Psicología Salud emocional

Problemas emocionales por querer tener siempre la razón

Hay personas cuyas mentes están enfocadas absolutamente en “Estoy en lo correcto y tú estás equivocado“. Se describen como personas con grandes egos y muy poca empatía, especialistas en el aumento continuo de las discusiones o conflictos, que llegan a desestabilizar la armonía en todos los sentidos y lugares a donde asisten.

tener la razón

Estar en lo cierto es algo que todos encontramos satisfactorio, no podemos negarlo. Refuerza nuestra autoestima y nos ayuda a mantener las convicciones. Pero sabemos y comprendemos que hay límites muchos de nosotros, y entendemos que es vital que nuestras actitudes ayuden a construir y no solo a desarmonizar, aprendiendo a escuchar y estar abiertos a prender también con un corazón empático.

La obstinación de querer tener siempre la razón

Sin embargo, uno de los mayores errores de la humanidad es la insufrible necesidad de tener siempre razón y los problemas emocionales que ello acarrea. “Yo tengo la verdad, tu no tienes razón“, vuela a través de la cabeza de muchas personas, e incluso de algunas organizaciones, grupos políticos o países que quieren vendernos sus ideologías como panfletos moralizantes.

En lugar de ver esto como algo aislado o anecdótico, debemos ser conscientes de que es algo serio. Porque uno que se obsesiona por tener siempre la razón acaba sufriendo dos efectos secundarios despiadados: el aislamiento y la pérdida de salud. Debemos ser capaces de conectarnos con otros, de ser sensibles, respetuosos y capaces de crear un entorno armonioso cuando surja la necesidad, además de esto, la necesidad de saber escuchar y dar crédito a la verdad de otros, nos hace ser más inteligentes ya que mostramos estar dispuestos a aprender.

La ceguera, el miedo y el orgullo

Thich Nhat Hanh, también conocido como “Thay” (un maestro en Vietnam) es un maestro zen, un poeta y un activista por la paz. Ha publicado más de 100 libros y ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz por Martin Luther King.

No dejes de leer:
Las 5 enseñanzas de El Principito que debes conocer

Entre las muchas historias contadas por Thay, hay una que nos da un buen ejemplo de la necesidad de que los seres humanos tengan razón. La historia comienza durante una mañana en la región de Vietnam. Era la década de 1960 y la guerra se había extendido por la tierra, que alguna vez fue un lugar pacífico y sereno.

Hubo un día en que dos pescadores estaban navegando aguas arriba cuando de repente, vieron un barco que venía hacia ellos desde abajo. Uno de los ancianos trató de remar hasta el borde pensando que era un barco enemigo. El otro anciano empezó a gritar en voz alta levantando su pala pensando que era pescador incautos e inexpertos.

Los dos pescadores comenzaron a discutir juntos como pequeños niños en el patio de la escuela, hasta que unos momentos más tarde, el bote que iba río abajo los golpeó a toda fuerza lanzándolos al agua. Los dos ancianos se sostuvieron en trozos de madera flotante y descubrieron que el otro barco estaba vacío. Ninguno de los dos tenía razón. El verdadero enemigo eran sus propias mentes, dos mentes obstinadas y ojos que ya no podían ver con la agudeza visual de los viejos tiempos.

Nuestras creencias son nuestra posesión

pareja discute para ver quien tiene la razon

La gente es una verdadera máquina de creencias. Los internalizamos y los programamos en nuestras mentes para que podamos repetirlo una y otra vez como una letanía, hasta que se conviertan en una propiedad, un objeto que hay que defender ferozmente. De hecho, nuestro ego es un mosaico variado con creencias inquebrantables, aquellas para las que es muy probable que perdamos amigos mientras tengamos razón.

No dejes de leer:
10 señales que demuestran que eres una persona pasivo agresiva

Por otra parte, es beneficioso recordar que todos tenemos derecho a tener nuestras propias opiniones, nuestras propias verdades y nuestras predilecciones, las que hemos descubierto a través del tiempo y que nos identifican y definen. Sin embargo, la precaución es necesaria, porque ninguno de estos aspectos debe “secuestrarnos” a nosotros hasta el punto de que nos lanzamos a la mazmorra de “mi verdad es la única verdad que cuenta“.

Hay quienes viven completamente inmersos en un diálogo interno, que repiten que sus pensamientos son mejores, una y otra vez como un mantra, cuyas perspectivas son inmutables, y sus verdades son una luz de sabiduría invaluable. Pensar de esta manera los sumerge en pasar sus vidas buscando personas y situaciones que validarán sus creencias, y las “verdades” de este limitado mundo atómico donde nada debe ser cuestionado.

Las consecuencias de vivir con este tipo de enfoque mental tienden a ser graves y casi irreparables. Las personas terminan aisladas, pero en otros casos, la gran mayoría de ellos, el querer incorporarse a grupos donde prevalecen las distintas tonalidades de pensamientos, el desgaste mental y emocional por tratar de tener razón constantemente es muy elevado, lo que termina haciéndolos desistir de buscar nuevos contactos.

Tener la razón no significa tener toda la experiencia y todo el conocimiento sobre un asunto, lo verdaderamente interesante es la experiencia de la verdad y la búsqueda de la tranquilidad emocional. De nada sirve defender una idea si nos va a desgastar y no va a darnos más que una auto-palmadita en la espalda. Estar tranquilos vale más que tener la razón en muchos casos.

Comparte esto: