Jardín

Plantación y cuidado de la gardenia.

Gardenia plantación y cuidado de esta maravillosa flor de interior.

El común de la gardenia (Gardenia augusta) es un arbusto floreciente que crece hasta un máximo de 8 pies de altura, produciendo un tallo de color verde oscuro, hojas brillantes, ovales, cubiertas con brillantes flores fragantes y vistosas, de color blanco. Las gardenias son plantas adecuadas para ambientes interiores y exteriores, que crecen bien en contenedores. Ellas requieren una cantidad moderada de atención, y son susceptibles a numerosas plagas y enfermedades.

El Trasplante

Las gardenias en contenedores comprados en un vivero no necesitan ser replantados a menos que sus raíces crezcan hacia fuera desde el fondo de la maceta. Por ejemplo, trasplantar en un recipiente más grande. Utiliza un preparado comercialmente, una mezcla esterilizada de rellenado de suelo, o un medio ligeramente ácido mejorado con musgo de turba. La mezcla de arena y turba funciona bien, meitad y mitad. Apuntar a un pH cercano a 6,0 y fertilizar para aumentar la acidez, si es necesario. Regar completamente después de la siembra y mantener la gardenia en un entorno estable.

Propagación

Las gardenias pueden propagarse muy fácilmente a partir de esquejes o gajos. Para obtener los mejores resultados, realiza los cortes de los tallos en primavera/verano. Mantén esquejes con raíces húmedas por vapor o mantenerlos en una maceta tapada con una bolsa de plástico. Utiliza un medio de enraizamiento con una mezcla mitad y mitad de arena afilada y musgo de turba. Las gardenias también pueden ser germinadas a partir de semillas, aunque este es un proceso lento.

No dejes de leer:
Soluciones ecológicas para plantas decorativas

Ubicación

Coloca las plantas de interior en un lugar luminoso y soleado, donde pueda recibir por lo menos medio día de luz solar directa. Las gardenias prefieren temperaturas de alrededor de 60 grados Fahrenheit en la noche y F 70 a 75 durante el día. Regar con regularidad para mantener el suelo húmedo al tacto. No permitas que el suelo se convierta en “huesos secos”. Fertiliza con regularidad durante la temporada de crecimiento, siguiendo todas las instrucciones. No fertilizar excesivamente, ya que esto conduce a una acumulación de sales en exceso en el suelo.

Plagas

Las Gardenias son objeto de una serie de plagas “chupadoras” de savia, muchas de las cuales se pueden encontrar en la parte inferior del follaje. Plagas comunes de la gardenias interiores incluyen mosca blanca, trips (piojillos) y ácaros. Los ácaros se pueden quitar con una corriente directa de agua fría, o con un insecticida. La mosca blanca y ácaros pueden ser controlados con un jabón insecticida. Un aceite de horticultura, tales como el aceite de neem también puede ser eficaz en el control de plagas.

Fuente: www.ehow.com
Traducción: Vida Lúcida, todos los derechos reservados.