Salud Salud emocional

Probióticos mejoran la flora intestinal y el cerebro

El secreto para mejorar tu estado de ánimo y salud cerebral está en tu intestino, una flora intestinal poco saludable puede impactar en tu salud mental, provocando problemas como la ansiedad, depresión, autismo y más.

queso cottage probióticos fermentados

Probióticos mejoran la flora intestinal y el cerebro

La bacteria intestinal afecta la función cerebral y nuestros estados emocionales

Un estudio reciente de prueba, encontró que las mujeres que comen yogur que contiene bacterias benéficas de forma regular, han alterado su función cerebral en comparación con las personas que no consumen probióticos.

Así como tienes neuronas en tu cerebro, también tienes neuronas en tu intestino – incluyendo neuronas que producen neurotransmisores como la serotonina, que también se encuentra en tu cerebro y está relacionada con tu estado de ánimo.
Limitar el consumo de azúcar, comer alimentos fermentados y tomar un suplemento de probióticos son algunas de las mejores formas de optimizar tu flora intestinal y posteriormente reforzar tu salud cerebral y optimizar tu estado de ánimo.

Las bacterias, los hongos, los virus y otros microrganismos que componen la flora intestinal de tu cuerpo, en realidad superan al número de sus células en 10 a 1, y cada vez se vuelve más claro que estos pequeños organismos desempeñan un papel sumamente importante en tu salud – tanto físico como mental.

El impacto que tiene la microflora en tu función cerebral, ha vuelto a ser confirmado por los investigadores de la UCLA, quienes por medio de un estudio de prueba de concepto, encontró que los probióticos (bacterias benéficas) alteraron la función cerebral en los participantes.

Investigaciones lo confirman

Investigadores han sabido que el cerebro manda señales a tu intestino, que es la razón por la que el estrés y otras emociones pueden contribuir con los síntomas gastrointestinales. Este estudio demuestra lo que se sospechaba pero que hasta ahora no había sido probado, únicamente en estudios en animales: que las señales también viajan en sentido contrario.

“Una y otra vez, hemos escuchado de los pacientes que nunca se habían sentido deprimidos o ansiosos hasta que comenzaron a experimentar problemas con su intestino,” dijo la Dra. Kirsten Tillisch. “Nuestro estudio demuestra que la relación entre el intestino y el cerebro es una calle de dos vías.”

El estudio publicado en la revista Gastroenterology2, afirma que el descubrimiento “tiene implicaciones significativas para las investigaciones futuras que podrían señalar el camino para mejorar la función cerebral por medio de intervenciones alimenticias o de medicamentos.” Naturalmente, se recomienda apegarse a los cambios alimenticios y no esperar que algún tipo de “medicamento milagroso” haga el trabajo por ti.

Tu alimentación afecta tu función cerebral

El estudio incluyó a 36 mujeres entre 18 y 55 años de edad y fueron divididas en tres grupos:

  • El grupo de tratamiento comió yogur que contenía muchos probióticos que tienen un impacto benéfico en la salud intestinal, dos veces al día durante un mes.
  • Otro grupo comió un producto “falso” que parecía y sabía igual al yogur pero que no contenía probióticos.
  • El grupo de control no comió ningún producto.
probióticos yogur

Antes y después del estudio de cuatro semanas de duración, las participantes fueron sometidos a pruebas de resonancia magnética funcional (fMRI), tanto en estado de reposo como en respuesta a una “tarea de reconocimiento de emociones”. En este último, a las mujeres se les mostraron una serie de imágenes de personas con rostros enojados o asustados, que tenían unir con otras caras mostrando las mismas emociones.

No dejes de leer:
25 Cosas que te mantienen con sobrepeso

“Esta tarea, diseñada para medir el uso de las regiones cognitivas y afectivas del cerebro en respuesta a estímulos visuales, fue elegida porque investigaciones previas en animales había relacionado los cambios en la flora intestinal con cambios en los comportamientos afectivos,” explica la UCLA.

Curiosamente, comparándolo con el grupo de control, las mujeres que consumieron yogur con probióticos tuvieron un aumento de actividad en las dos regiones cerebrales que controlan el procesamiento central de las emociones y la sensación.

De acuerdo con la UCLA

“Los investigadores quedaron sorprendidos al descubrir que el efecto cerebral podría verse en muchas áreas, incluyendo las áreas involucradas con el procesamiento sensorial y no únicamente las relacionadas con las emociones”, dice Tillisc.

Hay estudios que demuestran que lo que comemos puede alterar la composición y los productos de la flora intestinal, en particular, en personas con alimentaciones ricas en vegetales y fibra, que tienen una composición de su microbiota diferente, o medio ambiente intestinal, en comparación con las personas que llevan una alimentación más occidental, rica en grasas y carbohidratos,” dijo el autor principal, el Dr. Emeran Mayer. “Ahora sabemos que esto tiene un efecto no sólo en el metabolismo sino que también afecta la función cerebral.”

Cómo optimizar tu flora intestinal

Considerando el hecho de que un estimado del 80 por ciento de tu sistema inmunológico se encuentra en tu intestino, es sumamente importante “resembrarlo” con bacterias saludables con el fin de prevenir prácticamente todas las enfermedades, desde un resfriado hasta el cáncer. Para lograrlo, se recomiendan las siguientes estrategias:

  1. Evita los alimentos procesados y refinados en su alimentación.
  2. Come alimentos fermentados de forma tradicional y sin pasteurizar: Los alimentos fermentados son el mejor camino hacia una salud digestiva óptima, siempre y cuando consume las versiones tradicionalmente fermentadas y sin pasteurizar. Algunas de las bacterias benéficas que se encuentran en los alimentos fermentados también son excelentes quelantes de metales pesados y pesticidas, que también tendrá un efecto benéfico reduciendo su carga tóxica.

Las opciones saludables incluyen:

  • Vegetales fermentados
  • Lassi (bebida de yogur india, se disfruta antes de la cena)
  • Leche fermentada, como el kéfir
  • Natto (soya fermentada)
  • Yogur
  • Kombucha
  • Chucrut

Idealmente, deberás comer una variedad de alimentos fermentados, quizás sea un buen momento para que realices tus propias investigaciones en el tema para maximizar la variedad de bacterias que consume. Los vegetales fermentados son una excelente forma de suministrar bacterias benéficas a tu intestino. Y, a diferencia de otros alimentos fermentados, tienden a ser más agradables para el paladar, sino deliciosos, para la mayoría de las personas.

No dejes de leer:
Porqué deberías sanar el intestino si quieres mejorar la piel

Como bono adicional, también pueden ser una gran fuente de vitamina K2 si los fermentas tú mismo con un cultivo de inicio adecuado. Muestras de vegetales orgánicos de alta calidad fermentados hechos con cultivo de inicio específico, por lo general contienen con cada porción, (cerca de dos a tres onzas) no sólo 10 trillones de bacterias benéficas, sino que también 500 mcg de vitamina K2, que ahora sabemos es un co-nutriente vital de la vitamina D y el calcio.

La mayoría de los suplementos de probióticos de alta calidad no sólo te brindaran bacterias benéficas que se encuentran en los vegetales fermentados en casa, sino también es la ruta más económica a una salud intestinal óptima.
Aunque no se recomienda mucho tomar suplementos (ya que los nutrientes se deben obtener de los alimentos) los probióticos son la excepción, si no te gustan los alimentos fermentados entonces esta es tu mejor opción.

Cuidar tu flora intestinal es una de las bases de una salud óptima

Cada vez son más las investigaciones que indican, que las colonias de bacterias que viven en tu intestino podrían desempeñar un papel clave en el desarrollo del cáncer, asma, alergias, obesidad, diabetes, enfermedades autoinmunes e incluso en problemas cerebrales, de comportamiento y emocionales como el TDAH (Trastorno de déficit de atención e hiperactividad), el autismo y la depresión.

probióticos cerebro intestinos

Cuando considera el hecho de que la relación entre el intestino y el cerebro es reconocida como uno de los principios básicos de la fisiología y la medicina, y que hay mucha evidencia de que los problemas gastrointestinales influyen en una gran variedad de enfermedades neurológicas, es fácil ver cómo el equilibrio en las bacterias intestinales pueden desempeñar un papel significativo en su psicología y también en el comportamiento.

Con esto en mente, deberías estar completamente claro que nutrir la flora intestinal es extremadamente importante, desde la cuna hasta la tumba, porque en un sentido muy real tienes dos cerebros, uno dentro de tu cráneo y otro en el intestino y cada uno necesita sus propios alimentos. Comer alimentos fermentados debería ser tu estrategia principal, pero si no te gusta su sabor, entonces tomar un suplemento de probióticos es tu segunda mejor opción. Busca un suplemento de probióticos que cumpla con los siguientes requisitos, para asegurar su calidad y eficacia:

  1. Las cepas de bacterias en el producto deben de ser capaces de sobrevivir al ácido estomacal y la bilis, para que puedan llegar a los intestinos con vida y en número suficientes.
  2. Las cepas de bacterias deben tener características que promuevan la salud.
  3. La actividad del probiótico debe ser garantizada durante todo el proceso de producción, el período de almacenamiento y la vida útil del producto.

Investigación y redacción de Vida Lúcida