Consejos Investigaciones Psicología Terapias

¿Qué tipo de enojón eres?

Mujer enojada con celular

Enojado. Harto. Enfurecido. Llámalo como quieras, pero todos hemos estado allí. La ira es parte del ser humano, dice Norman Rosenthal, MD, profesor de psiquiatría en la Universidad de Georgetown, Escuela de Medicina. “Los problemas comienzan cuando te hartaste, -reacciona ahora y piensa después, o sientes que una respuesta destructiva se justifica sólo porque estás furioso”, dice.

De hecho, tanto perder control y patalear puede cobrar factura en tu salud, aumentando la percepción del dolor, la depresión y el riesgo de enfermedades del corazón. Pero una respuesta más saludable puede aliviar el estrés, reducir el riesgo de problemas cardiacos y depresión, y mejorar tus relaciones. Si todo esto suena demasiado bueno para ser cierto, toma esto: Los expertos dicen que todos podemos aprender a manejar nuestro enojo con mayor eficacia. Encuentra aquí el ritmo de tu temperamento, y encuentra para ti un mejor ritmo.

Qué harías si:
Lée el siguiente escenario y elije la respuesta que se acerca más a cómo probablemente puedes reaccionar.

Tú y tu esposo han estado discutiendo mucho. Después de una retahíla sobre las tareas del hogar, aumenta en una discusión más fea, llamas a tu hermana en lágrimas y derramas tu corazón. Ella te ofrece algunos consejos y te promete no discutir el asunto con nadie más. Una semana más tarde, durante una cena con tu familia, tu hermano se inclina y en voz baja te pregunta si tú y tu marido se han reconciliado. Puesto que tu no le has dicho una palabra de ello a nadie más, es obvio que tu hermana debe de haber traicionado tu confianza.

Tú:
A. Empujas la mesa y pides que tu hermana venga a la cocina, entonces le dices, tal vez en voz alta, que estás horrorizada de que ella ha roto tu confianza y sigues martillando el asunto hasta el borde de las lágrimas.
B. Aprietas los dientes y te niegas a hacer contacto visual con tu hermana por el resto de la noche. Más tarde, cuando ella te pregunta que te pasa, tú niegas que algo ande mal, pero te vas temprano y rigurosamente evitas sus llamadas para el próximo par de semanas.
C. Te sientas a cenar con un nudo en el estómago, y luego pasas el fin de semana reflexionando sobre el asunto. No le dices nada a tu hermana, pero resuelves en privado no volver a confiar en ella sobre cualquier cosa de importancia para ti.
D. Pones el incidente fuera de tu cabeza toda la noche, luego le pides a tu hermana ir a tomar un café al día siguiente. Le dices que eres consciente de que te ha traicionado, que tus sentimientos están heridos, y que tomará tiempo para que puedas confiar en ella de nuevo.

Si su respuesta es A, tu estilo de ira es: REACTIVA
Es una respuesta inmediata al insulto o la injusticia percibida, posiblemente gritando o golpeando las puertas, incluso. “Muchas personas actúan de esta forma, ya que tiende a obtener resultados”, dice Simon Rego, PsyD, Montefiore Medical Center. Pero lo que tú ganas en la gratificación inmediata, se pierde en el largo plazo al respecto: La gente te puede ver tan volátil o como alguien que intimida a la gente para salirse con la suya. “Las personas que explotan también experimentan una gran cantidad de culpa”, dice el doctor Rego. “Más adelante, pueden sentirse avergonzados, porque ellos no se controlan ni son conscientes del daño que causan a la otra persona.” Tu salud se resiente demasiado: Las investigaciones revelan que este tipo de respuesta genera estrés en el corazón, y es por eso que se ha relacionado con un elevado riesgo de enfermedad cardiovascular.

No dejes de leer:
¿Están regulados todos los compuestos tóxicos del tabaco?

Qué hacer en su lugar:
Ponte en hielo. En su lugar, desafíate a tí mismo para pensar en tus sentimientos. Las personas reactivas a menudo creen que aquellos que no explotan son débiles, dice el doctor Rego, pero “en realidad, la espera es un signo de fortaleza, ya que muestra auto-control.”

Respira. Cuando los signos de una rabieta aceleran los latidos del corazón, te ponen la cara enrojecida, los músculos tensos, y tienes el impulso de gritar, toma 10 respiraciones profundas, cada una muy profunda que tu vientre se expanda a medida que exhalas. Esta técnica de respiración hace circular el oxígeno extra y trae el flujo de hormonas calmantes como la serotonina, dice el Dr. Rosenthal.

Sé estratégico. Cuando el corazón deja de estar acelerado, por lo general dentro de los 10 minutos, – pero hasta una hora para algunas personas -, es una indicación de que has pasado la etapa de lucha o huida, que es lo que desencadena el instinto de atacar. “Entonces, está bien para mostrar que estás descontento con la situación, lo que deseas es hacerlo de una manera saludable”, destaca el doctor Rego. “El reto es formular una respuesta racional que preserve tu relación y tu respeto de sí mismo-antes de abrir la boca.”

Expresa tus sentimientos. “Le podrías decir a tu hermana, ‘Realmente me duele cuando le dices a otras personas acerca de mis problemas de pareja”, dice el Dr. Rosenthal. “Tú quieres evitar juzgar o etiquetar a la otra persona, ya que eso puede dar lugar a un argumento.”

