Reflexiones

Nick Vujicic, nació sin brazos y piernas, y es inspiración para millones

Nick Vujicic pudo haber nacido sin extremidades, pero dentro de una irónica razón, él es afortuado. Dice que cuand los niños lo rodean con curiosidad preguntando:  “¿Qué te pasó?” él les contesta en tono de broma: “Los cigarros'”.

Durante los últimos 15 años, Vujicic quien nació en Australia y cuya falta de brazos y piernas es el resultado de una condición congénita extremadamente rara llamada síndrome de Tetra-amelia, ha utilizado su humor y fe para inspirar a millones de personas. El motivador de 32 años de edad,  ahora se mueve por todo el mundo hablando en estadios para 100.000 personas repletos, se reúne con líderes mundiales y escribe libros que son best-sellers.

Vujicic, quien contempló el suicidio desde niño, dice que su mensaje siempre ha sido sobre el amor a si mismo, soñar en grande, no darse por vencido y la esperanza es todo.

Primero comenzó a compartir su mensaje carismático con el público cuando tenía 17 años; creció esperando encontrar algún día el amor, pero constantemente se preguntaba: “¿Quién querrá casarse conmigo?” Su último libro de memorias, Amor sin límites, responde a esa pregunta, es la crónica de su relación con Kanae Miyahara, de 26 años, con quien se casó en 2012, y su viaje a la paternidad. Dice que su esposa es su milagro.

No dejes de leer:
El antes y después de animales rescatados de la calle y el maltrato.

 Vujicic, quien vive en Los Angeles, cuando no está recorriendo el mundo, a menudo se encuentra paseando a su hijo Kiyoshi, de 20 meses de edad (en un remolque) detrás de su silla de ruedas motorizada – que él controla mediante una palanca de mando que funciona con los dos dedos en su parte inferior del torso.

Igualmente milagroso para Vujicic en estos días es el sentimiento que pone cuando su joven hijo envuelve sus pequeños brazos alrededor de él y lo aprieta firmemente. “No hay nada mejor que un abrazo”, dice. “Para mí, es un sentimiento de alegría, integridad, un círculo completo para alguien que una vez no tenía ninguna esperanza. No cambiaría ni una sola cosa de mi vida, ni una sola cosa.”

Redacción: equipo de Vida Lúcida 
Imagen de:  Christliches Medienmagazin pro