Alergias Salud

Muchos de los problemas comunes de salud comienzan en el intestino

Tiene mucho sentido ¿no? El mismo lugar donde la comida se digiere y la mayoría de nuestros nutrientes son absorbidos en nuestro cuerpo es también uno de los lugares más importantes de nuestro cuerpo.

No me malinterpreten , todos los sistemas de nuestro cuerpo trabajan juntos para mantenernos sanos y no hay un sistema único que merezca toda nuestra atención cuando estamos luchando con algún problema de salud. Por desgracia , esa es una de las principales piezas de un rompecabezas que a la medicina occidental parece faltar.

¿Sabías que la forma en que comes, importa tanto como lo que comes?

La digestión es un proceso parasimpático. Lo que significa que nuestro cuerpo ha sido creado para poner en espera la digestión cuando hay estrés en nuestras vidas y nuestra respuesta de ” lucha o huida ” ha sido activada.

Para aquellos de nosotros que sufrimos de ansiedad, estrés y un estilo de vida loco regularmente, nuestra comida puede difícilmente ser digerida.

Esto puede causar un montón de problemas como:

deficiencia en una variedad de nutrientes
obesidad
ansiedad
depresión
inflamación
Y la lista sigue …

Realidad: La misma parte del cerebro que activa el estrés, también apaga la digestión.

Si estás buscando perder peso, muchas veces, entre más lento comemos más rápido metabolizamos nuestra comida.

No dejes de leer:
Cómo curar el insomnio haciendo yoga

Si queremos comenzar a sanar nuestro cuerpo tenemos que empezar investigar más de lo que comemos, y también mirar cómo comemos .
Estos sencillos pasos pueden ayudarte a comenzar a sanar tu cuerpo de maneras importantes, simplemente cambiando tus hábitos alimenticios.

Paso 1 – Siéntate a comer. Relájate. No comas a las carreras – Nuestro estilo de vida nos mantiene en un estado simpático (nervioso). Tu estado simpático es tu vuelo o respuesta de lucha. Si eres simpático NO estás digiriendo NADA.

Paso 2 – Mastica bien los alimentos. Todos. Pon el tenedor abajo entre bocado y bocado. Tómate el tiempo para comer. La ingestión de grandes trozos hace que sea difícil para el estómago de digerir. Tu saliva supone que tiene que empezar a romper tu comida.

Paso 3 – Asegúrate de que estás recibiendo ácido clorhídrico adecuado. Suplementa con alimentos fermentados, alimentos herbales, y posiblemente, alimentos sólo ligeramente cocidos por un tiempo para dar a tu tracto digestivo un breve descanso.

Paso 4 – Ten cuidado con tu vesícula biliar. Comer grasas buenas estimulará la liberación de ácido clorhídrico en el estómago y asegúrate de que las sales biliares de la vesícula biliar están funcionando como debería. Las grasas adecuadas pueden incluir la mantequilla de libre pastoreo (es mejor el ghee), aceites de nueces y semillas prensados ​​en frío, aceite de coco y si comes carne, procura que sea de animal de libre pastoreo libre de hormonas o mejor no comer en lo absoluto.

No dejes de leer:
Rejuvelac, agua enzimática para rejuvenecer

Paso 5 – Elimina de tu dieta alimentos altamente procesados y refinados como el azúcar, las harinas blancas, evita los lácteos, gaseosas y las frituras.

Estos pasos pueden comenzar el proceso de curación en el cuerpo para casi cualquier dolencia de salud.

Traducción al español: equipo de Vida Lúcida Toda la traducción al español con derechos reservados. Fuente en inglés: rootedblessings.com