Curiosidades

Sonambulismo: Cómo podemos tratarlo y cuales son sus síntomas

El sonambulismo es un trastorno que ocurre cuando las personas caminan o realizan otra actividad estando aún dormidas. Es una parasomnia o desorden del sueño, que lleva a la persona que lo sufre a entregarse a actividades que normalmente están asociadas con el estado de vigilia, mientras está dormida o en un estado de adormecimiento.

persona que sufre sonambulismo

¿Qué puede hacer un sonámbulo?

Los sonámbulos muestran una variedad de comportamientos, que van desde limpiar la casa, encender y apagar las luces, hablar como si estuviera en una conversación, gritar, abusar, lanzar cosas, golpear a los compañeros, etc.

Durante este tiempo las personas que caminan dormidas pueden ejecutar actividades como mover muebles, ir al baño, vestirse e incluso salir a la calle. Los episodios pueden ser muy breves (unos segundos o minutos) o pueden durar hasta 30 minutos o más. La mayoría suelen permanecer menos de 10 minutos.

Si no es perturbado el sonámbulo suele regresar a dormir, pero en algunas ocasiones pueden quedarse dormidos en un lugar diferente o incluso inusual.  En casos extremos, algunas personas han tenido sexo con extraños y cometido asesinatos bajo el estado de sonambulismo.

Cuándo ocurre el sonambulismo

Suele producirse durante la etapa IV del sueño no MOR y es más común en niños que en adultos. Además, los expertos indican que hay más probabilidades de que una persona sea sonámbula cuando no ha dormido lo suficiente. El ciclo normal del sueño tiene etapas, desde la somnolencia leve hasta el sueño profundo. Durante la etapa llamada sueño con movimientos oculares rápidos (MOR), los ojos se mueven rápidamente y son más comunes los sueños vívidos.

No dejes de leer:
El color de la cera puede decir mucho sobre tu salud

Caminar dormido ocurre con mayor frecuencia durante el sueño profundo no MOR, en las primeras horas de la noche, cuando suceden movimientos físicos como patear, agitarse o levantarse de la cama durante el sueño MOR.

El sonambulismo puede ocurrir a cualquier edad, pero sucede con mayor frecuencia en los niños de 5 a 12 años de edad y adultos jóvenes, además, parece ser hereditario. Por lo regular, la fatiga, la falta de sueño y la ansiedad están asociadas con el sonambulismo. En los adultos, el sonambulismo puede ocurrir debido al alcohol, sedantes u otras medicinas, como algunas pastillas para dormir, afecciones, como convulsiones parciales y complejas, trastornos mentales. En los ancianos, el sonambulismo puede ser un síntoma de síndrome psicorgánico o trastornos del comportamiento relacionados con el sueño MOR.

Los sonámbulos se mueven con una mirada vidriosa en sus ojos y existe el mito de que no se debería despertar a una persona cuando está en dicho estado. Investigaciones científicas sobre el sonambulismo muestra que hasta un 18% de la población sufre de sonambulismo.

Cuando las personas sufren de sonambulismo, se pueden sentar erguidas y lucir como si estuvieran despiertas cuando de hecho está dormida. Los síntomas del sonambulismo son que al despertar, la persona puede mostrarse confundida y desorientada, su comportamiento puede ser agresivo cuando alguien la despierta. Puede tener una expresión facial ausente, abrir los ojos durante el sueño y no recordar el episodio de sonambulismo al despertar. Las personas también pueden realizar una actividad detallada de cualquier tipo durante el sueño como sentarse erguido y parecer despierto durante el sueño además de hablar dormido y decir cosas que no tienen sentido.

No dejes de leer:
Un gato visita a diario la tumba de su amo con 'regalos'.

Cómo tratar el sonambulismo

La mayoría de las personas no necesita ningún tratamiento específico para el sonambulismo, en algunos casos, los tranquilizantes de corta duración ayudan a disminuir los episodios de sonambulismo.

Algunas personas creen erróneamente que no se debe despertar a un sonámbulo. No es peligroso despertar a un sonámbulo, otra idea errada es que la persona no puede lastimarse cuando camina dormida. En realidad, los sonámbulos se lesionan con frecuencia cuando tropiezan y pierden el equilibrio. Para evitar lesiones, se pueden requerir medidas de seguridad como mover objetos, cables eléctricos o muebles para reducir los riesgos de tropezones y caídas, igualmente, es posible que sea necesario bloquear las escaleras con una puerta.

El sonambulismo se puede prevenir, si presenta sonambulismo, no consuma alcohol ni antidepresivos, evite la privación de sueño y trate de prevenir el insomnio, ya que estos factores pueden desencadenar el sonambulismo. Evite el estrés, la ansiedad y los conflictos, los cuales pueden empeorar la afección.

Comparte esto: