Psicología Relaciones de pareja Salud emocional Superación

Señales de que deberías poner punto final a tu relación de pareja

Cómo darte cuenta si tu relación de pareja comienza a tornarse en algo que no tiene solución, y poder identificar las señales que indiquen si es hora de comenzar un nueo camino.

Las relaciones son como los jardines, tienes que cuidarlas y prestarles atención. Puede que te regale una docena de rosas para tu cumpleaños pero, ¿se preocupa por ti regularmente? Cuando deja de hacer las pequeñas cosas (como llevarte un té a la cama cuando estás enferma), esa es una señal de que dejó de importarle o quizás, de que las cosas no van nada bien.

Todos hacemos cosas que les molestan a nuestros seres queridos y hablar del problema es la mejor solución. Si tu pareja te molesta o sientes que te defraudó, deben lidiar con esa situación. Si no dices nada será lo mismo que bajarle los brazos a la relación.

Ese ruidito que hace cuando toma café era una de las cosas que más te gustaban cuando comenzaron a salir juntos. Ahora ya no lo soportas. ¿Estás llenándote de resentimiento por algo del pasado? No niegues tus sentimientos o no te sorprendas si comienzas a odiar todas las cosas que alguna vez amaste.

Solías soñar con la vida que armarían juntos. Ahora no puede ni comprometerse para cenar la semana que viene. Si ya no hacen planes o sus planes no te incluyen, esa puede ser una buena señal de que se está distanciando de la relación.

No dejes de leer:
10 maneras de vivir alegre teniendo lo suficiente

Si sueles ocultarle cosas a tu pareja, deberías preguntarte por qué lo haces. ¿Ya no confías porque no crees que vaya a entenderte? Si comienzas a confiarle tus secretos a otra persona, puede que sea que ya no sientes lo mismo por tu pareja.

¿Tienes motivos para desconfiar, ya te engañó en alguna ocasión o solo sientes inseguridad? La falta de confianza puede deshacer una relación. Tienes que averiguar por qué te sientes así. Si tienes pruebas de que está siendo infiel, será mejor que te separes.

Disfruta de gastar el dinero que ganas con el sudor de tu frente pero no es capaz de pasar un día con tu familia. O tal vez se instaló la costumbre de que ‘tome plata prestada’ y ya te saca el dinero sin avisar. Puede que ganes más que tu pareja, pero eso no le da derecho a abusarse.

Nadie debería tener que soportar el abuso físico o emocional de una pareja. La persona que amas debería darte seguridad y hacerte sentir a salvo, no lo contrario. Si eres presa de sus cambios de humor, lárgate mientras puedas.

Nadie tiene una vida perfecta. Si estás deprimido, puede que sea difícil entender si tu relación tiene algo que ver. Trata de imaginarte dentro de seis meses, siendo soltero o con otra persona. Si eso te relaja o te hace sonreir, es hora de que te separes.

¿Suele subestimarte o criticarte enfrente de otra gente? Tu pareja debe acompañarte y apoyarte. Si te hace sentir mal o sientes que tenías una mejor autoestima antes de conocerse, será mejor que le digas adiós antes de que te haga más daño.

No dejes de leer:
7 Claves para mejorar tu relación de pareja

¿Viven discutiendo con la esperanza de que el otro le ponga un fin a la relación? Compórtate como un adulto y termina la relación antes de que se ponga peor.

La tracción suele subir y bajar en las relación. El estrés del trabajo, los hijos y la enfermedad pueden afectarlo. Si no quieren estar cerca, ni siquiera para acurrucarse, quizás sea el momento de terminar la relación.

Solías fantasiar con tu pareja. Ahora imagina cómo sería tu vida si fueras soltera o estuvieras con otra personas. Cuando comienzas a interesarte seriamente por otro, es hora de preguntarte si realmente quieres seguir con tu relación.

Cuando prometes cuidarlo ‘en el amor y la enfermedad’ es difícil dar un paso al costado. Puede que logres salvar tu relación, pero ambos deberán poner su granito de arena. Si no pueden hacerlo, ¿qué sentido tiene seguir con un matrimonio en el que los dos son infelices?

No es saludable vivir discutiendo, pero al menos con eso demuestran que todavía queda algo de pasión. Si sientes indiferencia con tu pareja y ni siquiera te molestas en discutir es porque ya ‘te diste de baja’. Ahora es importante que lo externalices.