Hierbas Medicina natural Salud

Tés para aliviar la tos.

Tés medicinales que ayudan a aliviar la tos.

Todos los tés herbales tienen beneficios para la salud. Pero hay algunos que son especialmente buenos para aliviar la tos. Otra ventaja de los tés herbales es que son fáciles de hacer y son muy relajantes. Así que vamos a ver cuáles tés son buenos para la tos.

Los mejores tés herbales para la tos

Expectorante natural
El té de tila es un expectorante natural. También alivia la tos, alivia los bronquios y sana las vías respiratorias.

Té de jengibre para la tos
Se ralla una tajadita de jengibre y se echa en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar unos minutos, se cuela y se endulza con miel de abeja. Se toma unas 3 veces al día hasta que se alivie la tos.

Té de menta para aliviar la tos
Se le quitan las hojitas a un palito de menta fresca. Se echan en una ollita y se machacan. Se les echa dos tazas de agua y se pone a hervir. Se baja a fuego lento por unos minutos. Cuando se ve el agua amarillenta, se quita del fuego. Se cuela y se le agrega un poquito de miel de abeja. El mentol de la menta es un buen expectorante natural que arrala las flemas y las hace más fácil de expulsar.
No se debe consumir menta si se tiene problemas de la vesícula.

No dejes de leer:
Ingredientes en papas fritas del McDonald´s relacionados con cáncer y daño cerebral

Té de manzanilla para aliviar la tos
El té de manzanilla es especialmente útil para la tos seca. Para mayor eficacio se le puede agregar jugo de limón y miel de abeja.

Té de hierba limón para aliviar la tos seca.
La tos seca puede irritarle la garganta e impedirle el sueño. Un remedio simple para la tos seca es una taza de té de hierba limón antes de acostarse. En realidad, la mayoría de los tés ayudan a aliviar la tos seca, pero el té de hierba limón no contiene cafeína por lo que no le provocará insomnio.

Un extra, independientemente de los Tes, se ha recomendado siempre la utilización de un agregado de miel pura de abeja a la infusiones, pero también se la puede utilizar de manera independiente, dejando la miel caer por nuestra garganta y manteniéndola allí el mayor tiempo posible, los beneficios de esta práctica son gratificantes y notorios incluso, a veces, de inmediato por el poder medicinal natural de la miel