Curiosidades Ecología

Porqué debes orinar en la ducha según la ciencia

Orinar en la ducha no es algo que se tiende a discutir abiertamente con los demás. Podrías ser uno de ellos o podrías pensar que es absolutamente repugnante. Sin embargo, según la ciencia, debes orinar en la ducha, no sólo por lo práctico que puede ser, sino porque, al hacerlo, podrías salvar un poco más los recursos del planeta. Si estás con dudas acerca de si esto es aceptable o no, aquí tienes las razones, de porqué debes orinar en la ducha, matemáticamente hablando.

orinar-en-la-ducha-pies

Porqué debes orinar en la ducha según la ciencia

Vamos a pensar en ello por un momento, matemáticamente. Cada vez que orinas, tienes que tirar de la cadena. Considerando que las heces malolientes sí necesitan cantidades considerables de agua para enviarlas a un misterioso bajo mundo acuático, la orina apenas necesita casi ningún estímulo una vez que comienza la descarga.

Aunque muchas descargas de inodoros se pueden detener en una parte del camino de sus cascadas ruidosas, la mayoría no puede, y eso es desperdiciar un montón de agua.

Una descarga promedio de un moderno inodoro de estilo occidental, usa 6 litros (1,6 galones) de agua, y el adulto promedio orina cerca de siete veces cada 24 horas. Eso significa que orinar cada día requiere 42 litros (11.1 galones) de agua del inodoro para descargarla.

Suponiendo que las personas orinen de la misma manera todos los días, esto significa que en sólo un año, la persona promedio utiliza 15.330 litros (4.050 galones) de agua del inodoro.

Hay 319 millones de personas tan sólo en los E.U., por lo que suponiendo que todos orinan de la misma – que no lo hacen, pero estamos haciendo suposiciones ampliamente precisas aquí – eso es alrededor de 4,9 billones de litros (1,3 billones de galones) de agua descargada en el nombre de la orina cada 365 días. A modo de comparación, eso es como descargar 1,97 millones de piscinas de tamaño olímpico por año.

No dejes de leer:
Fotografias de las cabañas más hermosas del mundo

Ahora bien, si orinaste en la ducha, podrías masivamente reducir esta cifra. Esto significaría que sólo orinarías en un retrete seis, no siete, veces por día. Esto significa que en sólo un año, se ahorrarían 2.190 litros (579 galones) de agua del inodoro. Extrapolando esto a toda la población tan sólo de Estados Unidos, serían 699 millones de litros (185 millones de galones) de agua ahorrados.

El cambio climático, en parte debido al hombre y en parte gracias a un uso ineficiente de los recursos hídricos, el suministro de agua en todo el mundo está siendo increíblemente bajo. Así que adelante, hazle al planeta un favor: orina en la ducha.

orinar-en-la-ducha-inodoro

Otras razones para empezar a orinar en la ducha

Evitas tener que entrar en contacto con papel, evitarás incidentes penosos (como esos donde se queda pegado a tu cuerpo sin darte cuenta), y ahorrarás papel evitando con eso menos cantidad de árboles sacrificados.

El toilette permanecerá más limpio. Es así de sencillo, entre menos orina haya que dejar dentro del inodoro, menos olor, menos suciedad, menos necesidad de lavarlo, menos agua desperdiciada, menos uso de detergentes tóxicos, o no tóxicos y más energía ahorrada.

Los hongos de los pies desaparecen. Extraño pero cierto: la orina tiene propiedades anti-hongos. El ácido úrico y amoníaco en tu orina pueden ayudar a extinguir las infecciones por hongos, agrega la orina a la lista de remedios caseros para el pie de atleta y otros hongos. En otras palabras, si accidentalmente te orinas en tus pies, no te preocupes – es básicamente un tratamiento de spa.

No dejes de leer:
SeaWorld dice adiós a la cría de orcas en cautiverio

Mantendrás bien sujetada la vejiga. Habrás alguna vez estado oyendo acerca de los ejercicios de Kegel, especialmente si has tenido hijos. A nadie le gusta hacerlos y son un dolor en la parte trasera, pero si tienes problemas para controlar tu orina – incontinencia leve es uno de esos efectos secundarios desafortunados de parto – orinar en la ducha podría ser una buena solución.

En lugar de tratar de hacer activamente los ejercicios de Kegel, haz tu sesión de ejercicios en cuclillas para orinar en la ducha. Para beneficios adicionales, trata de parar la orina por un segundo y luego comenzar de nuevo.

Bueno para el medio ambiente. Hemos mencionado anteriormente que podrías reducir drásticamente tu factura de agua – pero también, puedes hacer un enorme impacto positivo en el planeta.

Casi todos lo hacen. Si haces pis en la ducha, estás en buena compañía. Así es que, no hay porque sentirse mal. De acuerdo con una encuesta de 1000 mujeres, del 75 al 80 por ciento de todas las mujeres admiten que hacen pis en la ducha. No estamos diciendo que necesitas ser parte del grupo, pero si te sentías culpable, esta debería ser suficiente prueba de que no es nada para avergonzarte.

Redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock