, la sal de Epsom es perfecta para los músculos rígidos, y el olor calmante de la lavanda, quitará el estrés de tu día.

Comparte esto: