Enfermedades Salud

Síndrome del Dolor Miofascial y la fibromialgia

Muchos de los que ya sufren el dolor de la fibromialgia también sufren de síndrome de dolor miofascial. Síndrome de dolor miofascial es otra forma de dolor crónico que puede afectar a todo el cuerpo, en particular la cara y la mandíbula. El dolor miofascial puede agregarse a los ya molestos síntomas de la fibromialgia, y puede contribuir a la discapacidad y a una mala calidad de vida si no se diagnostica correctamente. Si piensas que puede estar sufriendo de disfunción miofascial, consulta con tu proveedor de atención médica para discutir sus opciones de tratamiento.

sindrome-del-dolor-miofacial

Qué es el Síndrome del Dolor Miofascial

El síndrome miofascial es un trastorno del dolor que afecta a los músculos y la fascia en todo el cuerpo. La fascia es como una red que rodea los huesos, tejidos, órganos y vasos sanguíneos en todo el cuerpo. El síndrome de dolor miofascial puede atacar y provocar la degeneración de ciertas áreas de la fascia, dando como resultado dolor crónico y una variedad de otros síntomas.

El dolor generalmente se origina en áreas específicas del cuerpo, llamadas puntos gatillo miofasciales (TrPs), que se sienten como pequeños nódulos bajo la piel. Estos puntos gatillo comúnmente se desarrollan en todo el cuerpo, normalmente donde la fascia entra en contacto con un músculo.

El síndrome de dolor miofascial es una enfermedad muy común, y la mayoría de la gente desarrollará al menos un punto de activación en su cuerpo en algún momento de sus vidas. La mayoría de estas personas no desarrollará síntomas severos y serán capaz de continuar con sus rutinas normales. Sin embargo, alrededor del 14% de la población va a desarrollar una forma crónica del síndrome, lo que resulta en dolor persistente y malestar.

El trastorno de dolor miofascial es muy común en los pacientes con fibromialgia. Se pensó que el síndrome de dolor miofascial era en realidad una especie de fibromialgia. Sin embargo, esto ahora se sabe que no es el caso. Es posible tener fibromialgia y síndrome miofascial crónico, y por lo tanto es importante ser diligente al analizar tus síntomas. Si notas síntomas del síndrome miofascial, anótalos e informa a tu médico.

Signos y síntomas del Síndrome del Dolor Miofascial

El signo más común de dolor miofascial es la presencia de puntos gatillo palpables en los músculos. Los puntos desencadenantes son áreas de extrema sensibilidad, y por lo general se forman en bandas de músculo debajo de la piel. Son similares a los puntos sensibles causados por la fibromialgia, sólo que los puntos gatillo se pueden sentir por debajo de la piel.

Cuando se tocan, los puntos gatillo producirán dolor y espasmos en los músculos. A menudo, el dolor se siente en un área distinta del punto de activación que es realmente afectada, esto se llama dolor referido.

El dolor miofascial suele ser un dolor sordo, pero también puede producir una sensación de palpitación, apuñalamiento o ardor. El dolor se localiza a menudo en el área de la mandíbula, aunque cualquier parte del cuerpo puede ser afectada. Un tercio de los que sufren dolor miofascial reportan dolor localizado, mientras que dos terceras partes reportan tener dolor en todo su cuerpo.

dolor-miofacial

El dolor miofascial también puede producir una variedad de otros síntomas, muchos de los cuales pueden parecer no relacionados. Éstas incluyen:

  • Entumecimiento en las extremidades
  • Chasquido de las articulaciones
  • Movimiento limitado de las articulaciones, particularmente la mandíbula
  • Debilidad muscular (se manifiesta en dejar caer cosas)
  • Migraña o dolor de cabeza
  • Sueño perturbado
  • Problemas de equilibrio
  • Tinnitus y dolor de oído
  • Visión doble o visión borrosa
  • Problemas con la memoria
  • Náusea inexplicables, mareos y sudoración

Factores agravantes

Los síntomas suelen ser agravados por factores específicos. El estrés y la ansiedad contribuyen a la tensión muscular y pueden irritar los puntos gatillo. Cambios en el clima, incluyendo frialdad repentina, humedad alta, o sequedad extrema también pueden exacerbar los síntomas. La actividad física también puede desencadenar síntomas.

