Mujer Salud

Por culpa de un tampón amputan pierna a modelo

Desde el momento en que comienza la pubertad, a las niñas les enseñan los detalles del uso del tampón. Nos presentan las diferentes marcas disponibles, cómo usar el aplicador y, lo más importante, cambiar nuestro tampón cada cuatro horas. Sabemos que existe el riesgo de desarrollar síndrome de shock tóxico o (síndrome del choque tóxico), y porque sabemos que el riesgo es “raro”, descartamos el folleto que viene con la caja, almacenamos unos cuantos tampones adicionales en nuestro bolso y seguimos nuestro día.

tampón

Historia de Lauren, la modelo a quien amputaron la pierna por un tampón

Era el año de 2012 por el mes de octubre y Lauren no se sentía bien. Ella traía su menstruación y los síntomas menstruales estaban presentes. Ese mismo día por la noche estaba tan enferma que apenas podía pararse. Después de llamar a su hija y no recibir contestación, la madre de Lauren se preocupó y envió a la policía a su casa, donde encontraron a Lauren boca abajo en el piso de su dormitorio. Fue llevada al hospital con fiebre de 107, había sufrido un ataque cardíaco masivo y sus órganos internos estaban dejando de funcionar. Estaba a minutos de la muerte. Un especialista en enfermedades envió su tampón al laboratorio, que resultó positivo para el síndrome de shock tóxico.

Lauren fue puesta en un coma inducido médicamente. Su estómago estaba hinchado mientras se le bombeaba con líquido para eliminar las toxinas que corrían por su cuerpo.

No dejes de leer:
Mujer: ¿Usas tampones y toallas sanitarias comerciales?

“Mi vientre era enorme. Tenía tubos por todas partes. Es el dolor más insoportable que he tenido jamás – no sé cómo describirlo.” Dijo la modelo.

Lauren perdió su pierna derecha de la rodilla hacia abajo debido a una gangrena, un efecto secundario del síndrome de choque tóxico, así como los dedos en su pie izquierdo. Tiene que tener frecuentes cirugías como mantenimiento, y hay una alta probabilidad de que también su pierna derecha deba ser amputada después si no lleva el cuidado requerido.

“Quería suicidarme cuando llegué a casa”, dijo Lauren, después de enfrentar las consecuencias psicológicas de perder una extremidad. “Me tomó un tiempo para averiguar si todavía era digna, si todavía era bonita.”

 modelo a quien amputaron la pierna por un tampón

Ahora es una activista que trabaja para educar a las mujeres sobre los riesgos del Síndrome de choque tóxico, incluso con el uso apropiado del tampón. Ella espera ser un catalizador para el cambio en la industria del tampón, haciéndolos más seguros para que las mujeres los utilicen.

Síndrome de shock tóxico

El Síndrome de shock tóxico, es una infección bacteriana que resulta de las toxinas producidas principalmente por Staphylococcus aureus, así como otras bacterias como el grupo A estreptococo. Aunque históricamente se asocia con un tampón superabsorbente, debes ya estar infectado por la bacteria estafilocócica para que desarrolles el Síndrome de shock tóxico, y se puede ver en niños, hombres y mujeres posmenopáusicas.

Síntomas del Síndrome de shock tóxico

  • Fiebre alta repentina
  • Hipotensión (presión arterial baja)
  • Sarpullido tipo quemadura, particularmente en las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • Vómito o diarrea
  • Confusión
  • Dolores musculares
  • Dolores de cabeza
  • Enrojecimiento de ojos, garganta y boca
  • Convulsiones

5 Alternativas a los tampones convencionales

Afortunadamente, tenemos un montón de alternativas a los tampones convencionales disponibles que son más seguros de usar y, a menudo mejor para el medio ambiente que las opciones convencionales para retener el flujo de la menstruación.

Almohadillas y tampones orgánicos / naturales

Este ejemplo obviamente no debe ser tu opción número uno, pero existen tampones naturales de algodón orgánico. Eso significa evitar los plásticos y rayones en las marcas tradicionales que son un caldo de cultivo para las bacterias malas. El uso de almohadillas o toallas en lugar de tampones no supone ningún riesgo para desarrollar el síndrome.

¿La desventaja de las toallas? Producen una tonelada de residuos, no se pueden usar mientras nadas, y puede ser francamente incómodo – cualquier mujer que alguna vez ha llevado una toalla en un día de verano caliente puede atestiguar esto. Asegúrate de elegir orgánicos, ya que el algodón es considerado uno de los cultivos más sucios del mundo para uso de pesticidas e insecticidas.

Echa un vistazo a estos tampones naturales y almohadillas.

Copas menstruales

Éstas son copas reutilizables y blandas que caben dentro de la vagina. La marca más popular es el Divacup, y las mujeres que los usan, apuestan mucho por ellas. Son fantásticas para el medio ambiente y tu cartera, que sólo necesitan ser reemplazadas una vez al año. Las copas menstruales proporcionan protección de doce horas contra fugas y olores y son fáciles de insertar, una vez que consigues acoplarte a ellas.

No dejes de leer:
¿Qué tanto sabes de la copa menstrual?

Toallas de tela

Hechas con un revestimiento impermeable para evitar que la sangre se filtre en la ropa, las toallas o almohadillas de tela son seguras y confiables. Son reutilizables, pero requieren lavado. Algunas marcas tienen la opción de cambiar sólo un inserto en lugar de toda la almohadilla, sin embargo, está el obstáculo de qué hacer con la almohadilla usada mientras pasa tu día. Después de todo, no hay exactamente un buen lugar para almacenar toallas usadas en la oficina.

Esponja de mar

Una esponja de mar es como suena – una esponja porosa que crece en el océano. Es un recurso renovable que puede durar hasta seis meses y se ajusta a la forma de tu vagina. Tienes que limpiarla antes de su primer uso para asegurarte de que no quedan restos de arena o mar, y son desordenadas para quitar.

Pantaletas menstruales

Ropa interior diseñada para reemplazar a pantiprotectores, estas pantaletas vienen en forma de tanga, cheeky y hiphugger. Algunas marcas existen como copia de seguridad para reemplazar un pantiprotector, y algunas están diseñadas para un flujo más pesado. Se jactan de permitir que estés tranquila, ya que nunca se deslizan como los pantiprotectores tradicionales, sin embargo, tienes que enjuagarlas antes de lavarlas para evitar que la sangre manche el resto de tu ropa.

Comparte esto: