Hogar Jardín permacultura

Qué variedad de lechuga elegir y cómo cultivarla

En esta oportunidad vamos a hablar sobre la lechuga: ¿qué variedades elegir y cómo cultivarlas? La lechuga es el ingrediente ideal para las ensaladas por excelencia, es rica en agua y bastante fácil de cultivar. Se trata de una hortaliza genuina que crece con gran rapidez y posee un sabor delicioso e inconfundible.

cultivando la lechuga

Este vegetal no puede faltar en el huerto de casa porque podemos disfrutarlo en casi todas las estaciones del año. Por lo general, se recomienda sembrar las semillas de lechuga durante la primavera, ya que estás germinarán si mucha dificultad. Aunque, para elegir el mejor momento de sembrarlas, deberíamos fijarnos que el terreno tenga una temperatura entre 15 a 20°C.

Si bien podemos sembrar las semillas de esta hortaliza en otras estaciones del año es necesario adoptar algunas medidas más. Pero, la verdad es que, aprendiendo como cultivar lechugas en cualquier estación no tendría por qué resultar demasiado complicado.

No dejes de leer:
Beneficios de la lechuga para adelgazar y para dormir

¿Qué tipos de lechuga podemos encontrar en el mercado?

Si nos damos una vuelta por el mercado encontraremos docenas de variedades de lechuga. Lechugas de manojo o de corte, con follaje coloreado de verde o con franjas rojas. Las lechugas de diferentes colores tienen un matiz de sabor en particular y eso es algo que deberíamos aprovechar. La rica variedad de lechugas coloridas, nos da la oportunidad de regalarle una fiesta de colores y sabores al paladar.

Lechugas de corte y lechugas de manojo

La lechuga de corte es bastante tierna y se debe recoger cuando todavía se encuentra blanda. Si la ponemos así, al alcance en la mesa, creará un verdadero gran contorno primaveral. Si regamos adecuadamente, las plantas que fueron cortadas vuelven a crecer rápidamente, estamos hablando de un promedio de dos semanas.

La lechuga frondosa y lisa también se puede acompañar en la mesa con algunas cebollas crudas para potenciar la ensalada. Son propensas a podrirse por exceso de agua, así que debemos regarlas de forma moderada y eliminar el agua estancada.

variedad de lechugas

Para obtener arbustos de buenas dimensiones debemos trasplantar los plantones jóvenes apenas hayan emitido la tercera y cuarta hoja. La distancia recomendada para una buena producción es de 30 cm separadas una de otra. Por supuesto, se procede así con las lechugas de manojo. Las lechugas de corte, por lo contrario, crecen siempre y sólo hacia arriba.

Debemos conocer cuál es el momento de máximo desarrollo de la planta en que conviene realizar la cosecha. Para saber si ya podemos arrancar una planta, debemos mirar la parte en su parte interna. Si la lechuga empieza a abrirse, significa que está por florecer, por lo tanto, hay que apresurarse a recogerla.

No dejes de leer:
Propiedades nutricionales y beneficios de la lechuga.

Cómo preparar el terreno para el cultivo de lechugas

La porción del terreno destinada para el cultivo de lechugas debe ser dividida en pequeños rectángulos de tierra. Cada uno de estos rectángulos debe ser meticulosamente trabajado y fertilizado con moderación, utilizando de preferencia, fertilizantes orgánicos.

Debería acoger al menos tres variedades por manojo y tres variedades de corte. Las primeras están espaciadas una de otra por aproximadamente 30 cm y desarrollan un globo interior, el corazón. Las lechugas de corte, en cambio, se siembran mucho más densas y se desarrollan principalmente hacia lo alto.

Para preparar un buen lecho para sembrar lechugas debemos utilizar un rastrillo. Se remueve la tierra abriendo surcos y eliminando los terrones ásperos que dificultarán el cultivo. Para un mejor cultivo de lechugas, se recomienda que el suelo sea lo más plano posible.

Aun cuando podemos sembrar la lechuga de la forma que deseemos, cada vez se tiende más a sembrar en surcos. Estos surcos deben estar espaciados por unos 10 centímetros para facilitar el riego.

Mientras las semillas no hayan germinado, debemos asegurarnos de que el suelo tenga la suficiente humedad. Para esto podemos extender una tela o paño en el suelo, esto también protegerá las semillas de las aves. Una vez que tengamos lista la tela, procedemos a regar uniformemente.

La cosecha se realiza con un cuchillo o tijeras cortando las hojas desde la base. Después de un tiempo la raíz, dejada en el suelo, emitirá nuevas hojas.

Comparte esto: