Psicología Reflexiones

Relaciones madre e hija, ¿en qué categoría encajas?

La relación entre madre e hija persevera durante toda la vida y tienen un impacto duradero en la dinámica familiar y el desarrollo de la hija. Las interacciones diarias entre una madre y su hijo, afectan el crecimiento social, emocional e intelectual del mismo. Aunque las experiencias de un hijo varón con su madre son importantes, el único vínculo entre una madre y su hija, a menudo es infinitamente más complejas. Pueden influir en la forma en que una joven se siente acerca de sí misma desde una edad temprana. Es la respuesta a estas tendencias y el estilo de apego de la pareja, lo que define diferentes estilos de relaciones madre e hija.

relaciones madre e hija

Relaciones madre e hija, ¿en qué categoría encajas?

Independientemente de que sean como hermanas o compañeras de batalla, las dos pueden mejorar su conexión.

1. Las mejores amigas

Este tipo de relaciones madre e hija, puede ser desconcertante para los demás, especialmente cuando las dos intercambian ropa, lo que provoca cumplidos dudosos: “¡Se ven como hermanas!” Este tipo de madre permanece alegremente involucrada en los aspectos de la vida de su hija, aspectos que la mayoría de nosotros amablemente siempre dejamos fuera a nuestros padres. Ellas salen a bares y de compras juntas, y cada detalle horripilante de la relación se discute con franqueza (incluso, en ocasiones con testigos). Chismean diariamente y viven muy cerca una de otra sofocantemente.

La realidad es que. No es particularmente saludable tratar de ser la mejor amiga de tu hija, o tratar a tu madre como tu alma gemela. Esto sugiere que no han cumplido la tarea psicológica de separación, que es una parte crucial del proceso de crecimiento. No hay nada malo amar a tu madre mucho y quererla a tu alrededor, pero no se puede estar siempre en una relación de niño con tus padres.

relaciones madre e hija selfie

Las dos etapas de separación notables durante la infancia, se producen en la niñez temprana y la adolescencia, y si esto no se logra, madre e hija pueden quedarse atadas en una adolescencia perpetua juntas, lo que puede traer muchos conflictos posteriores.

2. La relación madre e hija que se habla los Domingos

Esta hija tiende a llamar a su madre una vez por semana, y probablemente vive en una ciudad diferente a ella. Estas mujeres tienen una buena relación, pero la hija valora su independencia y es selectiva sobre los aspectos de su vida que comparte con su madre.

Alejarse de sus padres y vivir su propia vida es normal. Si se mantiene en contacto una vez por semana, para muchas hijas funciona perfectamente bien. Puede ser una señal de que la relación es fuerte y puede tolerar distancia. La pregunta es, ¿hay distancia en más de un sentido? Si estuvieran molestas por algo, seguirían estando en contacto una vez a la semana?

No dejes de leer:
Amistades tóxicas: Cómo reconocerlas y mantenerse lejos de ellas

relaciones madre e hija distante

Emma, de 43 años, ingeniera de profesión, se reconoce a sí misma como la que habla los domingos a su madre. “Nos amamos profundamente, pero ha sido una relación distante, difícil. Solía hablar y decir “¿cómo estás? ‘Había charla durante 40 minutos acerca de ella misma, y a continuación, preguntaba cómo estaba yo. Le decía que me había hecho daño en la rodilla y ella me contestaba, “¡oh sí, me duelen las rodillas!” Y teníamos otros 20 minutos hablando de ella. Ahora le digo, “Está bien, la conversación se ha movido de nuevo hacia ti!” Ahora puedo ser honesta con ella, nuestra relación ha mejorado. Y sé que está muy orgullosa de mí”.

3. No se puede vivir con ella, no puedo vivir sin ella

Este es un ejemplo en las relaciones madre e hija, que retrata este tipo de situación. Existe en un extraño tipo de proceso de tiempo de paz, pequeñas batallas y guerra. La paz es mucho más que las otras dos energías, pero hay guerras. Sin embargo, el amor entre las dos, hace que la relación sobreviva.

relaciones madre e hija difícil

Pares como estos se perderían uno sin el otro, aunque a veces se vuelvan locas. Este es un ejemplo patente, honesto de una relación sana de padre-hijo. Es posible que tengas hijos que compartan lo que amas y es posible que no, y en una relación sana hay que adaptarse a las diferencias. Argumentos explosivos son mucho mejores que pretender que un desacuerdo no existe. Es natural que las dos se vuelvan locas. Lo que importa es que su unión puede tolerar esto; que se puede argumentar, arreglar y todavía amarse una a la otra.

4. Relaciones madre e hija a la inversa

Sus papeles están cambiando, ya sea debido a la edad, la salud, las finanzas, o la cultura, y las hijas están mejor equipadas para cuidar de las madres.
¿Por qué es bueno? Mientras las madres envejecen, incluso a medida que desarrollan problemas de salud, vemos la relación entre madre e hija mejorar. Sin embargo, pasar el bastón de mando también puede ser un trabajo muy duro en esta época en que la hija no sólo tendrá la responsabilidad de cuidar a la madre, sino a un sin fin de detalles de su vida que en generaciones pasadas, no existían y puede ser una bomba de tiempo donde la salud se ve comprometida.

No dejes de leer:
7 Claves para mejorar tu relación de pareja

relaciones madre e hija inversas

Las hijas hacen que las madres se sienten más valorados si llegan a ser menos dominantes al querer ejercer el control ahora de la vida de sus madres, estén incapacitadas o no. Pasar tiempo pensando y hablando de las tradiciones y los valores que se comparten, puede ser un buen ejercicio para equilibrar la dinámica de la relación. Esto anima a las hijas a ver sus identidades como un lazo crítica y positivamente relacionado con sus madres, y puede ayudar a preservar el sentido de la importancia de las madres sin llegar a subestimar su condición de mujer de edad avanzada.

5.- Relación madre e hija enredada

Ninguna decisión se hace sin el consentimiento de la otra, que puede ser tanto una bendición como una maldición.

Lo bueno de esto es que, en las madres e hijas, se traduce en relación con la otra como patrones según los cuales se miden a sí mismas, examinando donde se superponen y se diferencian. Cuando las cosas están en armonía, es como una relación de complicidad perfecta, hay una persona con la que siempre se puede contar.

Sin embargo, con la presión de ser la misma, es difícil crear límites. Cuando las opiniones difieren, el estrés de tratar de obtener la aprobación de la otra (o sentirse mal porque ella desaprueba) puede ser abrumador. Una hija tiene que entender que mamá no es responsable de ella nunca más. Una madre tiene que darse cuenta de que todos los triunfos de su hija no son sus propias victorias; todas sus pérdidas no son sus propias pérdidas.

relaciones madre e hija enredadas

Estas relaciones madre e hija son tan intensas, porque a menudo son impulsadas por un miedo al abandono. Se sugiere límites de construcción lentamente. Hijas deben hacer hincapié en lo mucho que valoran las opiniones de sus madres, y a continuación, dejar claro que ciertas decisiones futuras serán solo de ellas. Así que muchas mujeres tratan de hacer que sus madres estén de acuerdo. Eso no es necesario, sobre todo porque te querrán de todos modos.

Redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock