Medicina natural Salud Tés

Remedios caseros hechos con Jengibre

El jengibre o kion (Zingiber officinale), es una planta de la familia de las zingiberáceas, cuya raíz está formada por rizomas horizontales muy apreciados por su aroma y sabor picante. La planta llega a 90 cm de altura, con largas hojas de 20 cm. En este artículo te enseñaremos como preparar diferentes infusiones y remedios caseros con esta magnífica raíz.

jengibre presentaciones

Usos y propiedades del jengibre

  • Pocos vegetales poseen tantas propiedades benéficas para la salud como el jengibre. La raíz de jengibre, es ideal para aliviar la tos y el dolor de garganta, y es utilizada desde la antigüedad como estimulante gastrointestinal, y del sistema nervioso central.
  • Reduce el cansancio y contiene muchos antioxidantes.
  • El jengibre crece en todas las regiones tropicales del mundo. Las variedades más caras y de mayor calidad generalmente proceden de Australia, India y Jamaica, mientras que las más comercializadas se cultivan en China y Perú.
  • Los rizomas se utilizan en la mayoría de las cocinas del mundo a través de la cocina asiática, los tiernos son jugosos y carnosos con un fuerte sabor. Se suelen conservar en vinagre como aperitivo o simplemente se añaden como ingrediente de muchos platos.
  • Las raíces maduras son fibrosas y secas. El jugo de los rizomas viejos es extremadamente picante y a menudo se utiliza como especia en la cocina china para disimular otros aromas y sabores más fuertes, como el marisco y la carne de cordero.
  • En la cocina occidental, el jengibre, seco o en polvo, se restringe tradicionalmente a alimentos dulces; se utiliza para elaborar caramelos, pan de jengibre, para saborizar galletas (como las populares galletas de jengibre) y como saborizante principal de la gaseosa de jengibre o ginger ale, bebida dulce, carbonatada y sin alcohol.
  • En investigaciones médicas se ha comprobado que la raíz de jengibre es un efectivo tratamiento contra las náuseas causadas por los mareos en medios de transporte, así como las padecidas por las mujeres embarazadas. No se le conoce efecto teratogénico por eso es segura en embarazos. En otras dispepsias con náuseas y gastritis nerviosa leve es asimismo útil.
  • Se puede emplear en decocción o en extracto fluido. Se utiliza también como estimulante gastrointestinal, tónico y expectorante, entre otros.
  • Es un potente estimulante del sistema nervioso central y autónomo. Contiene muchos antioxidantes.
  • Externamente sirve para tratar traumatismos y reumatismos.
No dejes de leer:
Compresa con Jengibre para dolores e hinchazones

remedios caseros con jengibre

Remedios caseros hechos con Jengibre

Nota: En algunas pacientes puede agravar la gastritis si han estado previamente tratando con analgésicos antiinflamatorios. Usarlo con moderación y prudencia.

Jengibre para la congestión nasal, refriados y gripe

Mezclado con jugo de limón y miel, puede ayudar a liberarte de la congestión nasal y suprimir los escalofríos. Para los resfriados y la gripe, con dos cucharadas de jengibre fresco en agua caliente tomado con frecuencia, ayuda a calmar los síntomas de resfriado y dolor. La inhalación del aceite de jengibre (gotas o inhalación de vapor con agua y jengibre) ayuda a aclarar el conducto nasal.

Contra las flatulencias

Ayuda a tu cuerpo aliviar las flatulencias y dolores estomacales y si combinas el jengibre con hinojo y corteza de cascara sagrada o aladierno puedes generar un remedio herbal poderoso para aliviar el estreñimiento.

Jengibre ayuda a la digestión

Entre las bondades que encontramos, nos cuentan que es excelente para el proceso digestivo, ya que alivian la indigestión y combate los dolores relacionados contra la flatulencia.

Otros trastornos estomacales e indigestión

El consumo de raíz de jengibre fresco 2 a 4 gramos al día o 0,25 a 1,0 gramos de jengibre en polvo con 1/4 de cucharadita de agua fría / caliente o 4 a 8 500 mg. cápsulas o de 40 a 90 gotas de extracto líquido de jengibre de, ayuda a la curación estómago y dolencias relacionados con la digestión.

Para el dolor de garganta

Cuando sientas demasiado dolor en la garganta, si mezclamos el jengibre, la menta seca y raíz de malvavisco, lograremos producir una infusión poderosa que ayudara a calmar el dolor de garganta, ya que el jengibre tiene la bondad de aliviar la inflamación.

No dejes de leer:
El mejor té de Jengibre hecho en casa

Ayuda contra la inflamación y dolor

Entre las propiedades que posee el jengibre, encontramos que puede ayudar a reducir la producción de químicos causantes de los dolores en el cuerpo y si a este le mezclamos manzanilla y flor de tilo, produciremos una infusión potente para las jaquecas producidas por la tensión. Te invitamos a ver nuestro artículo: Compresa con jengibre para dolores e hinchazones, ahí aprenderás a hacer una compresa con esta maravillosa raíz y cómo colocarla.

Lubrica articulaciones

El jengibre contiene una sustancia química analgésica llamada zingibain, la que ayuda a disminuir el dolor inducido por la artritis, migraña, dolores de cabeza y dolor muscular. Prepara una pasta de aceite de jengibre (2 a 4 gramos) o jengibre combinado con aceite de masaje se puede utilizar para aliviar dolores musculares. Un brebaje con la raíz de ricino y jengibre seco se consume en la mañana para lubricar las articulaciones y alivia el dolor.

Jengibre para las náuseas

El jengibre es un gran remedio casero para las náuseas, puedes usarlo en té, o chuparlo como si fuera una mentita en tu boca.

Miel de abejas, limón, jengibre

Te medicinal de Jengibre y naranja con uvas pasas

Este es un té muy digestivo, que podemos ir bebiendo durante el día. Tiene un sabor muy agradable y tanto la naranja como el jengibre le aportan el punto cítrico perfecto. Es una alternativa muy saludable al té negro. Te mantendrá con bienestar intestinal.

Ingredientes:

1 naranja; 10 uvas pasas; 1 bulbo de Jengibre; miel o cualquier endulzante natural, y agua.

Preparación:

Poner a hervir 6 tazas de agua, cuando el agua haya hervido apagar y colocar la naranja en rodajas con su piel, el jengibre también en rodajas y las uvas. Dejar reposar durante 20 minutos y luego agregar el azúcar o la miel.

Investigación y redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock