Psicología Relaciones de pareja

Porqué un matrimonio infeliz no debe seguir sólo por los hijos

Hoy en día, el alza de divorcios en todas partes del mundo, está al alza. Parejas modernas de hoy en día, no titubean a la hora de decidir si deben permanecer juntos o no, sin embargo, también muchas parejas que tienen hijos, se ven constantemente en un dilema cuando están tomando esa decisión, y muchas parejas se sienten bajo la presión de seguir en un matrimonio infeliz porque piensan es lo mejor para sus hijos.

matrimonio infeliz

Porqué un matrimonio infeliz no debe seguir sólo por los hijos

Si bien, permanecer en ese matrimonio podría parecer en ese momento la mejor decisión, seguir juntos en una relación que se cae sola, sólo por pensar que les hacen un bien a los hijos, comúnmente termina en tragedia, ya que, la relación de los padres es una bomba de tiempo que al explotar, se lleva de encuentro a todos los que viven de alguna manera en dependencia con esa unión.

Es así que, presta atención a estas lamentables situaciones que podrían derivar, de la decisión de un matrimonio infeliz de seguir juntos sólo por los hijos.

1. Los hijos interiorizarán su comportamiento

Es una verdad que los niños aprenden acerca de las relaciones de acuerdo a lo que ven en la interacción entre sus padres. Ellos aprenden, cómo es que dos personas en pareja se tratan estando juntas y qué esperar del compañero. El ejemplo que los padres dan en su diaria relación, puede mostrar a los hijos acerca de la compasión, el respeto, la consideración, peor también sobre el desinterés, el desprecio y el despecho.

No dejes de leer:
5 maneras de superar el miedo al fracaso

Si eres alguien que no está siendo feliz en el matrimonio, eso nunca podrá esconderse y siendo que tus hijos conviven contigo y esa unión que llevas con tu pareja, ellos terminarán entendiendo que la vida en pareja es así. ¿Te das cuenta que estás dándole un patrón de lo que el matrimonio se supone debe ser?

2. Causará resentimiento y baja autoestima

Comúnmente, los chicos terminan con ansiedad, coraje y resentimiento, si viven con padres que siguen juntos cuando ya no deben estarlo. Esto debido a que se sienten orientados a apoyar a alguno de los padres lo cual los pone en una postura muy estresante con el otro. Además, es muy difícil esconder que algo anda mal en el matrimonio, ya que, los chicos no son tontos, y de alguna manera u otra, terminarán observándolo debido a la forma en que uno y el otro interactúan entre sí.

Aunque muchos no lo crean, o no se percaten de esto, esta situación puede traer como consecuencia, que los hijos de estas parejas terminen sintiéndose culpables por la situación de sus padres, lo que conduce a baja autoestima, ansiedad, culpa y resentimiento.

3. Los hijos estarán rodeados de conflictos

Como lo mencionamos anteriormente, muchos no creen que estos problemas puedan afectar a los hijos, que ellos son inmunes a los problemas en el hogar, sobre todo, a los problemas en la relación de los padres, después de todo, es “entre ellos dos”, pero es una realidad que ciertamente existe. Los problemas de ellos afectarán directamente a los hijos también.

No dejes de leer:
¿Qué revelan tus ojos sobre ti? ¿Son realmente el espejo del alma?

Los padres son la figura principal de los hijos, ellos los creen sus ídolos, sus héroes, la imagen que les da seguridad y ver situaciones que, a ellos, aún y dentro de su corta vida, les hace ver que algo no encaja, termina desvaneciendo esa seguridad que sus padres les representaba, termina esfumándose junto con sus mejores armas para enfrentar la vida, las cuales tienen mucho que ver con la autoestima. Aún y que no haya peleas, abuso o gritos, puede haber conductas de rechazo, desprecio e infelicidad, que ellos sienten de inmediato, y eso hará que otras cosas les generen conflictos.

matrimonio infeliz haciendo acuerdos

Dentro de un matrimonio infeliz, tomar la decisión de seguir juntos por los hijos, puede parecer de algún modo, algo admirable, pero ciertamente lo único que se está modelando con esto, es una bomba de tiempo donde, los hijos, a los que nunca se quisieron perjudicar, serán los más perjudicados.

No le des a tus hijos esta enseñanza. En su lugar, demuestra que existe la autoestima, la independencia y los límites saludables que luego ellos, podrán llevar a cabo en sus relaciones. La separación tuya con tu pareja, podría traer algunos momentos amargos para ellos, pero siempre llegará el día en que lo entenderán, y les agradecerán que, como padres, les dieron un gran ejemplo de vida. Unos padres separados, no significa un corazón dividido.

Comparte esto: