Autosuficiencia Preparados caseros

Usos alternativos de la fécula de Maíz (Maizena)

fecula de maiz

Los usos alternativos de la fécula de maíz son muchos, desde la cocina a la limpieza, de la limpieza a la belleza, la fécula de maíz esconde más secretos de lo que pensamos. Aquí hay una serie de usos alternativos que realmente funcionan:

Para quitar la mancha de aceite: almidón en la mancha para absorber el aceite. Luego, lave normalmente.
Eliminar el moho en los libros: un poco almidón en el moho y dejar reposar por unas horas. Luego retirar con un paño seco.
Lavar las ventanas: Mezcle 1 taza de agua con media taza de almidon. Aplicar el producto en las ventanas con un trapo limpio, manteniendo el agua y la fécula bien mescladas. Secar las ventanas con toallas de papel o de tela pelos pelusa.
Limpiar la alfombra: Mezcle 1 parte de bicarbonato de soda y 2 partes de almidón. Dispersar en la alfombra, espere 5 minutos y aspire.
Limpiar el muñeco de peluche: frotar un poco de fécula de maíz en los peluches, dejar reposar unos minutos y luego retírela.

Evitar la sudoración excesiva y sensación en los pies: poner un poco almidón en sus zapatos.
Ponerse guantes de goma más fácilmente: A la hora de la limpieza, antes de colocarte los guantes, espolvoreá un toque de Maizena (nombre con el que se conoce popularmente en Argentina a la fécula de maíz) y vas a ver como se deslizan como una seda.

No dejes de leer:
Cómo cuidarse de los productos de salud engañosos.

Refrescar tus pies: Si tenés problemas de pies sudorosos, ponele un poco de Maizena a tus medias antes de ponértelas. El almidón absorbe la humedad y te mantiene mucho más fresco y cómodo.
Sacar una mancha de grasa de la pared: Basta con poner un poco de Maizena sobre un trapo seco y frotar la mancha hasta que salga.
“Silenciar” un piso de madera: Hay veces que los pisos de madera chillan cuando caminamos sobre ellos, lo cual suele ser bastante molesto. Para bajarles el volumen, espolvoreá un poquito de Maizena sobre las tablas.

Desatar un nudo: Si te encontraste con un nudo rebelde que no quiere desatarse por más fuerza que le hagas, tirale Maizena encima y se suelta como por arte de magia.