Enfermedades Salud

Qué es la artritis psoriásica y cómo tratarla

Alrededor del 15 por ciento de las personas con psoriasis desarrollará artritis psoriásica. Este tipo de artritis es una forma de psoriasis que afecta a las articulaciones.

Qué es la artritis psoriásica y como tratarla

Al igual que la psoriasis, la artritis psoriásica es una enfermedad autoinmune, en la cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células y tejidos sanos. En la artritis psoriásica, el sistema inmune se dirige a las articulaciones, lo que lleva a la inflamación y el dolor.

Factores de riesgo de la artritis psoriásica

Aunque la causa exacta de la artritis psoriásica es desconocida, algunos factores de riesgo pueden incluir las siguientes condiciones de salud:

  • Las personas que padecen psoriasis, sobre todo en los casos en que afecta a las uñas, son más propensos a tener artritis psoriásica.
  • Herencia: El cuarenta por ciento de las personas con artritis psoriásica tienen un padre o hermano que también la padece.
  • Infección: La artritis psoriásica puede ser provocada por una infección viral o bacteriana que pone en alerta al sistema inmunológico.
  • Edad: Estar entre los 30 y 50 años de edad implica estar en un grupo de edad de mayor riesgo de padecer este problema de salud.

En algunos casos, sin embargo, la artritis psoriásica se iniciará en la infancia.

La artritis psoriásica es una enfermedad crónica que tiene periodos de remisión y brotes que empeoran con el tiempo.

Los principales síntomas de la artritis psoriásica

artritis psoriásica

  • Las articulaciones se sienten adoloridas, hinchadas y calientes al tacto.
  • Los dedos de manos y pies se vuelven hinchados, una condición llamada dactilitis
  • Dolor en el pie, sobre todo una condición llamada entesitis, en el que tendrás dolor en los tendones y los ligamentos que se unen a los huesos, especialmente en el talón o planta del pie
  • Dolor en el cuello, espalda baja, y que puede sentirse con mayor intensidad al flexionarse

Cómo diagnosticar la artritis psoriásica

  1. En la cita, el médico examinará las articulaciones inflamadas y con dolores y comprobará las plantas de los pies para ver cualquier hinchazón o sensibilidad que se presente en la zona.
  2. El médico puede ordenar un examen de rayos X, resonancia magnética o tomografía computarizada para verificar si hay daños en las articulaciones.
  3. Además, tu médico puede ordenar algunas pruebas adicionales para evaluar la artritis reumatoide, la osteoartritis, la gota, u otras condiciones.
No dejes de leer:
Batido de melón y pepino para perder peso.

Las complicaciones de la artritis psoriásica:

Los efectos secundarios más comunes de la artritis psoriásica son la anemia, la fatiga y la depresión.
También se puede experimentar la presión arterial elevada,  el colesterol alto, diabetes o problemas de control de peso.
Una complicación más grave es la artritis mutilante, una afección que ataca a los pequeños huesos en los dedos y las manos y puede causar una incapacidad permanente.
Afortunadamente, sólo un pequeño porcentaje de las personas con artritis psoriásica desarrolla la artritis mutilante.

Cómo tratar la artritis psoriásica

Recomendaciones para aliviar los síntomas y evitar que se agraven como consecuencia de una mala alimentación.

Cambio en la dieta

Vegetales ensalada morrones

Una de las principales recomendaciones que debemos tener en cuenta si padecemos algún tipo de enfermedad autoinmune, es un cambio de dieta inmediato que se ajuste a nuestras necesidades, y que esté orientada hacia nuestros propios beneficios. Por ello debe ser personalizada, para evitar que la intolerancia a ciertos alimentos no termine empeorando la situación. Procura, a primera instancia, eliminar el gluten de tu dieta, ya que éste es una proteína altamente inflamatoria, también las legumbres, todos los granos y cereales, arroz , que si bien no todos contienen gluten, sí contienen una proteína parecida que el sistema inmune las confunde con el gluten.

También evita vegetales de la familia de las solanáceas, ya que cada uno de estos alimentos contienen componentes que se ha comprobado son inflamatorios, y no querrás comprometer más tu sistema agregando más inflamación a tu cuerpo. Las solanáceas, sin embargo, puedes evitarlas mientras equilibras de nuevo tu sistema, podrías de nuevo incorporarlas cuando tu inflamación haya bajado a niveles más estables.

No dejes de leer:
Remedios caseros y naturales para disminuir los triglicéridos

Quita lácteos, harinas refinadas, gaseosas, todo alimento procesado que contenga ingredientes tóxicos de la industria alimentaria, como conservantes químicos entre otros. Procura comer alimentos vegetales crudos a un 60% o más, como ensaladas, frutas, etc., y procura hacer buenas combinaciones de alimentos, ya que las malas combinaciones traen inflamación. Compra siempre alimentos orgánicos y desinféctalos muy bien. Toma mucha agua o la necesaria, que sea pura, filtrada, y si es posible sola, mantenerte bien hidratada es esencial para las articulaciones.

Evitar el estrés

Es de vital importancia evitar el estrés, que es una de las principales causas de la inflamación que luego se traduce y repercute en la inflamación de las articulaciones. La hormona del estrés, el cortisol, en niveles altos es de los catalizadores más fuertes que desencadenan enfermedades autoinmunes. Procura hacer una rutina diaria diferente a la habitual que rompa con tus actividades diarias de trabajo. Procura terapias creativas como las manualidades, el tejido; también puedes salir a caminar, bailar, y hacer una vida más alegre y que te desenfoque de las actitudes que refuerzan el dolor.

Desintoxicar el intestino

La limpieza del colon es otro de los factores que se deben considerar cuando se padece artritis psoriasica, o artritis reumatoide, en sí, cualquiera de las enfermedades autoinmunes, ya que una de las causas principales de este padecimiento proviene de un intestino intoxicado. Prueba limpiar tu intestino de parásitos y bacterias, deja de comer alimentos que alimentan esa flora intestinal dañina, como lácteos, harinas, azúcar, alcohol, etc., y agrega probióticos en tu dieta.

Siempre acompáñate de un especialista cuando intentes hacer cambios para mejorar tu salud. Este tipo de enfermedades son del tipo que tienes que tener asesoría para llevar mejor tu recuperación. Busca por médicos funcionales o integrales para este tipo de enfermedades, que se abran a temas alternativos a la medicina halopática que trata estas enfermedades sólo con medicina tradicional.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imágenes: Shutterstock