Psicología Relaciones de pareja

También existen los celos saludables y estas son sus características

Cuando los celos golpean en una relación romántica, fluye dentro de nosotros una mezcla única de tristeza, competencia e ira. Se siente como una reacción inmune, como cuando eres mordido por una araña venenosa. Sin embargo, hay que saber diferenciar cuándo los celos son enfermizos y cuándo los celos saludables son los que están accionando el botón.

celos saludables

Parte de la razón por la que los celos nos hacen sentir tan incómodos, es que normalmente pensamos en ello como una emoción tóxica y enfermiza, algo de lo que tenemos que librarnos lo antes posible. Así que añadimos una capa de auto-culpa.

Sin embargo, pensar de esta manera es precisamente lo que hace que los celos se sientan insuperables, a pesar de que es una cosa totalmente normal de sentir. Para hacer una analogía con la araña: cuando eres mordido por una criatura venenosa, tu cuerpo reaccionará en forma de una erupción, urticaria, u otro tipo de inflamación aguda. Esta respuesta es, literalmente, un llamado a la acción: tu cuerpo te está diciendo que hagas algo.

Incluso en circunstancias saludables, los celos aún pueden sentirse tóxicos, pero esa toxicidad puede ser una señal de advertencia muy válida de que hay algo que necesitas comunicar con tu pareja.

Los celos saludables y sus características

Aquí hay 10 situaciones en particular donde tus celos son una llamada saludable para comunicarte con tu pareja y tomar medidas.

1. Alguien está coqueteando con tu pareja

Digamos que estás en una fiesta, de pie con tu pareja. Alguien se acerca y empieza a hablar con él. Mucho. Él / ella está haciendo con tu pareja un contacto visual intenso y con entusiasmo le hace preguntas. Recuerda, el coqueteo no tiene que ser explícitamente sexual.

Tú quedas en la sombra de la conversación y sientes celos como resultado. Tal vez sientes que la persona está sexualmente interesada en tu pareja, y que su respuesta podría estar enviando el mensaje equivocado. Tal vez deseas, en algún nivel, que la otra persona te esté dando a ti la atención en lugar de a tu pareja. Esto es totalmente natural.

Entonces, ¿qué hacer al respecto? Bueno, si es posible, en el contexto de la conversación: háblalo. Las probabilidades son que tu pareja te escuche y voltee las cosas. Si no, espéralo y enfréntalo una vez que la otra persona se haya ido.

Simple y llanamente acepta tus celos: “Oye, me sentí un poco celosa/o cuando X vino hacia nosotros en la fiesta. Sentí como él / ella te estaba dando mucha atención, y me sentí excluida/o.” A partir de ahí, puedes eliminarlo.

2. Tu pareja está coqueteando con otra persona

Esta situación es similar a la anterior y puede sentirse un poco más incómoda, ya que es más probable que produzca sentimientos de inadecuación. Claro, no quieres asumir que tu pareja no está bien, pero tienes derecho a sentir lo que sientes. Si tu pareja está con otra persona en una fiesta y tú te sientes amenazada, puedes sentirte libre de tratar de incluirte. Si eso se siente forzado o incómodo, simplemente enfrenta a tu pareja después de que la conversación haya terminado.

3. Tu pareja se jacta cuando te encuentras en un lugar difícil

Escuchar a alguien alardear de sus éxitos puede ser realmente molesto, pero en el contexto de nuestras relaciones, por lo general queremos estar allí como una caja de resonancia para la jactancia de algunos. Queremos sentirnos felices por nuestros compañeros cuando tienen éxito.

No dejes de leer:
Cómo eliminar la ansiedad y recuperar la paz mental

Dicho esto, hay circunstancias atenuantes. Tal vez tuviste un mal día en el trabajo. Tal vez estás experimentando un ataque de depresión. Tal vez estás enfermo. Independientemente de por qué no te sientes bien, oír del éxito de tu pareja cuando te sientes mal puede producir celos.

En lugar de sondear los celos (que lo más probable son un tanto irracionales), simplemente di a tu pareja que no te sientes lo mejor posible. Puedes incluso decir algo como, “Escucha: Estoy muy feliz por ti sobre X cosa. Pero estoy teniendo un momento difícil en este momento, ¿te importa si hablamos de esto más tarde?” Puede ser feliz y tranquilizador, y también honesto.

4. Tu pareja logró algo que ambos persiguen

Las parejas a menudo llevan a cabo actividades particulares juntas. Tú y tu pareja deciden tomar yoga. Pero ¿qué sucede cuando a tu pareja se le felicita por lograr pararse de manos en la clase de yoga? En una de esas, puedes sentir celos. Y eso está bien.

