Nutrición Salud

Los signos de falta de proteínas

falta de proteínas

Uno de los principales signos de falta de proteínas, se peude presentar a través de la necesidad de antojos por los alimentos dulces. Los carbohidratos, cafeína, chocolate, refrescos, energizantes, dulces, golosinas o pasteles; Estas ansias constantes por estos alimentos para nada nutricionales, apuntan a niveles muy inestables de azúcar en la sangre. No todas las personas con antojos de dulces presenta falta de proteínas, pero la deficiencia de proteína y el bajo nivel de azúcar en la sangre están íntimamente ligados.

Problemas generales por la falta de proteínas

La falta de proteínas reduce la capacidad de limpiar los productos de desechos que los microorganismos depositan en el cuerpo, que son conocidos como los radicales Libres. La acción de estos deshechos provocan daño en las células propias y pueden aumentar el riesgo de contraer un cáncer, promovido por una infección de un virus, por ejemplo la hepatitis B o por la ingestión de productos químicos inductores o promotores de cáncer, por ejemplo pesticidas, toxinas de hongos, etc.

Los signos de falta de proteínas

La falta de proteína puede ocasionar que seamos propensos a las infecciones en nuestro organismo que podría manifestarse en el pulmón y en el intestino delgado. Para ello es necesario controlar y saber cómo detectas estos signos de falta de proteínas en nuestro cuerpo para mejorar nuestra salud.

No poder dormir

Otra preocupación que puede ser el resultado de la falta de proteínas en la dieta es la incapacidad de dormir profundamente durante la noche. Sin la proteína, el cuerpo tiende a desear carbohidratos y azúcar en exceso. Esto crea una dependencia de azúcar para obtener energía. Sin embargo, el azúcar y los carbohidratos se queman rápidamente, creando altas y bajas en los niveles de energía lo que ocasiona un desorden a la hora de dormir y la falta de sueño o incomodidad al tratar de concebirlo.

No dejes de leer:
Receta de Salmón con glaciado de sidra de manzana

Grietas o llagas en las comisuras de la boca

Las grietas en las comisuras de la boca o las llagas en la boca quieren decir que nos están faltando zinc, hierro y vitaminas del grupo B (sobre todo, B2, B3 y B12). Es común este síntoma en los vegetarianos que no llevan una dieta equilibrada, o también cuando se está haciendo régimen y no se consumen los nutrientes necesarios.

La solución a este problema es añadir a la comida: acelga, maní, lentejas, legumbres, pasta de sésamo y tomates secos (para los que no comen carne) Reforzar el consumo de vitamina C para favorecer la absorción de hierro, como por ejemplo en los cítricos, el brócoli o el pimiento.

Erupción roja en la piel y caída del cabello

Cuando hay erupciones en la piel y el cabello comienza a caerse al mismo tiempo, puede estar indicando la falta de proteínas, por ejemplo nos puede faltando biotina (B7) y sobrando algunos elementos. Para evitarlo: comer champiñones, frutos secos, salmón, aguacate, coliflor, plátanos y frambuesas.

Marcas blancas o rojas en mejillas, brazos y muslos

Si las marcas que aparecen son blancas y rojas, y se concentran en mejillas, brazos y muslos, es la traducción de la poca cantidad de ácidos grasos esenciales y de las vitaminas A y D. La solución para este problema es dejar de comer tantas grasas trans y aumentar las saludables. Alimentos como el salmón, almendras, nueces, semillas de lino, chía o el cáñamo son muy buenas alternativas para contrarrestar este problema. También las verduras de hoja verde y los tubérculos.

No dejes de leer:
Cómo hacer leche, harina y mantequilla de Almendras

Hormigueo o adormecimiento de manos y pies

Si nos falta ácido fólico y las vitaminas del complejo B sentiremos hormigueos y adormencimiento en manos y pies. Está relacionado a los nervios periféricos y se suelen combinar con fatiga, depresión, ansiedad, fatiga y desequilibrios hormonales. La solución es comer remolachas, espinacas, frijoles (de todos los tipos) y espárragos.

Calambres y dolores punzantes en piernas y pies

Los calambres y dolores en las extremidades se deben a la falta de calcio, potasio y magnesio, así como también por un entrenamiento físico demasiado intenso. Para revertir esta situación es vital comer avellanas, plátanos, almendras, calabaza, manzanas, cerezas, pomelo, brócoli y todas las verduras de hojas verdes (sobre todo espinaca).

Signos de pérdida de proteína crónica

Uno de los signos de falta de proteínas pero en este caso de manera crónica, puede causar cualquiera de los siguientes padecimientos o anomalías.

Pérdida de la masa muscular:

Se puede perder la masa muscular y a su vez no reparar la existente. Esto es debido a que el cuerpo se “alimenta” de las proteínas que hay en los tejidos y músculos.

Crecimiento retardado:

Se nota un retraso en el crecimiento tanto físico como psicológico. Se sabe que un niño que no ha sido alimentado correctamente en los primeros años de vida, tiene muchas posibilidades de padecer problemas de educación y de crecimiento en su altura.

Fallos en el sistema cardiovascular:

La falta de proteínas puede desatar problemas en el corazón, como así también diabetes tipo 2 lo que disminuiría los niveles de azúcar en la sangre, conocido como hipoglucemia, producido por un desequilibrio entre la insulina y el glucagón.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida