Mujer Salud

Qué son los fibromas y cómo tratarlos

Fibromas uterinos

Los fibromas son tumores benignos o no cancerosos que crecen en las capas musculares del útero (matriz). También se conocen como fibromas uterinos, miomas, o fibromiomas. Los fibromas uterinos son los más comunes y están presentes en el 205 de las mujeres. Los fibromas son tumores de músculo liso y tejido fibroso. Estos pueden variar su tamaño, desde el tamaño de un grano al tamaño de un melón.

Los fibromas afectan al menos el 20% de todas las mujeres en algún momento de su vida. Sobre todo las mujeres con edades comprendidas entre 30 y 50 años son las más propensas a desarrollar este problema. Las mujeres con sobrepeso y obesas tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar fibromas, en comparación con las mujeres de peso normal.

Existe una clase de fibroma maligno (canceroso) en el interior del útero, llamado leiomiosarcoma de útero. Sin embargo, esto es extremadamente raro.

Diferentes tipos de fibromas

Hay cuatro tipos de fibromas, entre ellos se encuentran:

Fibroma intramural

Estos se encuentran en la pared del útero. Son los tipos más comunes de fibromas presentes en mujeres.

Fibromas subserosos

Estos se encuentran fuera de la pared del útero. Pueden convertirse en los miomas pediculados. Los fibromas subserosos pueden llegar a ser bastante grandes en comparación con los demás.

Fibromas submucosos

Estos se encuentran en el músculo por debajo del revestimiento de la pared del útero.

Fibromas cervicales

Estos se encuentran en el cuello del útero (cuello uterino).

¿Cuáles son los síntomas de los fibromas uterinos?

La mayoría de las mujeres no tienen síntomas. Es por eso que la mayoría de los pacientes con fibromas no saben que lo tienen o los descubren sin querer en algún estudio rutinario. Cuando se presentan síntomas, pueden presentarse algunos de los siguientes:

  • Anemia (como resultado de los períodos menstruales abundantes)
  • Dolor de espalda
  • Estreñimiento
  • Molestia en la parte baja del abdomen (sobre todo si los fibromas son grandes)
  • Micción frecuente
  • Períodos menstruales dolorosos
  • Dolor en las piernas
  • Hinchazón en el abdomen inferior (sobre todo si los fibromas son grandes)

Otros síntomas de los fibromas pueden incluir:

  • Problemas del embarazo
  • Los problemas de fertilidad
  • Abortos involuntarios repetidos

¿Cuáles son las causas de los fibromas?

No estamos exactamente seguros de por qué se producen los fibromas. Durante los años reproductivos de una mujer sus niveles de estrógeno y progesterona son altos. Cuando los niveles de estrógeno son altos, especialmente durante el embarazo, los fibromas tienden a hincharse. Cuando los niveles de estrógeno son bajos, los fibromas pueden encoger, por ejemplo, los fibromas de una mujer durante la menopausia. La herencia genética también puede ser un factor. Las mujeres cuyas madres y/o hermanas han tenido fibromas, tienen un mayor riesgo de desarrollar ellas también.

¿Cómo se diagnostican los fibromas?

En la mayoría de los casos, los síntomas de los fibromas rara vez se pueden apreciar y el paciente no sabe que los tiene. Por lo general, se descubren durante un examen vaginal.

La ecografía

Si el médico piensa que los fibromas pueden estar presentes, puede utilizar una ecografía de exploración para averiguarlo. El ultrasonido también puede eliminar otras condiciones posibles que pueden tener síntomas similares. Las ecografías se utilizan a menudo cuando el paciente tiene menstruaciones abundantes y los análisis de sangre no han revelado algo concluyente.

No dejes de leer:
Propiedades depurativas del Repollo y sus beneficios para bajar de peso.

Exploración Trans-vaginal

Un pequeño escáner se inserta en la vagina de la paciente, de manera que el útero se puede ver de cerca.

Histeroscopia

Este es un pequeño telescopio que examina el interior del útero. Durante este procedimiento, si es necesario, una biopsia puede ser tomada del revestimiento del útero (matriz).

Laparoscopia

Un laparoscopio es un pequeño dispositivo que se ve en el exterior del útero – en el que el médico examina su tamaño y forma. Un laparoscopio es un tubo pequeño y flexible. Durante este procedimiento, si es necesario, una biopsia puede ser tomada de la capa exterior del útero.

La biopsia

Se toma una pequeña muestra del revestimiento del útero y luego se examina con un microscopio.

¿Cuáles son las complicaciones de los fibromas?

Es importante subrayar que en la gran mayoría de los casos los fibromas no dan lugar a complicaciones para los pacientes. Sin embargo, para una pequeña minoría si pueden llegar a presentarse. Las complicaciones pueden incluir:

Menorragia (períodos pesados) – la complicación más común es una alteración de la capacidad de la mujer para funcionar normalmente cuando los periodos están presentes, y también la posibilidad de depresión debido a esto. En algunos casos, la menorragia puede conducir a anemia y fatiga .

Dolores abdominales. Si los fibromas del paciente son grandes se puede experimentar hinchazón y molestias en la parte baja del abdomen. También puede tener una sensación de estar estreñido. Algunas mujeres con fibromas grandes dicen que sus movimientos intestinales son dolorosas.

Parto prematuro, problemas laborales o estrés, abortos involuntarios. Ya que los niveles de estrógeno aumentan significativamente durante el embarazo, y el estrógeno pueden acelerar el crecimiento del fibroma, algunas mujeres pueden experimentar un parto prematuro, abortos involuntarios o complicaciones durante el parto.

Infertilidad – en algunos casos, los fibromas puede hacer que sea más difícil que el óvulo fertilizado se adhiere a la pared del útero. Un fibroma que crece fuera del útero (mioma submucoso) puede cambiar la forma del útero ‘, lo que hace más difícil para la mujer quede embarazada.

Leiomiosarcoma – esto es extremadamente raro. Esta es una forma de cáncer , y se puede desarrollar dentro de los fibromas.

¿Cuáles son los tratamientos para los fibromas?

Si la mujer no tiene síntomas y los fibromas no están afectando su vida del día a día, no sería necesario un tratamiento. Incluso las mujeres que tienen periodos abundantes y cuyas vidas no están muy afectados por este síntoma también pueden optar por evitar seguir los tratamientos. Durante la menopausia los síntomas generalmente se hacen menos evidentes, o desaparecen por completo, ya que los fibromas generalmente se reducen en esta etapa de la vida de la mujer.

Tratamientos naturales para los fibromas

te verde fibromas

Nota: La mayoría de los remedios herbales, incluyendo sauzgatillo y la leche de cardo no se recomiendan durante el embarazo y la lactancia, así que consulte a su médico antes de tomarlos.

1. Aceite de ricino

La aplicación de aceite de ricino en el abdomen ayuda a estimular el sistema linfático y circulatorio, y aumenta los linfocitos (células que combaten la enfermedad) para eliminar las toxinas que causan enfermedades em el cuerpo. Muchos médicos holísticos creen que una acumulación de estas toxinas juega un papel importante en el desarrollo de los fibromas.

No dejes de leer:
Cómo hacer una mascarilla de plátano para la piel

El aceite de ricino también contiene ácido ricinoleico con propiedades antiinflamatorias. El siguiente remedio puede ayudarte a reducir los fibromas y también ayudar en el alivio del dolor.

Saturar un pedazo de franela de lana con el aceite de ricino.
Colócalo sobre el abdomen y cúbrelo con una envoltura de plástico.
Coloca una almohadilla eléctrica o bolsa de agua caliente sobre ella y cubrir eso con una toalla.
Dejar actuar durante aproximadamente una hora, y luego retírala.
Repite tres o cuatro veces a la semana durante al menos un mes, o hasta que veas alguna mejora.
Nota: No utilices este remedio durante la menstruación o si estás tratando de concebir .

2. Sauzgatillo

Qué son los fibromas y cómo tratarlos

El sauzgatillo es una hierba nativa del sur de Europa y las zonas mediterráneas. Es una solución a base de hierbas excelente para mantener el equilibrio hormonal, los niveles más bajos de estrógeno y reducir la inflamación. Basta con tomar de 25 a 30 gotas de tintura de sauzgatillo dos a cuatro veces al día.

Nota: El sauzgatillo ayudará a regular la menstruación y el sangrado entre períodos, pero también puede reducir la eficacia de las píldoras anticonceptivas.

3. Leche de cardo mariano

Este remedio a base de hierbas ayuda a metabolizar y eliminar el exceso de estrógeno. El estrógeno es una hormona reproductiva que estimula las células para liberar factores de crecimiento, que a su vez contribuye al crecimiento de fibromas. Basta con tomar de 10 a 25 gotas de tintura de esta hierba hasta tres veces al día durante tres a cuatro meses para evitar el crecimiento de los fibromas.

4. El diente de león

Muchos herbolarios creen que la mala función del hígado conduce a una mala eliminación de exceso de hormonas, lo que contribuye a los fibromas. El diente de león ayuda en la desintoxicación del hígado y de compensación exceso de estrógeno de su cuerpo.

Hervir tres cucharadas de raíz de diente de león en tres y media tazas de agua.
Deje hervir a fuego lento durante 15 minutos.
Apagar el fuego y dejar reposar durante otros 15 minutos antes de colarlo.
Beber este té tres veces al día durante al menos tres meses.

5. Té Verde

Acelera el metabolismo con té verde y cayena

Los estudios indican que el té verde contiene un compuesto llamado galato de epigalocatequina (EGCG) que inhibe el crecimiento de las células fibroides.

El té verde ofrece propiedades antiinflamatorias, antiproliferativo y efectos antioxidantes. Los investigadores han encontrado que, además de reducir el tamaño de los fibromas, el té verde puede reducir la gravedad de los síntomas de los fibromas.

Beber dos o tres tazas de té verde o tomar dos cápsulas de 400 mg de té verde al día durante varios meses te ayudará a prevenir los fibromas.

6. Compresas calientes para los fibromas

Cuando los fibromas crecen en el exterior del útero, puedes notar una masa en tu abdomen. Acostarse y colocar una compresa caliente o botella de agua caliente en la parte inferior del abdomen puede disminuir el dolor. Aplica las compresas calientes varias veces al día.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imagen: Shutterstock