Después de la clase (para seguir con este ejemplo), puedes decir casualmente a tu pareja: “Ja. Sentí un poco de celos hoy en el yoga cuando el maestro te felicitó. ¿Quieres ayudarme con mi parado de manos?” No te preocupes, no estás siendo competitivo o tratando de superar a tu pareja. Hasta ese punto, son celos saludables lo que sientes, y si lo expresas, sólo estás siendo honesto, y eso te acercará más a tu pareja si existe buena comunicación.

sentir celos saludables

5. Alguien menciona algo de tu pareja de lo que tú no estabas al tanto

Cuando estás en una relación, a menudo comienza a sentirse rápidamente cómo cada detalle de la vida de tu pareja es una parte de la tuya. Tal vez ella siempre te manda textos durante el día para decirte lo que comía en el almuerzo, o lo que su compañero de trabajo le dijo en el baño. A veces, incluso sientes que mereces saber todo sobre la vida de tu pareja. A veces esto se transforma en codependencia. ¿Suena familiar?

Por lo tanto, puede doler cuando alguien te dijo algo sobre tu compañero que no sabías – incluso si no es totalmente amenazante. Digamos que estás con un amigo común y él te habla sobre el talento insano de tu pareja en la pintura. “¡No tenía ni idea de que pintaba! ¿Lo creerías?”

Puedes sentir celos: ¿por qué nuestro amigo sabe acerca de su afición a la pintura y yo no? Una vez más, puede ser bastante irracional. Pero se honesto: muy directamente pregúntale por qué nunca te lo había dicho, y dile también que te hizo sentir celoso o mal. Podrá tener una razón, o no, pero probablemente no tenía la intención de hacerte daño. Hablar tus celos, aunque sean celos saludables en cierta manera, no te hacen tener razón siempre, es un acto de reconocer tus sentimientos hacia otra persona con la que convives, sobre todo si te causan malestar y lograr sanarlo lo más pronto posible.

6. Tu pareja hace otra actividad como una segunda relación

Es posible sentir que tu pareja está engañándote con algo que no sea una persona. Si se mete seriamente en el ejercicio, un hobby particular u otra actividad y pasa todo su tiempo haciéndolo, puede hacerte sentir a un lado.

No dejes de leer:
¿Qué podemos aprender de la depresión de los monos y la ansiedad de los perros?

Esto no significa que no quieras que él haga cosas diferentes o nuevas, pero se vale sentir celos. Dile. Tal vez no tenía idea, y te invitará a su siguiente carrera, o a su próxima clase de spin. Cuando comunicamos nuestras necesidades, a menudo descubrimos que otras personas no tenían ni idea de que estábamos siquiera sintiéndonos de una manera particular.

No podemos asumir que otros puedan leer nuestras mentes. Sin embargo, si son celos saludables, también después de expresarlo, verás que pueden ser innecesarios, y con sólo expresarlo y tu pareja saberlo, puede ser más que suficiente, en vez de comprometerlo ahora a invitarte siempre a todas sus actividades. Una que otra vez ir juntos, es bueno.

7. Tu pareja va de viaje o tiene una experiencia en la que no eres parte

Las experiencias -especialmente aquellas relacionadas con viajes- nos pueden hacer sentir transportados, renovados, y renacidos. Es por eso que es especialmente difícil lidiar con esos momentos en tu relación donde tu pareja tiene una experiencia, interacción o viaje que es transformador, y no estamos presentes.

Dile a tu pareja: “Estoy tan contenta de que te hayas divertido tanto, pero me sentí un poco celosa de que no haber sido parte de esa experiencia”. Puedes sugerir hacer una actividad especial o ir de viaje juntos.

8. Tu pareja trata a sus amigos con tremenda atención

Seguramente has tenido novias que te dicen, “Tengo un montón de amigos hombres, y siempre hace que mi novio se ponga celoso.” Realmente no es problema que los novios se preocupen, pero dar a los amigos un descanso, tiene sentido.

Por supuesto, a veces la atención no será toda para ti. Sin embargo, expresar tus celos a tu pareja lo hará mucho más sensible sobre eso, incluso en esos momentos cuando él está tomando con amigos.

9. Su pareja te hace comentarios sobre el atractivo de otras personas

Algunas personas están bien con este tipo de gestos. En algunas relaciones, los compañeros se comunican abiertamente sobre sus relaciones pasadas y encuentros sexuales, e incluso “le dan un vistazo a personas” juntos.

Pero esta es una razón bastante normal para sentir celos. Deseas sentir ser el centro de atención sexual de tu pareja. Si bien esos son celos saludables -aunque a veces innecesarios-, es también normal expresarlo a tu pareja y hacerle ver que es prudente no estar constantemente diciendo lo atractivas que son otras personas si sientes que debes externarlo, y de hecho, estás en tu derecho. Dile algo amable pero firme: “Me hace sentir celosa cuando dices cosas sobre el atractivo de otras personas delante de mí”. Es bastante fácil, ¿verdad?

10. Sientes que tu pareja no te aprecia

Si no te sientes apreciado, tu mente probablemente comenzará a ver todas las formas en que tu pareja aprecia a otras personas y cosas. Este es un problema serio en tu relación, y algo que definitivamente necesitas hablar con tu pareja.

Por supuesto, el sentimiento amorfo no apreciado en tu relación es probablemente más difícil de hablar que una acción específica. Pero es posiblemente más urgente. En pocas palabras: siempre debes sentirte apreciado en tu relación. Sentirse apreciado asegurará que los celos no sean una constante.

Comparte esto: