Preparados caseros Salud Tratamientos

Remedios herbarios para picaduras de insectos.

Remedios herbarios para picaduras de insectos.

Fuente: www.yerbasana.cl

Manzanilla para el tratamiento de picaduras de mosquito.

Picaduras de avispas.

A diferencia de las abejas, que dejan clavado el aguijón en la piel cuando pican, las avispas inyectan directamente en ésta su veneno y pueden picar varias veces. El veneno causa irritación, dolor y comezón, pero rara vez resulta peligroso.
No obstante, la picadura puede provocar en la persona una reacción grave llamada CHOQUE anafiláctico, a causa de la cual la presión arterial desciende, la respiración se dificulta, el pulso se acelera y se pierde el conocimiento. Hay que buscar ayuda médica de inmediato en caso de que surjan esos síntomas.

Lo que los terapeutas aconsejar

Remedios populares Para aliviar el dolor y la inflamación algunas personas se aplican en la zona afectada vinagre, hojas de llantén o de maravilla machacadas o tabaco humedecido con saliva.

Herbolaria

Aplicarse en la piel agua helada (o un cubito de hielo) con unas gotas de limón, para neutralizar el efecto del veneno: luego hay que usar una pomada de maravilla para reducir la inflamación.

El punto de vista ortodoxo


Los médicos suelen prescribir loción de calamina o un ungüento antihistamínico para atenuar los síntomas. En caso de choque anafiláctico, el médico proporcionará los primeros auxilios y luego prescribirá un tratamiento con inyecciones de adrenalina.
Las personas alérgicas a las picaduras de avispa harían bien en llevar siempre consigo una jeringa y una ampolla de adrenalina para inyectarse en caso de urgencia.

No dejes de leer:
Cómo aumentar la testosterona de manera natural

Picaduras de mosquito.

Quienes habitan o viajan a regiones calurosas y húmedas están expuestos a las picaduras de mosquito, las cuales normalmente no entrañan más riesgo que la comezón y la irritación que producen. No obstante, si dichos insectos se reproducen en marismas, pantanos o en zonas insalubres, pueden transmitir gérmenes infecciosos causantes de enfermedades.

Cuando un mosquito pica a una persona, le inyecta saliva en la piel antes de succionarle la sangre. Si ese insecto pica a una persona que padece una enfermedad infecciosa, se convierte en un transmisor potencial que puede contagiar a personas sanas a través de su saliva.

De las numerosas enfermedades transmitidas por mosquitos la más grave es el paludismo, que es endémica en vastas regiones de África, Asia, América del Sur y América Central.
El dengue, la fiebre amarilla y varias formas de encefalitis (entre ellas la de San Luis o letárgica) son otras enfermedades transmitidas por mosquitos. Cabe señalar que éstos no transmiten el SIDA, pues al parecer el virus que lo causa es destruido por la saliva del insecto.

Algunas medidas para ahuyentar a los mosquitos


Dormir en habitaciones cuyas puertas y ventanas cuenten con mosquiteros resistentes, y utilizar un insecticida en aerosol para matar a los insectos que pudieran haber entrado a los cuartos durante el día.
Colocar mosquiteros de cama en las noches, verificar que no tengan agujeros y meter sus bordes debajo del colchón al acostarse. No es aconsejable rociarlos con insecticida.
Procurar no ponerse bronceadores, desodorantes, perfumes, lociones, fijadores, champús y otros productos que atraigan a los mosquitos.

No dejes de leer:
Solución natural para calmar los pies fríos

Usar mangas y pantalones largos, medias (calcetines) y botas al salir al campo, y evitar ponerse ropa con estampados florales o colores chillones. Ponerse un repelente de insectos de buena calidad antes de ir a un lugar infestado de mosquitos.
Lo que los terapeutas aconsejan

Herbolaria

Autoayuda Frotar las zonas afectadas con agua destilada de hamamelis o con una gota de aceite esencial de lavanda, para aliviar la irritación y la inflamación. Una medida preventiva contra las picaduras de mosquito es pasar una esponja humedecida en una infusión de manzanilla por las zonas de piel expuestas.

Punto de vista ortodoxo.

Si va a viajar a una zona infestada de paludismo, el médico prescribirá un tratamiento preventivo de una semana de duración, el cual debe proseguirse durante cuatro semanas después de regresar del viaje.
En caso de picaduras, la loción de calamina y un ungúento antihistamínico pueden aliviar las molestias. Si se presenta fiebre alta, sudoración profusa y dolor de cabeza después de un viaje a una zona infestada de mosquitos, hay que acudir al médico sin tardanza. Los gérmenes que causan el paludismo tienen un periodo de incubación de 10 meses, así que los síntomas podrían no aparecer sino al cabo de ese tiempo.