Causas del síndrome del dolor miofascial

Existen numerosas causas de dolor miofascial

Problemas musculares y esqueléticos

Las causas del síndrome de disfunción dolorosa miofascial pueden ser numerosas y depender del individuo. Generalmente, el dolor miofascial es causado por algún tipo de trauma a los músculos y el esqueleto en el cuerpo. El exceso de trabajo de los músculos puede causar daño a ciertas áreas dando lugar al desarrollo de un punto de activación.

La mala postura también puede desencadenar dolor miofascial en ciertos individuos. Las anomalías esqueléticas, como tener pies, dedos o piernas de diferentes tamaños, también pueden contribuir al desarrollo de dolores miofasciales. La exposición frecuente al clima frío también puede aumentar el riesgo de desarrollar síndrome de dolor miofascial crónico.

dolor-miofacscial-piernas

Dolor crónico de Fibromialgia

Las personas con fibromialgia pueden tener síndrome de dolor miofascial como resultado de su dolor de fibromialgia. Compensar el dolor a menudo puede causar un movimiento reducido o una postura poco saludable, dando lugar a la formación de puntos gatillo.

El dolor severo causado por fibromialgia también causa contracciones del músculo alrededor de puntos blandos. Eventualmente, estas contracciones musculares causan que se formen puntos desencadenantes, además de los puntos blandos de la fibromialgia.

Depresión asociada con fibromialgia

La depresión asociada con fibromialgia también puede causar que se desarrolle el dolor miofascial. Al menos el 30% de los pacientes con fibromialgia sufren de depresión, lo que provoca bajos niveles de serotonina en el cerebro. La serotonina es un neurotransmisor responsable de regular el humor y el dolor en el cuerpo. La depresión puede interferir con el proceso de regular el dolor, causando SDM.

Efectos de SDM en la fibromialgia

Tener tanto síndrome de dolor miofascial y fibromialgia puede ser bastante molesto a veces. Los síntomas que produce el dolor miofascial, y la fibromialgia, son muy similares, por lo que es difícil para los profesionales médicos diagnosticar correctamente a muchas personas.

Sin un diagnóstico adecuado, un paciente puede no recibir el tratamiento adecuado haciendo que los síntomas sean aún peor. Además, el dolor miofascial puede contribuir a menudo al dolor causado por la fibromialgia, haciendo la vida mucho más difícil de gozar.

dolor-miofascial-mandibula-quijada

Sobremedicación en la medicina tradicional

Antidepresivos y/o medicamentos contra la ansiedad son dos de los medicamentos más comunes recetados para el dolor crónico, tan sólo en los E.U. con más de 250.000.000 recetas escritas cada año, y creciendo. Por lo tanto, no es sorprendente que también forman parte del protocolo de tratamiento del síndrome de dolor miofascial y otros.

Una droga que gana popularidad en los últimos días en el tratamiento de los síndromes de dolor crónico es la metadona. Se ha informado que la metadona es de hasta 20 veces más fuerte que Vicodin o Percocet, lo que también hace que la metadona sea una droga mucho más peligrosa.

Tizanidine (zanaflex), es otro medicamento comúnmente prescrito para el dolor nervioso. Uno de sus efectos secundarios más peligrosos es la toxicidad hepática, junto con potenciales interacciones potenciales con otras drogas.

El consejo más común de los médicos que ofrecen a estos pacientes, es simplemente aprender a vivir con sus respectivos síndromes junto con el manejo del dolor (medicamentos). Y muchos médicos que no ofrecen mucha esperanza para el alivio del dolor, con frecuencia incluso asesoran en contra de las opciones holísticas como la quiropráctica, la acupuntura, tratamientos nutricionales y otros que no traen ningún efecto secundario.

Deficiencias nutricionales relacionadas con el dolor miofascial

Síndromes del dolor tales como:

  • Fibromialgia
  • Síndrome de dolor miofascial (dolor miofascial crónico)
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Síndrome de la pierna inquieta

Todos tienen estudios que relacionan estas condiciones con deficiencias nutricionales. Y hay tres nutrientes que se destacan por ser deficientes en personas con dolor crónico: son el magnesio, la vitamina D, y la vitamina B12.

Tratamientos naturales para aliviar el dolor miofascial

Si bien la medicina contemporánea sugiere medicamentos especiales para el dolor miofascial, hay una amplia gama de remedios caseros y opciones de tratamiento natural con los que uno puede beneficiarse.

Recuerda que ante todo es buscar alternativas para mantenerte libre de estrés y mantener tu mente ocupada en otro lugar que no sea el dolor que es lo que te reafirma que lo padeces y se hace un ciclo retroalimentativo sin fin.

– La deficiencia de la Vitamina D o el hipotiroidismo, a menudo están vinculados con esta condición, por lo tanto, el tratamiento de estas deficiencias es una parte importante del régimen de tratamiento. Obtener una exposición adecuada al sol de la mañana, para ayudar que el cuerpo sintetice su propia vitamina D. Los suplementos de vitamina D también pueden beneficiar en el manejo de la condición. Asegúrate de que tu dieta es rica en yodo.

No dejes de leer:
5 riesgos para la salud que causa la falta de vitamina D

– La fisioterapia que comprende desde un simple estiramiento, fortalecimiento muscular y ejercicios posturales, puede resultar muy beneficioso.

– Masajear el cuerpo con aromaterapia aceites esenciales como el clavo y la lavanda se consideran muy útiles. El masaje ayuda a calmar los calambres y espasmos y afloja los músculos apretados.

– La homeopatía tiene un profundo beneficio en el manejo del dolor miofascial. Los fármacos homeopáticos a saber, Rhuta y Rhus Tox son muy eficaces cuando se toman en dosis bajas y se repiten varias veces al día.

– Busca terapias que te mantengan alegre, de buen humor y produciendo hormonas de felicidad como lo son la oxcitocina y las endorfinas. Busca separar una hora al día practicando caminatas, baila, canta, realiza una terapia creativa también que te mantenga ocupada y haciendo lo que te encanta hacer todos los días. No olvides que en la mente es donde sucede la mayoría de las cosas que tu cuerpo refleja.

dolor-miofascial-musculos

– La acupuntura es un método alternativo de tratamiento para el dolor miofascial ayudando a aliviar los síntomas de forma natural. También puede proporcionar algún alivio de los efectos secundarios negativos de los medicamentos ya utilizados por el paciente.

– El magnesio es un mineral que nuestro cuerpo necesita para ejecutar más de 300 reacciones bioquímicas. Es el soporte que hace que nuestros músculos y nervios funcionen normal, además, ayuda a mantener el ritmo cardiaco constante, mantiene nuestra estructura ósea fuerte y el sistema inmunológico también. Toma una cucharada de magnesio líquido en las mañanas y por la noche antes de acostarte.

– Asegúrate de tomar una dosis adecuada vitamina D ya que esta vitamina es esencial para mantener los dientes y huesos en óptimas condiciones porque contribuye en la absorción del calcio y fósforo, que son minerales clave para la salud ósea. Una deficiencia de vitamina D podría causar osteoporosis y un mal funcionamiento del sistema nervioso y muscular, por lo tanto.

No dejes de leer:
Deficiencia de Vitamina B12 síntomas, causas y soluciones

– Utiliza sal yodada y aumente la ingesta de mariscos como gambas, pescado, algas marinas, etc.

– Asegúrate de que tu dieta es rica en frutas frescas, verduras frescas, grasas esenciales Omega 3. Evita los alimentos procesados y refinados. Reducir la ingesta de alcohol, ya que puede provocar dolor miofascial.