Alimentación Nutrición Salud

Vitaminas y minerales para mejorar la concentración

vitaminas y minerales

Dos grupos principales de vitaminas y minerales son esenciales para el cerebro y mejorar la concentración, incluyendo a las personas que viven en los países desarrollados, que no reciben suficiente de estos nutrientes, según lo revela un nuevo estudio.

La importancia de las vitaminas y los minerales

Los investigadores del Hospital Edward VII, en Inglaterra, encontró en los ensayos clínicos analizados, en las reseñas de investigación, editoriales de revistas médicas y reuniones científicas durante los últimos 20 años han estado tratando de identificar los nutrientes que regulan el funcionamiento del cerebro. Las vitaminas hidrosolubles del complejo B, además de la vitamina C y los minerales calcio, magnesio y zinc son los dos grupos de nutrientes más relevantes en la función cerebral y en mejorar la concentración, según los médicos.

Cómo ayudan a mejorar la conentración

Los científicos sugirieron cuatro maneras en que las vitaminas y minerales afectan al cerebro. En primer lugar, las vitaminas del complejo B y C que actúan juntos en una cadena de reacciones químicas, ayudan a los neurotransmisores del sistema nervioso central a tener una mejor comunicación.

En segundo lugar, las vitaminas ayudan a las membranas de las células nerviosas para enviar y recibir de forma rápida las comunicaciones de los neurotransmisores.

En tercer lugar, los dos grupos de nutrientes ayudan a convertir los alimentos en la molécula única (trifosfato de adenosina) que todas las células utilizan para la energía, las células del cerebro, especialmente en combustible. Y en cuarto lugar, varios estudios recientes mostraron que las vitaminas B reducen la homocisteína, un signo de inflamación que es un factor de riesgo para la enfermedad de los vasos sanguíneos.

No dejes de leer:
Crema curativa natural para eczema y psoriasis hecha en casa

Los investigadores dijeron que el cerebro representa el 3% del peso corporal, y consume 25% de glucosa de la sangre, una fuente principal de energía cuando el cuerpo está en reposo. Los médicos también observaron que un subproducto de la vitamina B1, el trifosfato de tiamina, se produce sólo en las membranas de las células nerviosas, y que el tejido cerebral contiene las mayores concentraciones de vitamina C en el cuerpo.

El cuerpo almacena sólo pequeñas cantidades de las vitaminas del complejo B y C solubles en agua, magnesio y zinc, en los adultos jóvenes y de mediana edad con estilos de vida exigentes, y los ancianos, pueden necesitar más de estos nutrientes para mantener la función óptima del cerebro, señalaron.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida