Alergias Salud Tratamientos

Tratamientos naturales para la fiebre del heno

Mientras nosotros esperamos al clima cálido, para los que sufren de fiebre del heno, el verano puede ser insoportable.

fiebre del heno

Si no deseas la dosis de medicinas somnolientas para vencer la fiebre del heno, los remedios naturales podrían ayudarte a conseguir una vida calmada aun cuando los recuentos de polen estén en su punto más alto.

Tratamiento natural para la fiebre del heno

Aprende cómo tratar la fiebre del heno de manera natural con estos sencillos remedios caseros, que probablemente tienes la mayoría de ellos en tu casa.

Miel

Se dice que la miel cura la fiebre del heno porque el polen de abeja en la miel puede insensibilizar el cuerpo a otros pólenes. El aumento del consumo de miel en tu dieta diaria debe reducir los síntomas de fiebre del heno significativamente. Asegúrate de utilizar la miel pura para ver los mejores resultados.

Cuando tomarlo: Todos los días antes de que la fiebre del heno comience su temporada.

La vitamina C

La vitamina C es un antihistamínico natural conocido y puede encontrarse en naranjas, limones y pomelo. También están presentes los  bioflavonoides, que tienen poderosos efectos antialérgicos. La combinación de vitamina C y bioflavonoides proporciona un natural descongestionante y un antihistamínico para los enfermos con fiebre del heno y ayuda a aliviar eficazmente los síntomas. Las naranjas son una buena dosis de vitamina C o puedes tomar un suplemento.

No dejes de leer:
Malos hábitos en la dieta que destruyen el rostro

Pimientos picantes

Los pimientos rojos y guindillas contienen un componente activo llamado capsaicina. Este componente presente en los pimientos picantes abre las fosas nasales y ayuda a reducir la congestión provocada por la fiebre del heno, y alivia los síntomas significativamente.

Cuando tomar: Añádelos a tu dieta diaria, en ensaladas o cocida con la cena.

Carotenoides

carotenoides para la fiebre del heno

Son un pigmento natural en las plantas. Los carotenoides actúan como poderosos antioxidantes para ayudar a reducir la inflamación de las vías respiratorias y mejorar tu sistema inmunológico. Una buena fuente de carotenoides puede encontrarse en alimentos como zanahorias, albaricoques, calabaza, camote y espinacas.

Cuando tomar: una a dos porciones de alimentos ricos en carotenoides al día es lo recomendable.

Té de manzanilla

Un antioxidante y un antihistamínico es el té de manzanilla que también contiene flavonoides y actúa con eficacia como un agente antiinflamatorio. Mientras que se toma como una taza de té durante el día, el té de manzanilla puede utilizarse como una compresa para los ojos. La compresa proporciona un efecto de enfriamiento a los ojos hinchados, y ojos rojos causado por la fiebre del heno y reduce la irritabilidad considerablemente.

Cuando tomar: una taza de té a diario o como compresa para los ojos. Asegúrate de usar una compresa fresca para cada ojo para evitar la infección o contagio.

No dejes de leer:
Implantes dentales para recuperar tu sonrisa y verte mejor

El uso de una compresa:

  • Sumergir una bolsita de té de manzanilla instantáneo en el agua. Déjalo allí durante al menos 3 minutos.
  • Fescarga el agua y suavemente exprime el exceso de agua de la bolsita de té.
  • Refrigerar el bolso de té de manzanilla de 15 a 30 minutos y sacar del frigorífico una vez fría.
  • Mantén el bolso de té fresco contra el ojo hinchado por un máximo de 5 minutos a la vez.
  • Permitir que el ojo inflamado descanse una hora antes de volver a intentar la aplicación de una nueva compresa.

Ajo

Aumentar la ingesta de ajo puede ayudar a estimular tu sistema inmunológico, mientras que también actúa como un descongestionante y ayuda a aliviar síntomas menores de la fiebre del heno. Es también un antiinflamatorio y una buena fuente de quercetina, un antihistamínico natural.

Cuando consumirlo: con las comidas, uno o dos meses antes de la temporada de la fiebre del heno. El ajo es más eficaz cuando se come crudo o machacado.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imágenes: shutterstock