Consejos Salud

Partes más sucias del cuerpo a las que debes prestar más atención

La higiene personal es algo a lo que no todas las personas le dan la debida importancia que se merece, hasta el punto de que muchos, incluso lo descuidan. Entre las diversas opiniones que podemos encontrar, hay quienes piensan que con solo darse una ducha por unos pocos minutos es suficiente para tener un cuerpo limpio. Pero, ¿realmente es así? A continuación te mostraremos las partes más sucias del cuerpo que quizás no cuidas como deberías.

mujer limpiando su oreja

Las partes más sucias del cuerpo

Esto te permitirá comprender que no solo es suficiente usar un poco de jabón para quitar las bacterias y que la suciedad desaparezca. Es necesario ser diligentes y cuidadosos al respecto.

Las axilas

Para nadie es un secreto que todo el mundo categoriza las axilas como lugares desagradables, en especial por el olor que pueden producir. Sin embargo, con todo y eso, muchas personas se conforman sólo con usar un desodorante y que este produzca un buen olor; así consideran que tienen un buen aseo. Pero, esto no es suficiente. En las axilas se pueden reunir hasta 80.000 bacterias, y con ninguna cantidad de aerosol para el cuerpo se pueden deshacer de ellas. Para esto, es necesario lavarlas con agua caliente y jabón. Y debe ser un hábito que tengamos todos los días, debido al rápido aumento de las bacterias.

Los oídos

Ahora bien, ¿no es malo limpiar las orejas? Sí, sabemos que al interior de las orejas no podemos realizarle una limpieza tan recurrente. Sin embargo, a la parte exterior del oído, junto con todos sus alrededores, sí, y lo ameritan porque a menudo son extremadamente sucios. Si esa suciedad hace camino en el canal auditivo, puede causar infecciones, así como el crecimiento de hongos e irritación. Por esto, lava cuidadosamente con agua y jabón todos los días tus orejas.

La nariz

Bacterias en el cuerpo

El interior de la nariz es un lugar bien cuidado. Tu cuerpo hace un gran trabajo al asegurarse de que las bacterias y virus no superen la entrada al organismo. Por lo que, es lo que está fuera de la puerta de entrada, lo que debes atender, ya que la nariz misma tiene pliegues que pueden atrapar suciedad y bacterias, y causar acné e infección. Se recomienda limpiarla completamente dos veces al día y tener mucho cuidado con el ingreso de los dedos a la misma, lo que puede ocasionar infecciones, entre otros males.

No dejes de leer:
Alimentos para desintoxicar y mantener sano el hígado

El recto

La mayoría de las personas simplemente se conforman con limpiar y luego ducharse una vez al día. Así, piensan que es suficiente. Ahora bien, las bacterias de la materia fecal pueden crecer con bastante facilidad. Por eso, es recomendable usar toallitas húmedas después de usar el baño. Y claro está, es importante no llevar los dedos a este lugar ya que las infecciones y otro tipo de contagios pueden venir directamente de las heces.

Tu ombligo

Para muchos, puede ser sorpresivo conocer que el ombligo puede albergar algunas bacterias intensas. Es más o menos un sitio idóneo para que estas se mantengan, y al ducharse, la humedad puede entrar allí empeorando el problema. El ombligo en realidad puede ser una gran fuente de olor corporal poco o nada agradable. Por eso, es necesario limpiarlo con mucha atención.

A partir de un estudio realizado en más de 60 pacientes, se encontraron 2.368 especies bacterianas en el ombligo, de las cuales 1.458 pueden ser nuevas para la ciencia. Este pequeño lugar de nuestro cuerpo, puede llegar a ser tan sucio como el recto o las axilas, aunque no lo parezca a simple vista.

La cabeza

las bacterias que se alojan en la cabeza

¿Sabías que la cara y la cabeza pueden ser de las partes más sucias de tu cuerpo? La barba y el cuero cabelludo son como redes para atrapar suciedad y bacterias. Algunas personas se conforman solo con el uso de agua. Sin embargo, por las razones mencionadas, el cuero cabelludo necesita de mayor atención. Un buen cuidado mediante el uso frecuente de champú que permita mantenerlo limpio y con buen aroma.

No dejes de leer:
Porqué el Kale es mejor que la carne

Las uñas

Las uñas, sin duda, es uno de los puntos más sucios en el cuerpo. Es tan fácil para la suciedad y las bacterias poder alojarse bajo las uñas. Pero, son perjudiciales de gran manera, ya que estas bacterias pueden causar problemas de salud con el tiempo. De allí que es muy importante limpiar debajo de las uñas constantemente y mantener las uñas perfectamente recortadas en todo momento.

La boca

Es un milagro que no tengamos más infecciones en un lugar tan sucio como la boca, pero en realidad necesitamos estos gérmenes para llevar a cabo la digestión. Estos gérmenes mantienen nuestra boca “bajo control”.

La boca humana está llena de bacterias porque la boca es un ambiente cálido y húmedo, y estas son condiciones perfectas para que las bacterias se reproduzcan. Ten en cuenta lo siguiente: Alrededor de 800 a 1.000 tipos diferentes de bacterias pueden encontrarse en tu boca.

A pesar de su pequeño tamaño, las bacterias pueden hacer un gran daño a la boca. Hacen esto formando una capa pegajosa llamada placa dental, causando daño a tus dientes y encías liberando ácidos. Estos ácidos descomponen el esmalte dental y pueden causar caries. Las bacterias en la placa también pueden fomentar las encías hinchadas y dolorosas. Para evitar todos estos “efectos secundarios” de tener bacterias en la boca, recuerda cepillarte y usar hilo dental todos los días y también visitar al dentista con regularidad.

¿Sabías que los vegetarianos realmente tienen bocas más limpias que las personas que llevan una ingesta diaria de carne? Los trozos de carne entre los dientes alimentan las bacterias de la boca.

Conocer los detalles de que estas son las partes más sucias del cuerpo, nos permite hacernos conscientes de la necesidad que tenemos de darle mayor atención a nuestra higiene personal. Por eso, no lo tomes a la ligera, ya que está envuelta tu salud.

Comparte esto:
Vida Lúcida en pinterest