Adoptar un enfoque a largo plazo. El Dr. Rosenthal recomienda la incorporación de yoga o la meditación en tu vida diaria, ambos son eficaces para reducir la ira crónica, y los expertos creen que la ira es similar a un mal hábito: Cuanto más a menudo pierdes la calma, cuanto más te sientes capaz de hacerlo.

Si tu respuesta es B, tu estilo de ira es: PASIVO-AGRESIVO

“Pasivo-agresivo” es prácticamente una mala palabra, pero la mayoría de nosotros expresamos sentimientos negativos de esta forma de vez en cuando. El problema es que, el comportamiento pasivo-agresivo (piensa indirectamente atacando a la otra persona, saboteándola o hablando mal de ella, reteniendo el orgullo, “escarbando más en el pozo”, o dando el tratamiento del silencio) es fácil para los demás de detectar y puede conducir a la misma cosa que esperabas evitar: una confrontación. Igualmente problemáticos, él pasivo-agresivo pasa mucho tiempo pensando en cómo han sido tratados injustamente, lo que provoca la angustia emocional y física, tales como aumento del dolor y la ansiedad.

Qué hacer en su lugar:
Aduéñate de ello. “las personas Pasivo-agresivas a menudo no se sienten con derecho a tener emociones fuertes. Aceptar que alguien te ha molestado es el primer paso, “dice el Dr. Rosenthal.

Obsérvate a ti mismo. ¿No estas seguro si eres pasivo-agresivo? Pregúntate a ti mismo, ¿Cómo me sentiría si alguien se comportara de esta manera conmigo? Si la respuesta no es muy buena, entonces deja de hacer lo que estás haciendo.

Habla con el espejo. Si luchas con la toma de acción directa cuando te enojas, ensaya lo que quieres decir en privado, recomienda Anthony Tasso, PhD.

No dejes de leer:
Cómo ahorrar dinero en las compras para la cocina

Expresa tus necesidades. Empieza por señalar un objetivo común (la preservación de la relación, lo que representa, limpiar el aire), a continuación, pasa a tus sentimientos, dice el Dr. Rosenthal.

Si tu respuesta es C, el estilo de tu ira es:  LO EVITAS.

Actuando como si todo estuviera bien cuando no lo es, literalmente puede hacer que te enfermes. ” La internalización daña a tu autoestima porque te siente débil e incapaz de hacer valer tus propias necesidades. Eso puede contribuir a la depresión “, dice Jair Soares, MD. También puede hacer que te enfermes con la preocupación, por lo que los estudios muestran que la represión de la ira puede causar problemas del corazón, problemas digestivos y la depresión de la misma manera que la explosión de la ira puede. “Embotellar la ira provoca un torrente de hormonas de estrés negativo en el cuerpo, los impuestos sobre el sistema cardiovascular”, explica el doctor Soares.

Qué hacer en su lugar:
Aprende a reconocer tu ira. El tipos de persona que evita la situación, a menudo tienen problemas para saber cuando están ofendidos. Si te pillas esquivando a alguien o diciendo que estás “muy estresada”, analiza tus interacciones recientes.

Enfréntate a tus miedos. “Evitar por lo general proviene de una preocupación tácita, como terminar una relación, haciendo conocer tus sentimientos”, dice el doctor Rego. “Pero el temor a menudo carece de fundamento.” Una vez que veas eso, que es más fácil tomar medidas.

¡Práctica! “Atrévete a ser firme y hacia adelante con otra persona por lo menos una vez al día”, recomienda el doctor Rego. “A medida que te haces más adepta, encontrarás que es más fácil hacerlo en otras ocasiones.”

Si tu respuesta fue D, tu estilo de ira es: DIRECTO

No tienes problema en admitir cuando estás fuera de tus casillas, pero en vez de decir lo que te viene a la mente en ese momento, formulas un enfoque racional, constructivo y respetuoso antes de abrir la boca. Esta respuesta es lo ideal, dice el doctor Rego, y debes seguir utilizándolo. “Ser directo es la forma más efectiva de conseguir a través de la ira una resolución positiva, rápida”, coincide el Dr. Rosenthal. “Esto demuestra que no sólo eres respetuoso de las necesidades de otros y sus sentimientos, sino de tomar tus propias emociones en cuenta también.”

También puedes:
Elegir tus batallas. No todas las situaciones requieren de una acción. “Por ejemplo, si tu hermana es el tipo de explotar y convertir cualquier conversación difícil en una pelea enorme”, dice el Dr. Rosenthal, “la mejor respuesta podría ser la de aceptar que ella traicionó tu confianza esta vez, y la déjala ir. ”

Continúa afilando tus habilidades de comunicación. Aunque puedas sentirse firme en la mayoría de las áreas de tu vida, podrías encontrarte reaccionando con ciertos individuos. Esto es a menudo el caso con los miembros de la familia, dice el doctor Rego. Para repasar cómo manejar estas situaciones, lee los otros estilos de ira más arriba, y trata de identificar patrones: ¿Hay casos en los que respondes de manera agresiva o pasiva ó en forma de evitación? Si es así, trata de modificar tus respuestas en esas situaciones también.

Redacción: equipo de Vida Lúcida