Enfermedades Salud

Mal de Parkinson y lo que necesitas saber

qué es el mal de párkinson

Los principales síntomas de la enfermedad de mal de Parkinson son generalmente rigidez, temblores y lentitud de movimientos. Otros síntomas (enumerados a continuación) también pueden desarrollarse de acuerdo al grado de la enfermedad. Generalmente, los síntomas se vuelven gradualmente peores con el paso del tiempo. El tratamiento a menudo proporciona un buen alivio de los síntomas de Parkinson durante varios años.

¿Qué es la enfermedad del mal de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad crónica (persistente o de larga duración) debido a un trastorno en una parte del cerebro. Lleva el nombre del médico que lo describió por primera vez. El mal de Parkinson afecta principalmente a la forma en que el cerebro coordina los movimientos de los músculos en diversas partes del cuerpo.

¿Quién contrae la enfermedad de Parkinson?

El mal de Parkinson se desarrolla principalmente en personas mayores de 50. Pero el Parkinson se vuelve más común conforme avanza la edad. Alrededor de 5 de cada 1.000 personas en sus 60 años, y alrededor de 40 de cada 1.000 personas de 80 años sufren de mal de Parkinson. Este problema afecta tanto a hombres como mujeres, pero es un poco más común en los hombres. En raras ocasiones, se desarrolla en personas menores de 50 años.

La enfermedad de mal de Parkinson generalmente no es hereditaria, y puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, los factores genéticos (hereditarios) pueden ser importantes en el pequeño número de personas que desarrollan la EP antes de los 50 años.

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?

Una pequeña parte del cerebro llamada sustancia negra es principalmente afectada por la enfermedad de mal de Parkinson. Esta área del cerebro envía mensajes por los nervios en la médula espinal para ayudar a controlar los músculos del cuerpo. Los mensajes se transmiten entre las células del cerebro, los nervios y los músculos por sustancias químicas llamadas neurotransmisores. La dopamina es el neurotransmisor principal que se envía por las células del cerebro en la sustancia negra.

La persona que padece mal de Parkinson, tiene un número de células en la sustancia negra que están dañadas y comienzan a morir. La causa exacta de esto no se conoce. Con el tiempo, más y más células se dañan y mueren. Como las células están dañadas, se reduce la cantidad de dopamina que se produce.

No dejes de leer:
Alimentos para desintoxicar y mantener sano el hígado

Una combinación de la reducción de las células y un bajo nivel de dopamina en las células en esta parte del cerebro hace que los mensajes de los nervios a los músculos comience a ser lento y anormal.

Síntomas de la enfermedad de mal de Parkinson

mal de parkinson

Las células del cerebro y los nervios afectados por la enfermedad de Parkinson normalmente producen coordinados movimientos suaves y rigidez de los músculos. Por lo tanto, tres síntomas comunes de Parkinson que se desarrollan gradualmente son:

Lentitud de movimientos

La lentitud de movimientos (bradicinesia). Por ejemplo, puede llegar a ser más de un esfuerzo para caminar o levantarse de una silla. Cuando se desarrolla esta etapa del Parkinson se puede confundir con ser un efecto de estar entrando en la vejez. Pero el diagnóstico del mal de Parkinson puede no ser evidente a menos que ocurran otros síntomas. Con el tiempo, se desarrolla un patrón típico al intentar caminar. Se presentará cierta dificultad en arrancar, pararse y girar fácilmente.

Rigidez de los músculos

Rigidez en los músculos o sentirse más tensos. También, los brazos no tienden a oscilar tanto al caminar y se puede notar cierta quietud al intentar moverse.

Temblores

Los temblores son otros de los signos más comunes de la presencia de la enfermedad de mal de Parkinson, pero no siempre ocurre. Por lo general afecta los dedos, los pulgares, manos y brazos, pero puede afectar otras partes del cuerpo. Es más notable cuando se está en reposo. Estos temblores pueden llegar a ser peores cuando la persona se siente ansiosa o emocional. Tiende a ser menos cuando se utiliza la mano para hacer algo como recoger un objeto.

Los síntomas del mal de Parkinson tienden a empeorar lentamente. Sin embargo, la velocidad en la que los síntomas empeoran varía de persona a persona. Pueden pasar varios años antes de que sean lo suficientemente malo tener mucho efecto en su vida. En un primer momento, un lado de su cuerpo puede ser más afectado que el otro.

Algunos otros síntomas pueden desarrollarse debido a problemas con la forma en que las células del cerebro es afectada y no poder controlar los músculos. Éstas incluyen:

  • Expresiones faciales como sonreír o fruncir el ceño se ven reducidas como así también la del parpadeo.
  • Dificultad con los movimientos, como atarse los cordones del zapato o abotonarse la camisa.
  • Dificultad para escribir (la escritura a mano tiende a ser algo muy tedioso y con dificultad).
  • Dificultad con el equilibrio y la postura y una mayor tendencia a caer.
  • El habla puede ser lenta y monótona.
  • La ingestión de alimentos puede llegar a ser molesta, y la saliva puede acumularse en la boca.
  • El cansancio y molestias como los dolores pueden estar presentes más de lo habitual.
No dejes de leer:
Los beneficios de andar en bicicleta

Varios otros síntomas en algunos casos, sobre todo cuando la condición de Parkinson empeora. Éstas incluyen:

  • Estreñimiento.
  • Síntomas de la vejiga y, a veces la incontinencia.
  • Alucinaciones (ver, oír u oler cosas que no son reales).
  • La sudoración.
  • Las dificultades sexuales.
  • Las alteraciones en el sentido del olfato.
  • Las dificultades para dormir.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor.
  • Depresión.
  • Ansiedad.

Además, por razones que no están claras, las personas con enfermedad de Parkinson tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel aunque no el melanoma. Las personas que padecen mal de Parkinson deben asegurarse de utilizar crema solar, permanecer fuera del sol en las horas más calurosas del día, usar un sombreros para el sol, y proteger la piel del sol siempre que sea posible.

Maneras de prevenir el mal de Parkinson

El ejercicio puede ayudar a prevenir la enfermedad de Parkinson
Una nueva investigación sugiere que el ejercicio tiene aún más ventajas de lo que se pensaba.

Un nuevo estudio con más de 100.000 personas encontró que los hombres que hacían ejercicio con regularidad y vigorosamente siendo ya adultos tenían un menor riesgo de desarrollar el mal de Parkinson en comparación con los hombres que no lo hicieron.

Los hombres que eran más activos físicamente redujeron su riesgo en un 50 por ciento en comparación con los hombres que eran los menos activos.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico progresivo que causa temblores musculares y rigidez como se menciona anteriormente; y aunque actualmente no hay cura para esta enfermedad, se pueden encontrar maneras de prevenirlo o reducir el riesgo de contraerlo.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imagen: Shutterstock