Ejercicios Físicos Salud

Si vas al gimnasio nunca hagas estas 8 cosas

Si alguna vez has estado en un gimnasio, seguramente has visto algunos personajes desagradables que no siguen la etiqueta correcta del gimnasio y te hacen querer no regresar. En Vida Lúcida hemos enumerado las 8 reglas que debes seguir para que la experiencia en el gimnasio sea mucho más agradable para ti y tus compañeros de gimnasio.

gimnasio haciendo ejercicio ilustración

8 cosas que nunca debes hacer en el gimnasio

El hecho de ir al gimnasio es bastante difícil a veces. Pero te convences porque es bueno para ti. Tal vez incluso deseas un buen entrenamiento para sacudir un poco de estrés. Sin embargo, llegar allí y ver a un tipo rugiendo cada vez que levanta pesas, y a alguna mujer dejando su sudor por todo el Stairmaster,  ya mejor te dan ganas de retirarte a la comodidad y la paz de tu sofá.

Nuestra experiencia en el gimnasio compartido sería mucho mejor si la gente siguiera estas reglas:

1. No dejes el equipo sudoroso

Si bien no hay nada malo en sudar durante el ejercicio, usar una toalla de entrenamiento es una parte importante de la etiqueta adecuada para el gimnasio, además de limpiar el sudor del equipo después de usarlo. Recuerda que la mayoría de las máquinas están cubiertas de cuero y tu sudor no desaparecerá a menos que lo limpies.

No dejes de leer:
Ejercicio práctico de concentración

2. No ocupes el equipo a menos que lo estés utilizando

Hay gente que simplemente se cuelga del equipo de una manera incorrecta. Están enviando mensajes de texto en sus teléfonos, revisando correos electrónicos, tomando selfies, o incluso tomando siesta mientras hay otros esperando para conseguir esa máquina en particular. Si estás en el gimnasio, estás ahí para trabajar. No lo olvides.

3. Llamadas y altavoces

Algunas de las personas más molestas en el gimnasio son los que tienen conversaciones muy largas y fuertes en sus teléfonos durante un entrenamiento.

Los otros tipos irritantes son los que gustan de tocar su música con el volumen tan alto, que otros pueden oír incluso a través de sus propios auriculares.

4. Las máquinas son para todos

¿Recuerdas cómo en el jardín de niños se nos enseñó que los juguetes eran para todos los niños? Así es como debes comportarte en el gimnasio. No se pegues a una pieza de equipo por mucho tiempo. No pases 2 horas en la cinta si ves que hay gente esperando para usarla también.

5. Dejar pesas en todas partes

Otra cosa que debes haber aprendido en la infancia, es que no debes dejar tus juguetes regados por todas partes. La misma regla se aplica en el gimnasio: siempre poner las pesas de nuevo donde pertenecen. Dejarlas en el piso del gimnasio, puede hacer que alguien se caiga o se lesione.

No dejes de leer:
Diferencia entre un ataque de pánico y un ataque del corazón

gimnasio personas haciendo ejercicio ilustración

6. Presionar a los usuarios de gimnasio

El uso de una máquina durante 60 minutos es grosero, pero también lo es estar con los brazos cruzados delante de una persona que está haciendo ejercicio y mirarlos con cara de “apúrate”.

7. Llegar tarde a la clase

No llegues tarde a clase. No importa si se trata de una clase de fitness en grupo o una sesión de entrenamiento personal. Esto puede ser una distracción para el instructor y otros miembros de la clase. Si llegas tarde, al menos asegúrate de interrumpir la clase lo menos posible.

8. El vestidor del gimnasio no es tu cuarto de baño personal

Siempre hay una persona que desfila desnuda alrededor de la habitación haciendo que otros se sientan incómodos, y hay quienes se afeitan en la ducha durante horas y dejan todo cubierto de espuma y pelo.

Incluso si no te importa ser visto desnudo, recuerda que hay otros que se incomodan al estar cerca de alguien que está desnudo o se quita su ropa en público. Respeta a los demás, su tiempo y su privacidad. Ten en cuenta que el vestidor del gimnasio no es tu baño personal, y asegúrate de limpiar después.