Dietas

Qué debes considerar para llevar una dieta anticáncer

Llevar una dieta con alimentos anticáncer disminuye la probabilidad de la formación de tumores cancerosos en un 45% según los expertos, y dietistas que enfocan sus esfuerzos en una dieta sana. Los radicales libres, las bajas defensas junto al ambiente tóxico son el cuadro ideal para la formación de células cancerosas, por ello si somos capaces de conocer qué frutas, verduras, cereales y verduras crucíferas sumar a la dieta, conseguiremos una alimentación anticáncer fundamental. 

Receta de coles de brucelas para la dieta anticáncer

Las células cancerígenas se encuentran latentes en cada uno de nosotros.  Al igual que todos los organismos vivos, nuestros cuerpos están produciendo células defectuosas todo el tiempo, así es como nacen los tumores. Sin embargo, nuestros cuerpos también están equipados con una serie de mecanismos que detectan y mantienen dichas células bajo control. En Occidente, una de cada cuatro personas morirá de cáncer, pero tres de cada cuatro no; esto se debe a que sus mecanismos de defensa harán un buen trabajo.

Dieta anticáncer y alimentos recomendados

En virtud de los tiempos que vivimos, es necesario implementar una dieta anticáncer. Debido a que somos lo que comemos, es de suma importancia ejecutar una alimentación anticáncer que nos prevenga de cualquier peligro inmediato e inminente. Por ejemplo, la doctora OdileFernández, ha combinado una serie de alimentos fundamentales en toda nutrición sana.

Simplemente es cuestión de eliminar ciertas toxinas de nuestro entorno, buscando el equilibrio emocional, y haciendo suficiente ejercicio. Es un mito pensar que el cáncer se transmite principalmente a través de los genes, pues los factores genéticos contribuyen en más del 15 por ciento de la mortalidad del cáncer.

Ahora bien ¿qué alimentos componen una dieta anticáncer? La doctora OdileFernández, especialista en alimentos anticáncer, experimentó por sí misma lo útil que puede llegar a ser una dieta rigurosa y rica en alimentos de procedencia orgánica. Veamos algunas:

1. Dieta Mediterránea, india y asiática

A diferencia de la alimentación occidental, estas dietas conservan y utilizan frutos orgánicos libres de contaminantes, verduras, hortalizas frescas y frutos secos ricos en omegas 3,6 y 9. Todo esto la convierte en una dieta anticáncer excepcional.

2. La rúcula

Deliciosa ensalada de rúcula para prevenir el cáncer

La rúcula, un alimento bajo en calorías, está llena de fitoquímicos que promueven la salud. Esta plata es una fuente de glucosinolatos que se convierten en isotiocianatos, con la ayuda de una enzima llamada mirosinasa, cuando es consumida. Los isotiocianatos ayudan a neutralizar los agentes carcinógenos y pueden inhibir la proliferación de células cancerosas . Los estudios sugieren que la rúcula puede ayudar a reducir el riesgo de varios tipos de cáncer , incluyendo cáncer de pulmón, de esófago, y los cánceres gastrointestinales.

3. Coles, repollos y brócoli

Incorpora estos alimentos a tu dieta anticáncer para conseguir aumentar las defensas del organismo, además, las propiedades de las coles son fundamentales para proteger las células, evitando su rápido  deterioro. Se cree que este efecto protector está vinculados a los glucosinolatos, compuestos anti-cancerígenos que se forman cuando se corta el repollo, o se mastica, esto también sucede con los coles de bruselas, apio, brócoli y col rizado, entre otros.

No dejes de leer:
Dietas con vegetales previenen muertes por enfermedades crónicas

4. Carne orgánica de animales alimentados con pasto

Mientras más sana haya sido su alimentación, más nutrientes podremos obtener de estos animales. Esto se puede garantizar por las etiquetas del producto final, que deben especificar su procedencia. Así es que si vas a sumar a tu dieta carnes rojas, procura elegir las carnes orgánicas, de animales de libre pastoreo.

5. Aceite de oliva extra virgen

El aceite de oliva posee gran cantidad de antioxidantes que ayudan en la eliminación de células muertas, protegiéndonos de una posible amenaza. Las propiedades antioxidantes y alcalinas de este aceite saludable, lo convierten en un protector contra la formación de células cancerosas.

6. Cúrcuma

Los beneficios que aporta la cúrcuma han sido nombrados en Vida lúcida desde hace años, y en esta ocasión también resulta ser un ingrediente fenomenal para la dieta anticáncer. La medicina occidental ha comenzado a prestar mayor atención a esta extraordinaria especia, debido a su gran influencia en la mejoría de padecimientos y enfermedades. La investigación moderna muestra que la cúrcuma posee una amplia gama de propiedades anti-cáncer. Se ha encontrado que la curcumina, puede identificar las posibles células cancerosas debido a su “química anormal” y por consiguiente inducir la autodestrucción de estas células dañinas (proceso conocido como “apoptosis“) – sin dañar las células sanas. Además, la cúrcuma contiene compuestos antioxidantes y puede prevenir la formación de nitrosamina e inhibir la producción de aflatoxina – dos procesos que se han asociado con un mayor riesgo de cáncer. Ver informe de la Clínica Mayo.

7. El té verde

El té verde no solo se limita a sus beneficios para promover la pérdida de peso, estudios sugieren que el té verde también puede ayudar a prevenir muchos tipos de cáncer. Catequinas, los mismos compuestos que son responsables de la pérdida de peso presentes en el té verde, son muy eficaces en la protección de las células contra el daño del ADN causado por los radicales libres. El té verde también puede inhibir la nitrificación en el cuerpo, una reacción que se ha relacionado con ciertos tipos de cáncer , incluyendo cáncer de esófago y cáncer de estómago.

Al comprar el té verde, es ideal conseguir las hojas de té a granel en lugar de las bolsitas sueltas, que suelen tener menos catequinas. Un buen té es aquel en el que se añade un poco de jugo de limón, ya que la investigación sugiere que la vitamina C puede aumentar la cantidad de catequinas disponibles para que el cuerpo las absorba.

8. Los arándanos

Arándanos para tu dieta anticancer junto a los frutos rojos y frutos secos

Los arándanos son uno de las mejores alimentos para la salud y un gran alimento anticancerígeno. En una prueba de laboratorio realizada por investigadores del USDA, los arándanos demostraron tener la capacidad de absorción de radicales de oxígeno (ORAC) mayor entre los frutos en el estudio (más de 20 frutos y bayas). ORAC es una medida de la capacidad antioxidante de los alimentos. La actividad antioxidante de los arándanos fue incluso más fuerte que la de frambuesas, fresas, ciruelas y arándanos cultivados. Los poderes antioxidantes y anti-cáncer de los arándanos se pueden atribuir a una serie de compuestos que contienen ácido elágico, antocianinas, vitamina E y vitamina C.

No dejes de leer:
Receta para preparar una ensalada anticáncer

9. Aguacates

Además de brindar su aporte para una piel más sana y cuidada, recientes investigaciones indican que los aguacates puede ser muy efectivos en la reducción del riesgo de cáncer, en particular oral y cáncer de próstata. Esto no es sorprendente, teniendo en cuenta que los aguacates están llenos de una gran cantidad de nutrientes contra el cáncer. Junto con espárragos, ambos encabezan la lista de las mejores fuentes alimenticias de glutatión. Por otra parte, los aguacates son una excelente fuente de vitamina E y una buena fuente de vitamina C.

10. Rábano picante

El rábano picante contiene una cantidad sustancial de glucosinolatos, este compuesto puede aumentar la capacidad del hígado para desintoxicar carcinógenos. Además, algunos investigadores han encontrado que los glucosinolatos también pueden suprimir el crecimiento de tumores cancerosos. Muchas verduras crucíferas, como el brócoli y las coles de Bruselas, contienen glucosinolatos, pero las cantidades que se encuentran en el rábano picante son mucho más altas, así es que si quieres preservar tu salud, añade este ingrediente en tu dieta anticáncer.

Dieta cancerígena

Celular cancerosas por mala dieta y factores ambientales

La salud no depende de ningún órgano o su funcionamiento. Más bien, depende de su relación entre ellos (los órganos)  y los alimentos.  Cada alimento produce un efecto positivo o negativo a pequeño, mediano y largo plazo en nuestro cuerpo. Es por ello que debemos cuidar y evitar los alimentos que estimulan el desarrollo del cáncer en conjunto con otros factores. Tú también puedes aprender a fomentar ese equilibrio en tu cuerpo, veamos cómo:

1. Dieta occidental tradicional

Se caracteriza por un alto contenido de alimentos procesados tales como enlatados, embutidos, frituras, refrescos y bebidas azucaradas. Todos estos perjudican la buena salud y generan un ambiente ácido en nuestro organismo, ideal para la proliferación de células dañadas.

2. El pan blanco y las pastas

Por lo general tienen un alto contenido de grasas y estabilizantes perjudiciales para la salud. De igual manera las harinas procesadas están ligadas con blanqueadores químicos que afectan negativamente nuestro organismo.

3. La carne roja de animales criados industrialmente

Su alimentación carece de los nutrientes necesarios para proteger nuestro cuerpo. Su proceso de crecimiento fue acelerado con esteroides y químicos nocivos para el cuerpo.

4.  Los productos lácteos industrializados

Las margarinas, mantequillas, sueros, natas y los quesos procesados industrialmente, han sido alterados de tal manera que generan un choque con nuestra digestión. Todo esto produce un sobrepeso en nuestro cuerpo que beneficia la proliferación de células cancerosas.

Mientras menos procesado mejor será para nuestro cuerpo. De igual manera una actitud positiva siempre hará la diferencia. Estamos seguros de que si consideras estos consejos, tu salud se mantendrá en buenas condiciones.

Comparte esto:
Vida Lúcida en pinterest