Psicología Reflexiones

No esperes a tener todo para disfrutar la vida, ya tienes vida que te permite disfrutar de todo

Esperar y proponer nuestra felicidad es una manera de posponerla eternamente y no vivir el momento en que estamos, teniendo al alcance la llave para abrir nuestro propio corazón para estar presentes en la vida.

no te quedes esperando para disfrutar la vida

Cuando éramos niños disfrutábamos la vida inmensamente. Casi todo fue una fiesta, una oportunidad para descubrir, crecer, divertirnos. Pero con los años sacrificamos nuestra felicidad en el altar del deber. Nos enseñaron que deberíamos aplicarnos más, hacer más, ir más allá, tener más, aspirar más. Nos dijeron que si creíamos estar satisfechos con lo que teníamos, seriamos conformistas…

Nos han inculcado la idea de que nuestro valor no depende de lo que somos, sino de lo que obtenemos. De esta manera, hemos aprendido a establecer metas, a centrarnos en ellas, a no rendirnos hasta que las hayamos logrado. Y así la vida, sin darte cuenta, se ha convertido en una especie de salón en el que colgar nuestros trofeos. Nos convertimos en las víctimas perfectas del virus que infesta nuestra sociedad: el confucionismo.

Hay una prueba muy simple para determinar si has caído en esta trampa: Imagina tener que explicar quién eres a alguien que acabas de conocer en la calle. Esa persona tiene solo 30 segundos, por lo que debes elegir cuidadosamente las palabras para formar una imagen lo más exacta posible sobre ti. ¿Qué dirías? Piénsalo.

Si mencionas tu profesión y las cosas que tienes, es probable que seas una víctima del confucionismo. Seguramente las cosas que logras son parte de ti, pero pertenecen a tu pasado, no son tu presente y, sobre todo, no eres tú.

Eres mucho más, eres tus pasiones, tus sueños, tus esperanzas, tus planes para el futuro, las cosas que te gustan y no te gustan, lo que piensas, lo que amas, lo que te excita y desprecias, lo que tú rechazas.

¿Por qué esto es tan peligroso?

Vivir una vida por el finalismo significa limitar nuestra vida y felicidad al logro de ciertos objetivos. Es la tendencia a pensar que seremos mejores y seremos más felices cuando obtengamos algo, que siempre sea en el futuro.

Obviamente, el finalismo contiene una trampa mortal, ya que es imposible poner nuestras vidas en estado de alerta, el tiempo continúa pasando inexorablemente, incluso si no lo aprovechamos y no disfrutamos de la vida, incluso si seguimos mintiendo nos repetimos a nosotros mismos que mañana será mejor, que cuando logremos lo que queríamos, seremos más felices, estaremos más relajados y podremos permitirnos algunos “lujos”.

No dejes de leer:
5 pasos para mejorar la relación con tu hijo adolescente

Pero la verdad es que no es necesario tener todo para disfrutar la vida, porque ya tenemos una vida que nos permite disfrutar de todo. No hay razón para posponer la felicidad, la alegría, el placer o la paz interior más que la creencia, o más bien la urgencia, que sentimos al terminar algo que comenzamos.

Esta creencia se basa en considerar la vida como una escalera de la cual cada paso es una misión cumplida. Obviamente, la sociedad está estructurada para confirmar esto, solo piensa en los diferentes grados que obtenemos a medida que avanzamos en la escuela. Sin embargo, lo que solemos recordar de esos años es ese brillante profesor, amigos o que nos divertimos. Es comprensible entonces preguntarnos si realmente estamos viviendo nuestras vidas.

“La vida es lo que pasa frente a nuestros ojos mientras estamos planeando nuestros sueños”

El concepto que tienes de la vida determinará cómo vives y, sobre todo, el espíritu con el que te enfrentarás a las diferentes situaciones que encontrarás en el camino. Esta no es una filosofía simple, este concepto tiene algunas implicaciones muy prácticas en la vida cotidiana.

como vivir en el presente para disfrutar la vida

Me gusta pensar en la vida como un río que corre continuamente y en el que muchos proyectos, objetivos y metas se superponen, pero todo termina siendo arrastrado por la corriente, y eso va a formar nuestro pasado. Eso significa que la vida no es una carrera cuyo objetivo es la línea de meta, no es una competencia para determinar quién es el mejor, sino una corriente de experiencias, a veces agradables, otras no, pero siempre valiosas.

Quien no entiende la diferencia es probable que viva constantemente en la carrera, siempre esperando “tiempos mejores”, que probablemente nunca llegarán, porque están sucediendo en este momento. La buena noticia es que tú decides cómo abordarlos: en una carrera desgarradora hacia un objetivo inexistente o en un flujo suave en el que todas las experiencias cuentan.

Lo que opinaba Charles Chaplin sobre disfrutar la vida

Una idea de Charles Chaplin es particularmente esclarecedora al respecto y merece la pena ser compartida:

“Al comenzar a amarme a mí mismo, descubrí que la angustia y el sufrimiento emocional son solo señales de advertencia de que estaba viviendo contra mi propia verdad. Hoy, lo sé, esto es AUTENTICIDAD .

Cuando comencé a amarme a mí mismo, comprendí cuánto puede ofender a alguien mientras trato de forzar mis deseos hacia esta persona, aunque sabía que el momento no era correcto y la persona no estaba preparada para ello, y aunque esta persona era yo . Hoy lo llamo RESPETO .

Cuando empecé a amarme a mí mismo, dejé de anhelar una vida diferente, y pude ver que todo lo que me rodeaba me invitaba a crecer. Hoy lo llamo MADUREZ .

Cuando empecé a amarme, entendí que en cualquier circunstancia, estoy en el lugar correcto en el momento correcto, y todo sucede en el momento exacto, así podría estar tranquilo. Hoy lo llamo AUTO CONFIANZA.

Cuando empecé a amarme a mí mismo, dejé de acicalar mi propio tiempo, y dejé de diseñar grandes proyectos para el futuro. Hoy, solo hago lo que me produce alegría y felicidad, cosas que amo hacer y que hacen que mi corazón se alegre, y las hago a mi manera y a mi propio ritmo. Hoy lo llamo SIMPLICIDAD .

Cuando comencé a amarme a mí mismo me liberé de todo lo que no es bueno para mi salud: alimentos, personas, cosas, situaciones y todo lo que me arrastró hacia abajo y lejos de mí mismo. Al principio llamé a esta actitud un egoísmo saludable. Hoy sé que es AMARME A MI MISMO.

Cuando comencé a amarme a mí mismo, dejé de tratar de tener siempre razón, y desde entonces me equivoqué menos tiempo. Hoy descubrí que es MODESTIA.

Cuando empecé a amarme a mí mismo me negué a seguir viviendo en el pasado y me preocupé por el futuro. Ahora, solo vivo por el momento, donde TODO está sucediendo. Hoy vivo cada día, día a día, y lo llamo CUMPLIMIENTO.

Cuando comencé a amarme a mí mismo, reconocí que mi mente puede molestarme y puede enfermarme. Pero cl conectarla con mi corazón, mi mente se convirtió en un valioso aliado. Hoy llamo a esta conexión SABIDURÍA DEL CORAZÓN.

Ya no necesitamos tener argumentos, enfrentamientos o cualquier tipo de problema con nosotros mismos u otros. Incluso las estrellas colisionan, y de sus nuevos mundos quebrados nacen. ¡Hoy sé que  eso ES LA VIDA!.

Comparte esto: